Preocupante: la ocupación de camas de terapia intensiva supera el 90% en el AMBA

Información General

Además, también PAMI registra un aumento vertiginoso en internaciones y disponibilidad reducida de camas para afiliados/as en AMBA.

La Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) advirtió por la aceleración de contagios de Covid-19, y alertó que la ocupación de camas de terapia intensiva (UTI) ya supera el 90% en 53 instituciones públicas y privadas del AMBA -Ciudad de Buenos Aires y el conurbano-. Además, también PAMI registra un aumento vertiginoso en internaciones y disponibilidad reducida de camas para afiliados/as en AMBA.

En las últimas 24 horas se registraron 15.262 nuevos contagios y 132 muertes, que es la cifra más baja desde el pasado 5 de abril cuando se marcó un nuevo récord pero un número alto para lo que es un reporte de fin de semana. Así se elevó a un total de 2.532.562 el número de infectados y a 57.779 el de los fallecidos desde que comenzó la pandemia el pasado 20 de marzo de 2020.

Ayer, unas 140 directoras y directores de hospitales públicos municipales y provinciales de la provincia de Buenos Aires llamaron hoy "a la solidaridad y responsabilidad de la ciudadanía" para enfrentar esta segunda ola de la pandemia de coronavirus, porque si bien se "triplicó" la cantidad de camas UTI, "si los casos siguen aumentando, nada va a alcanzar".

Encuesta

Por otro lado, dirigentes de asociaciones gremiales que nuclean a trabajadores de la salud en la ciudad de Buenos Aires se mostraron "preocupados por el colapso", pidieron restricciones "más duras" a la circulación y advirtieron que las camas de terapia intensiva de las clínicas y sanatorios privadas están cubiertas entre un 95 a 100% mientras que los hospitales públicos tienen entre un 80 a 100% de ocupación en las camas UTI Covid-19.

"Vivimos en Argentina el peor momento de la pandemia", comienza diciendo el escrito que firman, entre otros, los titulares del hospital Paroissien de La Matanza, Maternidad Estela de Carlotto de Moreno y Evita Pueblo de Berazategui, en una solicitada publicada hoy en medios gráficos bonaerenses y firmada por 139 autoridades sanitarias de la provincia.

Es que "en los últimos 15 días la cantidad de personas que requirieron hisopados, hicieron consultas, o necesitaron internación se han multiplicado de una manera que no vimos en todo el año pasado".

"Sabemos que estamos mejor que en el 2020 para enfrentar la gestión de la pandemia. Tenemos la solución en marcha con el plan de vacunación. Se triplicaron la cantidad de camas de terapia intensiva, se incorporaron miles de trabajadores y, después de un comienzo con dificultades, recibimos todos los insumos para proteger a los equipos de salud", dijeron.

"Pero si los casos siguen subiendo nada va alcanzar. Vemos lo que pasa en la región y en el mundo, donde sistemas de salud más robustos están colapsando", agregaron.

Ante esta situación, apelaron a la "solidaridad y la responsabilidad"; al tiempo que enfatizaron que este "esfuerzo de toda la ciudadanía" es "el único reconocimiento que necesitamos hoy".

"Sabemos que las medidas de los gobiernos nacional, provincial y municipales son fundamentales para tratar de controlar el espacio público, pero no hay medida que funcione sin una ciudadanía solidaria y responsable que las cumpla ni controles que las garanticen", dijeron.

Por último, enfatizaron que las que vienen "son semanas claves que pueden salvar miles de vidas" porque "cada día que ganemos, la vacunación va a avanzar para proteger a quienes tienen mayor riesgo".

A su turno, el presidente del Instituto Obra Médica Asistencial (IOMA), Homero Giles, advirtió que la situación diaria es "crítica" ante el aumento de casos de coronavirus y pidió "ser más firmes" con los cierres y restricciones para evitar un desborde del sistema sanitario. En declaraciones a Radio Provincia, advirtió que "en este momento no se encuentran camas" en los hospitales ni clínicas y resumió que "la ocupación está entre el 85% y 100%".

https://api.scraperapi.com/?api_key=1e0f56943452409b556fd540b2fa059c&premium=true&url=https%3A%2F%2Fpublish.twitter.com%2Foembed%3Furl%3Dhttps%3A%2F%2Ftwitter.com%2FSATIarg%2Fstatus%2F1381321937448747013

El relevamiento realizado por la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI), muestra que de 1.046 camas UTI correspondientes a 53 instituciones públicas y privadas de Capital Federal y Gran Buenos Aires, el 93% está ocupada y del total de personas internadas en estos servicios, el 57% son pacientes con Covid 19.

En las 22 instituciones públicas relevadas que poseen en total 395 camas, se observó una tasa de ocupación del 93%, de las cuales 57% correspondieron a pacientes COVID-19. A su vez, el 78% de estas personas estaban en ventilación mecánica.

En las 31 clínicas privadas relevadas que disponen de un total de 651 camas, la tasa de ocupación era del 94%, con 54% de pacientes con coronavirus de los cuales 79% recibía ventilación mecánica.

"La verdad es que la situación se está tornando muy dramática; no sé cómo va a ser esta semana porque las anteriores fueron espantosas con colas para el hisopado y récord de diagnósticos positivos", dijo a Télam Antonio Di Nanno, secretario gremial de la Asociación de Médicos de la Actividad Privada (AMAP).

El médico auguró que en los días próximos se conocerán "las consecuencias de la irresponsabilidad de nuestra ciudadanía que no tiene la más mínima conciencia social", según las imágenes de Semana Santa y de la noche porteña.

"Tenemos una terapia colapsada porque el año pasado se esperaba el aluvión de Covid, pero durante el verano se relajó todo y ahora se juntan esos casos, con la demanda programada atrasada de los pacientes de otras patologías, y personas con las afecciones respiratorias comunes para la época", dijo.

Di Nanno se lamentó de la "falta de previsión" que esta situación evidencia y del "terrorismo sanitario" tanto "de la pseudo oposición política" como de "descerebrados que siguen negando que la pandemia existe".

Por su parte, el coordinador de la Agrupación Hospitales de la Ciudad de Buenos Aires de ATE, Héctor Ortiz explicó que "el Ramos, Pirovano y Durand ya no tienen camas para Covid de terapia intensiva" mientras que "el Piñero, el Muñiz y el Fernández están muy complicados" sin llegar al lleno total.

"Estamos preocupados por el colapso y disiento con el discurso del jefe de Gobierno porteño, que dice que hay un 40% de ocupación. A la sociedad hay que decirle la verdad, no para generar espanto sino para crear conciencia", dijo.

En el caso del Hospital Durand, donde Ortiz se desempeña como enfermero, "están las 16 camas de terapia Covid completas y estamos esperando con ansiedad que se terminen de arreglar las dos salas de terapia intensiva del primer piso, que sumarán 34 camas más" y que permanecen en refacción desde el mes de marzo.

Tanto Di Nanno como Ortiz pidieron mayores restricciones a la circulación para frenar el crecimiento exponencial de casos.

"Las medias antipáticas nadie quiere tomarlas, pero hay que hacer un cierre total por 15 días para aliviar un poco la diseminación del virus", dijo Ortiz.

"El Estado hizo muchas cosas buenas en el 2020, pero creo que ahora tiene que ser más duro, porque entiendo que la situación económica es muy débil y es importante ponerle dinero en el bolsillo a la gente, pero? los muertos ¿qué economía mueven?", se preguntó Di Nanno.

Ambos hicieron hincapié además en la "precarización" de los trabajadores del sector, la falta de estadísticas certeras sobre el porcentaje del personal que efectivamente fue vacunado con una o las dos dosis en la Ciudad y la falta de insumos.

"El personal de salud está cansado, agotado y lo que estamos pidiendo es que por favor envíen viandas y dispenser de agua caliente/fría para las enfermeras, porque no puede ser que tengan salir de la terapia para comprar su propia comida", dijo Ortiz.

En tanto, desde la Federación de Cámaras de Emergencias Médicas y Medicina Domiciliara (FEM) aseguraron que "es muy difícil hoy conseguir un lugar (para internación) en algún sanatorio, hospital público o privado" para pacientes Covid 19 y "estamos tardando ocho o diez horas en conseguir una cama" incluso para traslados programados "porque el sistema se está saturando".

El vocero médico de la FEM, Silvio Aguilera, admitió además que la atención domiciliaria de requerimientos no urgentes al servicio de emergencias, puede "tener demoras de 8, 10 ó 12 horas porque hay una gran cantidad de solicitudes" pero que las urgencias se está atendiendo con la celeridad de siempre a pesar de que algunas empresas han registrado un aumento de "7.000 a 12.000 llamados diarios".

Temas

Dejá tu comentario