7 de julio 2010 - 08:43

Misterioso crimen de dos hermanos en Villa Celina

Dos hermanos estudiantes de 12 y 25 años fueron asesinados a golpes en la cabeza y quemados en su casa de la localidad bonaerense de Villa Celina y la Policía investiga si se trató de un crimen a raíz de una relación sentimental.

Otra de las víctimas fue una amiga y empleada doméstica de la familia, que también recibió golpes en la cabeza y sufrió un principio de asfixia, por lo que fue trasladada a un hospital de la zona en el cual se encuentra internada en terapia intensiva.

Tanto los investigadores como la familia descartaron que se haya tratado de un doble crimen en ocasión de robo, ya que en la casa había gran cantidad de electrónicos que no fueron sustraídos.

El hecho se descubrió a las 4.50 en una casa de dos plantas ubicada en Ugarte 1249 de Villa Celina, en el partido de La Matanza, a cuatro cuadras de la avenida General Paz.

Según los investigadores, la Policía llegó al lugar por un llamado de un vecino que observó la salida de humo de la casa y tras constatar que había un incendio solicitó el auxilio de los bomberos voluntarios de Tapiales.

Al ingresar, los bomberos sofocaron el incendio y descubrieron que se hallaban golpeados y quemados los hermanos de nacionalidad boliviana Cristian José (25) e Ismael Jesús (12) Cotari, mientras que la empleada de la familia, Margarita, estaba desvanecida.

Los investigadores determinaron que Ismael se hallaba acostado sobre un sofá en la planta baja de la casa y había muerto en el acto como consecuencia de las quemaduras.

"Ni le pudimos ver la cara, estaba todo despedazado, ¿por qué lo tenían que prender fuego?", dijo llorando Claudia, hermana mayor de las víctimas. En tanto, Cristian Cotari estaba en su habitación de la planta alta y, al ser encontrado, aún permanecía con vida, pero murió a los pocos minutos cuando era llevado al hospital.

"Tenía golpes en la cabeza provocados por un objeto contundente y estaba prácticamente calcinado", dijo a Télam un jefe policial. La empleada de la familia presentaba un fuerte golpe en la cabeza y principio de asfixia, por lo que fue trasladada a un centro asistencial y se encuentra internada en terapia intensiva.

Según familiares y otros testigos, el ataque se produjo poco después de que el padre de los chicos asesinados saliera de su casa rumbo al Mercado Central de Buenos Aires, donde tiene un puesto.

La principal hipótesis de los investigadores, quienes ya tienen un sospechoso, es que se trató de un crimen por venganza, vinculado a alguna relación del mayor de los hermanos asesinados, quien estaba a punto de recibirse de contador público.

"Acá no hubo robo, no había nada desordenado. Entraron a la casa directamente a matarlos. Y el o los asesinos generaron el incendio sólo en la habitación de las víctimas", dijo a Télam un jefe policial.

Por su parte, una prima de los hermanos asesinados sostuvo: "A mi primo lo mataron por envidiosos porque tenía lo que ellos no tenían, dinero, auto, trabajo, porque se mató estudiando", aunque no quiso dar más detalles.

A su turno, la hermana mayor de los muertos se preguntó por qué los asesinos tuvieron tanta saña y se refirió especialmente a Ismael, que estudiaba en el Instituto Sagrado Corazón de Villa Celina y "nunca le hizo mal a nadie".

La mujer sostuvo que tras golpear y quemar a Cristian, quien cometió el hecho hizo lo mismo con su hermano menor, que el lunes iba a cumplir 13 años, porque vio lo ocurrido. "Estaba asustado y seguro por eso lo quemaron", especuló.

Claudia descartó el robo al afirmar que en la casa había un televisor, tres o cuatro computadoras, un DVD portátil y no se llevaron nada y aseguró que su hermano mayor estaba amenazado desde hacía varios meses.

"A mi hermano Cristian lo habían amenazado, le dijeron que lo iban a matar, lo habían llamado por teléfono", relató la mujer, quien remarcó que "esto no fue un asalto". "Si vas a asaltar a alguien, le vas a disparar o lo vas a atar, le vas a sacar la plata y todo lo que hay, no lo vas a quemar", agregó.

Respecto de las relaciones del joven, Claudia aseguró que "tenía una novia", pero no se la había presentado a la familia. Tras apagar el incendio, trabajaron en la casa peritos de la Policía y bomberos y el caso fue caratulado como "incendio seguido de muerte" por el fiscal 8 de La Matanza, José Luis Marotto.

Dejá tu comentario

Te puede interesar