Brasil: marcha atrás de Jair Bolsonaro con la liberación del uso de barbijo

Información General

Mientras la región se encuentra complicada por la segunda ola de Covid-19, la propuesta en Brasil para vacunados y recuperados aún está en estudio.

En base a la posibilidad de que vacunados y recuperados de Covid-19 no usen barbijos, el presidente de Brasil, Jair Bolosnaro, afirmó este viernes que el ministro de Salud, Marcelo Quiroga, será quien tenga la última palabra sobre el anuncio realizado ayer.

Tras una serie de críticas de expertos en salud pública, que consideraron la medida "totalmente inadecuada" y que puede contribuir al aumento de casos en el país, Bolsonaro dijo: "Ayer le pedí a Quiroga que hiciera un estudio sobre mascarillas para que quien ya haya sido infectado y mejorado o haya sido vacunado no necesite llevar barbijo, pero él es quien decidirá, él dará una opinión".

La decisión del Presidente, según había informado ayer la prensa local, puede entrar en contradicción con las leyes estaduales o municipales, distritos que tienen potestad para actuar frente a la pandemia, según resolvió la Justicia.

Pero además, la medida fue criticada desde sectores académicos y especialistas, entre ellos el infectólogo Julio Croda, profesor de la Universidad Federal de Mato Grosso do Sul (UFMS) e investigador de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), quien advirtió que las vacunas no previenen la infección de quienes ya han sido inmunizados.

Por su parte, Croda enfatizó que los vacunados tienen menos probabilidades de contraer Covid-19 de gravedad, pero igualmente pueden transmitir el virus, por lo que mientras la tasa de contagio se mantenga alta y el porcentaje de vacunados se mantenga en el nivel actual, todos deben usar barbijos, señaló, citado por el diario O Globo.

Bolsonaro había dicho a principios de 2021 que quien se quejaba de la pandemia parecía un "marica", un discurso que potenció que sus seguidores tomaran la eliminación del barbijo o del tapabocas, una de las medidas de prevención más recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y expertos internacionales.

En un discurso de anoche, el mandatario dijo que "será para quitar el símbolo que obviamente tiene su utilidad, pero para los que están infectados". Sin embargo, Quiroga dijo ayer que el país necesitaba avanzar con la vacunación para implementar la medida.

Poco después, sin embargo, el Ministerio de Salud difundió un video en el que el ministro confirma que realizará un estudio sobre el tema y atribuye la solicitud del presidente a las medidas tomadas en otros países.

Dejá tu comentario