Investigan si el colombiano asesinado en San Fernando pertenecía a red de narcos

Información General

La Policía intentaba determinar si el joven colombiano que fue asesinado de nueve balazos en la localidad bonaerense de San Fernando pertenecía a una red de narcotraficantes que estarían vinculados con jefes paramilitares de ese país.

La sospecha surgió a partir de elementos remitidos por las autoridades colombianas en relación al crimen de Juan Sebastián Ramírez, quien recibió nueve tiros de parte de dos sicarios que se movilizaban en moto.

De acuerdo con lo publicado por un matutino porteño, la Policía deberá corroborar en primer lugar que la persona a la que los fiscales colombianos apuntan se trate del mismo hombre que murió en la víspera y que el año pasado había sido atacada en un shopping de la ciudad de Medellín.

El crimen, que sacudió a esa localidad del norte del conurbano, ocurrió frente a un local de náutica situado en Avenida del Libertador al 1900, casi esquina Cordero.

El superintendente de San Fernando, Salvador Baratta, explicó que los "delincuentes que se dieron a la fuga en la moto vinieron directamente a ajusticiar a este sujeto".

En declaraciones radiales, el jefe policial explicó que el crimen tiene modalidades muy parecidas al ocurrido el año pasado en el Unicenter Shopping, en el que fueron asesinados dos ciudadanos colombianos.

Esta similitud en los casos, llevó a que el fiscal de Martínez, Diego Grau -a cargo de la investigación del doble crimen de los colombianos Héctor "Monoteto" Duque y Jorge Quintero-, solicitara información para determinar si tiene vinculación directa.

Asimismo, la justicia dispuso que el yate "Wood", propiedad de Jorge González Ramírez, un ciudadano colombiano que era familiar de la víctima, fuera custodiado por personal de la Prefectura Naval.

Así lo resolvió el fiscal 3 de San Fernando, Luis Angelini, quien dispuso que el yate, que está amarrado en el Yatch Club del barrio Canestrari, de esa localidad bonaerense, sea custodiado, cerca del country Marinas del Sol.

Lo que investigan los policías es el asiduo "movimiento" que tenía la víctima y gente allegada para ingresar y salir del país en reiteradas ocasiones, presumiblemente por negocios que hacían aquí.

"Ahí es donde estamos apuntando la investigación, hay varias personas en el hecho y estamos viendo quién es el que más veces ingresó al país. Hay algunos que eran de venir en forma asidua a Argentina, instalarse un par de meses e irse de vuelta", detalló Baratta, en declaraciones radiales.

La policía lo único que investiga es el "ajuste de cuentas", dado que el propio Baratta señaló que la víctima tenía un costoso reloj marca Rólex, que de habérselo robado, al ladrón "le hubiera solucionado bastante parte del año".

"Para nosotros es totalmente un ajuste y lo que estamos evaluando son las hipótesis de este caso", dijo Baratta.

Dejá tu comentario