24 de marzo 2008 - 00:00

En acto central por el "Día de la Memoria" reclamaron celeridad en causas por violaciones a los DDHH

El secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde, y Estela de Carlotto estuvieron en el acto central.
El secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde, y Estela de Carlotto estuvieron en el acto central.
El secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, reconoció hoy que son "justas" las quejas de algunos sectores por la lentitud con que avanzan las causas por violaciones a los derechos humanos, aunque señaló que "es preferible justicia tardía a una injusticia eterna".

"Las quejas son justas. Se han perdido casi 30 años y ahora lo que tenemos que hacer todos es buscar los caminos para contribuir a que se aceleren los juicios, sabiendo de todos modos que -a pesar de que han pasado tantos años- es preferible una justicia tardía a una injusticia eterna", consideró Duhalde.

El funcionario realizó declaraciones a la prensa tras el acto homenaje que se realizó esta mañana en el predio de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), hoy recuperado para la memoria.

En la oportunidad, Duhalde expresó que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner dio instrucciones precisas para que el Estado no monopolizara a través de un acto central el Día Nacional de la Memoria, por la Verdad y la Justicia para no contraponer la recordación a los múltiples actos de los organismos de Derechos Humanos en todo el país.

"El Estado de ninguna manera estuvo ausente. Por ello, desde la Presidencia de la Nación se organizaron las actividades interreligiosas y la proyección de la película que narra la vida de Victoria Donda, desde la Secretaría de Derechos Humanos", expresó el funcionario en declaraciones a la prensa.

Duhalde, junto al presidente del Archivo Nacional de la Memoria, Ramón Torres Molina, participó del acto que incluyó una celebración interreligiosa, al recordarse hoy el Día Nacional de la Memoria, por la Verdad y la Justicia, a 32 años del golpe militar de 1976.

La titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Carlotto -quien participó del acto junto a la presidenta de Madres Línea Fundadora, Marta Vázquez- también reconoció que hay "demoras" en los juicios e "inconvenientes fuertes" en su desarrollo.

"Creemos que la justicia debe ser mucho más rápida. Nosotros las acompañamos y seguimos con nuestros abogados, pero no queremos que se maltrate a los testigos, sino que se los cuide", pidió Carlotto.

En diálogo con la prensa luego del acto, Duhalde explicó que el homenaje en la ESMA fue "uno de los tantos que se realizarán hoy en todo el país", y que la idea del gobierno fue que no hubiera un "acto central" para que "no fuera simplemente el Estado el que capitalizara el recuerdo sino que el ejercicio de la memoria se hiciera en todo el país, en actos grandes y pequeños".

Antes de las invocaciones religiosas, Duhalde honró a "todas las víctimas sin distinciones" y aclaró que "no hay víctimas mejores que otras, no hay víctimas inocentes y víctimas culpables".

"Nadie mereció ser blanco del odio y la ferocidad de los represores. Por ello hoy nuestro recuerdo y homenaje es a todos los asesinados y desaparecidos, de toda condición social", expresó en las escalinatas de entrada al pabellón central de la ESMA, a la que calificó como un "símbolo del horror y de la masacre convertido en una apuesta a la vida".

La celebración interreligiosa estuvo a cargo del sacerdote católico Domingo Bresci, el obispo metodista Aldo Echegoyen y el rabino Daniel Goldman.

En su mensaje, el padre Bresci pidió "perdón" por los integrantes de la Iglesia católica que "callaron cuando debían hablar, y que fueron cómplices" y que hoy "siguen justificando lo que se hizo con suaves disculpas y consideraciones".

Por su parte, el rabino Goldman dijo que en la ESMA "la verdad sale del suelo" y señaló que "hoy no es un feriado más, es el día nacional de la verdad desenterrada, por lo que deberíamos tener la obligación de hablar a nuestros hijos y nietos de lo que pasó".

Finalmente, el obispo metodista pidió un aplauso para las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, de quienes destacó su "valentía y sufrimiento", y expresó que "Dios estuvo sufriendo en este lugar junto a todos los que sufrieron aquí".

También participó del acto la diputada kirchnerista Victoria Donda Pérez, quien se convirtió en la primera nieta recuperada por las Abuelas de Plaza de Mayo -la número 78- en ocupar una banca en el Congreso.

Militante del Movimiento Libres del Sur, al cual representó como concejal por el Frente para la Victoria en Avellaneda, Donda nació en la ESMA y a los pocos días fue apropiada por su tío, el ex jefe de Operaciones, Adolfo Donda Tigel, detenido por delitos de lesa humanidad tras la anulación de las leyes de obediencia debida y punto final.

Hoy, tras el homenaje a las víctimas de la dictadura, se proyectó en uno de los pabellones de la ESMA un adelanto del film "Victoria", con dirección de Adrián Jaime, que cuenta su emotiva historia de vida y que llegará en los próximos meses a la pantalla grande.

También participaron del acto la titular del INADI, María José Lubertino; el diputado Claudo Lozano, la actriz Cristina Benegas; y el titular del Centro Cultural Haroldo Conti, Eduardo Jozami, que desde la semana pasada ya funciona en uno de los pabellones de la ESMA.

Dejá tu comentario

Te puede interesar