Agencias aeroespaciales educan a niños argentinos

Crean una organización educativa sin fines de lucro dedicada a la educación de jóvenes y niños en astronomía, exploración espacial, robótica, inteligencia artificial, economía espacial, agricultura espacial, biomedicina y STEM.

espacio
Pixabay

Estudios de la NASA postulan que la economía espacial global facturó en 2019 más de 366 miles de millones de dólares. Podemos decir que la educación espacial se está convirtiendo rápidamente en un foco donde las industrias que impulsan la economía global realizarán negocios en un futuro no muy lejano “por tal motivo debemos comenzar a preparar a los jóvenes para lo que será en el 2030 una industria que tendrá un valor de un trillón de dólares.

Tenemos el gran desafío como sociedad de educar a la mayor cantidad de jóvenes para construir la próxima generación de líderes en la industria espacial brindándoles las herramientas educativas a través de nuestras becas, capacitaciones, y programas comunitarios para que los niños y jóvenes despierten interés y habilidades en la ciencia, tecnología, ingeniería , matemáticas (STEM), Inteligencia Artificial y Robótica en el contexto de la exploración espacial.

Teniendo en cuenta este escenario junto con el actual Presidente de la Fundación Space Kids Dr. Christian Meniw, abogado especializado en Industria 4.0 y Embajador por la Paz (ONU) creamos una organización educativa sin fines de lucro dedicada a la educación de jóvenes y niños en astronomía, exploración espacial, robótica, inteligencia artificial, economía espacial, agricultura espacial, biomedicina y STEM. La fundación trabaja en cooperación entre la Argentina y Agencias Aeroespaciales de países como Japón e India y entidades del sector espacial y tecnológico de Rusia, China, Emiratos Árabes, Singapur, Colombia, Ecuador, India, México y España. Los certificados educativos serán avalados por la Red Conocer del Ministerio de Educación de México.

Según el Presidente de nuestra fundación somos el primer centro educativo de innovación tecnológica que colabora activamente en la industria espacial de Latinoamérica. La educación espacial es la base para que América Latina se prepare para la quinta revolución industrial. La vida interplanetaria ya resulta ser realidad. Desde el 2022, la luna contará con 4G y desde el 2027 veremos el primer hotel construido en el espacio exterior. A su vez, Elon Musk tiene pensado colonizar Marte en el 2022 y terminar una Ciudad en Marte para el 2050 y estos son algunos algunos datos que nos invitan a soñar que ya no debemos poner los ojos en la tierra sino en las estrellas porque ahí está parte de nuestro futuro como seres humanos.

Según Renzo Centeno de Rutte, director de Golden Capital FX, las fintech y la economía espacial se necesitan mutuamente. Hoy decimos que la inteligencia artificial es la nueva energía y el dato es el nuevo petróleo. Las economías que quieran crecer van a ser las que impulsen modelos de negocios mediante el blockchain, las fintech y el 5G. El crecimiento de la economía aeroespacial es inminente, la industria fintech necesita cada vez más satélites, conexión, e Internet de las cosas.

Colaboran con nosotros en Space Kids Foundation en el desarrollo de programas educativos para niños y jóvenes la Agencia Aeroespacial de Japón Jaxa, La Universidad de Colombia, en convenio con la NASA, la empresa de Estados Unidos Leviathan vinculada viajes suborbitales, la entidad Sirena Technologies de la India, Kriorus de Rusia ofreciendo cursos de Criopreservación para viajes al espacio o para trabajar la criónica dentro de la tierra plantas y seres humanos, Guayaquil Space Society ONG de Ecuador, la ONG The Mars Society de Estados Unidos, Amerione entidad aeroespacial de Emiratos Árabes, Voice Humans entidad española aeroespacial, Anouk Wipprecht Fashiontech de Holanda, Smartmesh ofreciendo internet satelital y blockchain desde Singapur y Space Enterprise Consortium de Rusia dando cursos de tecnología espacial.

En una investigación de la Licenciada María Aparicio Izquierdo analiza a empresas de todo el mundo relacionadas con transporte, exploración, energía, construcción o incluso hostelería, que han puesto la vista fija en otras posibilidades de crecimiento como el espacio. Podemos dividir en varios los sectores que aprovecharán estas nuevas oportunidades, uno de ellos es la energía se trata de la industria más grande de la Tierra. Los seres humanos consumimos una gran cantidad de energía diaria, por lo que, si llegamos a desarrollar plataformas que permitan nuestra vida en el espacio, esto supondrá enormes cantidades de energía requeridas para vivir. De hecho, Jeff Bezos, el fundador y CEO de Amazon, confía plenamente en ello y está invirtiendo 1.000 millones de dólares anuales en su firma de transporte espacial Blue Origin.

También la industria de la minería espacial tiene un gran potencial, tal es así que el Gobierno de Luxemburgo recientemente creó la Space Resources Initiative para situar a Luxemburgo como un centro europeo de recursos minerales espaciales.

Teniendo en cuenta la situación hidráulica que afecta a la Tierra, el agua será el recurso más importante que se extraerá del espacio. Se trata de un bien fundamental para la vida fuera de la Tierra, tanto para sustento e higiene, como para la producción de alimentos. Además, puede servir como un escudo efectivo de la peligrosa radiación presente en el espacio.

Con respecto al transporte, es importante tener en cuenta que se trata de la materia prima más importante para las refinerías en el espacio, la cual producirá propulsores de cohetes para su venta a los proveedores de transporte. Hacer propulsores disponibles más allá de la influencia gravitacional de la Tierra conducirá a la creación de la primera superautopista en el espacio, una serie de depósitos de combustible ubicados en lugares estratégicos en todo el sistema solar. Las empresas de transporte y logística en el espacio que consumirán estos productos ya están bien establecidas y están encabezadas por gigantes de la industria. Jeff Bezos (Blue Origin), Elon Musk (SpaceX), Richard Branson (Virgin Galactic) y Tory Bruno (United Lanzar Alliance) son algunos de ellos.

Los primeros sistemas de construcción orbital se establecerán antes del final de la década “serán naves espaciales robóticas las que podrán ensamblar grandes estructuras en órbita y reparar o restablecer los satélites existentes. El futuro de la construcción en el espacio no tendrá el mismo aspecto que en la Tierra, pero será igualmente valioso porque las técnicas y las ofertas de servicios se aplicarán en toda la cadena de valor del espacio.

Numerosas compañías de estaciones espaciales comerciales, incluida una creada por el multimillonario fundador de una cadena hotelera Robert Bigelow compiten hoy por contratos lucrativos que van desde apoyar a astronautas soberanos y turistas de alto poder adquisitivo, hasta alquilar espacio en propio cosmos para la fabricación e investigación orbital y programas de desarrollo. Se prevé que esta nueva industria genere 37.000 millones de dólares solo en la próxima década.

Socio fundador de Space Kids, graduado del MIT en Posgrado de Inteligencia Artificial y abogado de la Universidad de Buenos Aires.

Dejá tu comentario

Te puede interesar