Natascha despidió los restos de su captor

Información General

Viena (ANSA)- Natascha Kampusch, la joven que permaneció ocho años en cautiverio, se despidió de su secuestrador Wolfgang Priklopil, encendiendo una vela frente a su ataúd antes de que fuera sepultado, bajo un nombre falso, en un cementerio al sur de Viena.

Natascha no participó en la ceremonia fúnebre, pero según refirieron ayer los medios austríacos el jueves visitó el cajón cerrado de su secuestrador.

En los pocos minutos en que permaneció frente al ataúd, en el sector de patología judicial de Viena, encendió una vela en memoria de Priklopil, que se suicidó el 23 de agosto pocas horas después de la fuga de la joven, tras ocho años de encierro.

Priklopil fue sepultado ayer por la mañana bajo un nombre falso en un cementerio del sur de la capital austríaca.

Según dijo ayer la radio pública OE3, en la ceremonia sólo hubo dos personas: la madre del secuestrador, Waltraud Priklopil, y la hermana de su amigo y colega, Ernst Holzapfel, quien sin conocer sus propósitos lo ayudó a huir el día de su suicidio.

Los presentes, según la radio, sólo rezaron un padrenuestro y colocaron coronas de rosas rosas y rojas.

Ayer el diario austríaco Kronenzeitung publica la segunda parte de la entrevista con Natascha y nuevas fotografías.

La joven, escribió el diario, dijo que sintió un poco de vergüenza en ocasión de su primera entrevista televisiva, hace dos días.

"Cuando me vi en televisión fue un poco raro, me puse verdaderamente colorada", confesó.

Natascha, entrevistada por el Kronenzeitung el jueves por la mañana en el hospital general de Viena donde actualmente está siendo tratada, quiso explícitamente "agradecer a todas las personas que me escriben, y me quieren hablar y expresar su solidaridad".

La joven recibe numerosas cartas, y tiene intención de responder a todas personalmente cuando tenga tiempo.

También recibe muchos regalos, que quiere subastar con fines benéficos.

El caso sigue apasionando a Austria, y ocupa todavía títulos de primera plana y amplios servicios en el interior de los diarios.

Dejá tu comentario