Pandemia golpeó negocio de turismo estético en la Argentina: caen 40% cirugías

Información General

No está habilitada la llegada de extranjeros por lo que hay una fuerte baja en el sector. Además el Covid genera miedo en pacientes a la hora de internarse para una operación. La cuarentena potenció a los pacientes locales que avanzaron sobre decisiones postergadas.

Muy lejos quedó la posibilidad de subirse a un avión para recorrer el mundo. La pandemia por el coronavirus puso fin a los viajes de placer, pero también al turismo estético. Y claro que esto impactó de lleno en el mundo de las cirugías de belleza que se vieron reducidas en un 40% en comparación a los números pre-pandemia. Aunque se siente la falta de extranjeros, el público local parece animarse en plena cuarentena a hacerse aquellos retoques tan postergados.

“Los pacientes extranjeros cayeron en un 100%, yo no operé a nadie del exterior desde marzo. Recién se abrió la frontera para países limítrofes, pero no con Europa y Estados Unidos que son mi principal público”, contó al diario Ámbito Financiero Marcelo Di Maggio, cirujano miembro de la sociedad argentina y miembro de Sacpery Board Certificate Plastic Surgeon, en Nueva York. “Hasta agosto estaba trabajando al 30% con público local, hoy esos números ascendieron al 60%”, agregó el especialista. Y si bien hay muchas consultas a través del canal online, la dificultad en muchos casos de conseguir camas por el Covid extiende los tiempos.

Gustavo Prezzavento, jefe del Servicio de Cirugía Plástica del Hospital Alemán de la Ciudad de Buenos Aires, coincide con su colega y asegura que desde que la pandemia llegó a la Argentina “las operaciones estéticas descendieron en promedio un 30%”. Sin embargo recalcó que hoy el público local cobró mayor importancia. “Al estar más horas en sus hogares están más expuestos al espejo, además se ven constantemente en las pantallas con Zoom o videollamadas, eso hace que recuerden más sus imperfecciones y quieran modificarlas”, agregó el especialista. “La cuarentena dio lugar a decisiones postergadas, además al haber menos encuentros sociales, la recuperación es más fácil y cómoda”, concluyó el médico.

Y si bien la falta de turistas se siente en el sector, la pandemia generó un nuevo público local. “Están quienes se animan a operarse ahora por los declives del dólar y puede ser un buen momento. Además al no poder viajar, muchos deciden usar esa plata en cirugías estéticas”, indicó Marcelo Di Maggio. Además un factor determinante es que hoy la sociabilización es casi nula, ya que muchos continúan trabajando de forma remota: “La gente que no tiene que reuniones presenciales por lo que pueden acomodar para hacerse una cirugía con mayor posibilidad de recuperación”, agregó el especialista.

Y si bien el mercado se reactivó, los números están lejos de lo que era a principio de año. Uno de los principales factores es el miedo que le genera a los pacientes internarse en un sanatorio en un contexto de pandemia. “Las clínicas te obligan a hacer el test de covid, pero tarda 48 horas, eso dilata los tiempos. Mucha gente en este contexto se asusta y prefiere no operarse. Hoy las cirugías están empezando a mutar. Se hacen sobretodo en centros especializados en estética y con sedación, es decir intervenciones más cortas”, finalizó por su parte Di Maggio.

Según los datos brindados por la Cámara Argentina de Turismo Médico, ingresan al país 14 mil personas por asuntos médicos; el 40% de estos extranjeros vienen por cuestiones estéticas, por lo que la falta de visitantes de otros países se hace sentir. Y si bien la recuperación ya se empezó a evidenciar en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires hay provincias como Córdoba o Mendoza –donde la curva de contagios por Covid aún es alta- por lo que las operaciones estéticas son a cuenta gota.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario