Destruyeron un número récord de armas en el país

Información General

Más de 20.000 armas civiles fueron destruidas por el Registro Nacional de Armas (Renar) en una siderúrgica de la localidad bonaerense de Campana, en lo que constituyó la mayor acción de su tipo en la historia argentina.

El proceso que incluyó la destrucción de 20.037 armas recolectadas como parte de los planes oficiales de entrega voluntaria de armas se realizó a partir de las 10 en la planta de la empresa Scrapservice, ubicada dentro del polo siderúrgico de Tenaris-Siderca.

El acto contó con la presencia de autoridades del Renar, de miembros de la Red Argentina para el Desarme y de la Asociación de Padres de Víctimas por el Mal Uso de las Armas.

"La destrucción la realizamos dentro de lo que marca la ley nacional 26.216 de Entrega Voluntaria de Armas.

Hoy, en una primera etapa, destruimos 20.037 armas de un total de 56.000 recibidas hasta la fecha", dijo a Télam Andrés Meizner, director del Renar.

"Este acto se realiza por indicación del ministro del Interior (Aníbal Fernández), en un único proceso de trituración del material y luego fundición, donde el rezago va a ser donado a la Fundación del Hospital Garrahan", agregó.

El funcionario explicó que "las destrucciones sirven fundamentalmente para quitar un mito de la gente que cree que las armas no se destruyen, que se recepcionan y se inutilizan y que en algún momento vuelven al mercado".

"Con esto queremos crear confianza en la gente. Que vean que las armas se destruyen", sostuvo.

Además, Meizner remarcó que "este número de armas es récord de destrucción en la República Argentina y también record en América latina".

Las armas destruídas hoy corresponden a la recolección en los puestos de la sede Central del Renar en la Capital Federal, las asociaciones de Tiro de Nuñez, Lomas de Zamora y Quilmes y los puestos móviles de Azul, Morón, Necochea, Olavarría, Tres Arroyos, San Cayetano, Lobería y La Plata.

Las restantes armas recolectadas, que completan el total de 56.000, son las provenientes de las otras provincias argentinas y se destruirán en los próximos meses.

Sobre el origen del armamento Meizner recordó que "el 50 % de quienes entregan las armas son mujeres" y que "el fundamento más utilizado es "yo no sabía que hacer con ellas".

Afirmó también que "con este tipo de destrucción lo que estamos haciendo es bajar los riesgos" para la sociedad ya que "hoy tenemos 56.000 armas que no van a ingresar al mercado ilegal".

Al ser consultado sobre la destrucción de las armas obtenidas en procedimientos realizados contra la delincuencia el funcionario dijo que "su destrucción se rige por otra ley".

"En esos casos actuamos conjuntamente con la UFI-RENAR o con algún poder judicial, rigiéndonos por la ley 25.938" pero aclaró que "estadisticamente la cantidad es muy menor a esta magnitud de armas que estamos recepcionando".

"Esas armas tienen el mismo tipo de instrucción que en este caso, pero requiere la autorizacion judicial de destrucción que es un procedimiento mucho mas lento", agregó.

En ese sentido recordó que "la anterior destrucción fue en el marco de la ley 25.938 en el mes de noviembre pasado" ya que "eran armas de procesos judiciales" y que "se destruyó un total aproximado de 350 armas".

Meizner volvió a referirse al Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego al afirmar que "este es un procedimento que se ideó para liberar las zonas grises de las armas, que contempla armas registradas y no registradas y que también contempla la rapidez de su destrucción".

"Este programa se gestó con la participación activa de la sociedad civil, de disitntas ONGs y fundamentalmente de padres de víctimas, por el mal uso de armas", concluyó.

Dejá tu comentario