Crimen del cíber: perpetua para el asesino de Campeggi

Información General

La Justicia de Mercedes condenó a penas de prisión perpetua y de 25 años de cárcel a los dos acusados por el crimen de Franco Campeggi, un chico de 12 años que fue salvajemente asesinado de un balazo en la cabeza en medio de un asalto a un ciber, en el año 2007.

Tras el fallo, la madre de Franco, Claudia, sostuvo que "se hizo justicia" y afirmó que "más allá de esta satisfacción queremos sentar un precedente y darle esperanza a otras familias que están en la misma lucha que nosotros".

En referencia a los ahora condenados, la madre del menor asesinado dijo que "ellos no tuvieron piedad; ellos pudieron elegir, pudieron decir no", y señaló que siente que "no hubo arrepentimiento" de parte de los responsables del crimen de su hijo".

A Fernando Avallay, el principal acusado, la Justicia lo condenó a prisión perpetua por los delitos de "Robo con arma de fuego y homicidio críminis causa" (cometido para ocultar otro delito), mientras que para el otro implicado, Carlos Godoy, la sentencia fue de 25 años de cárcel, al considerarlo cómplice del hecho.

El Tribunal Oral en lo Criminal Nº 2 de Mercedes fue el que condenó a los dos hombres, y tanto el abogado de la familia Campeggi como el fiscal Guillermo Altuve, solicitaron la pena de prisión perpetua, a lo que los jueces hicieron lugar.

La defensa de los imputados pidió al tribunal que se los condene a la pena mínima prevista para los delitos de "homicidio en ocasión de robo" y "robo agravado por uso de armas": ocho años de cárcel.

"Esperemos que cumplan con lo que les dieron los jueces, que no haya tantos beneficios, es un ejemplo a alentar, para que el país tenga justicia. Lo que pasamos nosotros lo están pasando muchas personas, que Dios las bendiga y tengan Justicia", expresó Adolfo, padre de la víctima.

El pequeño Franco Campeggi fue asesinado el 23 de septiembre de 2007, mientras estaba en un ciber junto a su hermano.

En determinado momento ingresaron al local dos sujetos, quienes robaron dinero de la caja y varios celulares, pero antes de esto tomaron a Franco como rehén y amenazaron con matarlo si el responsable del lugar no les daba lo que pedían.

Cuando el chico estaba siendo sujetado por uno de los ladrones, recibió un disparo en la cabeza, mientras que los asaltantes se dieron a la fuga en una moto.

Incluso durante el juicio el hermano de Franco relató cómo había sido el crimen del menor: "Cargó el arma y apuntó contra mi hermano, yo quedé duro, no sabía qué hacer, y él disparó".
Si bien Avallay reconoció haber tomado parte del robo, indicó que el disparo se le escapó y dijo que no tenía intención de matar al menor.

Dejá tu comentario