Cinco escapadas cerca de Buenos Aires

Lifestyle

Los fines de semana largos son una invitación para tomarse un descanso, alejarse un poco de la ciudad y recuperar energías, más aún en estos tiempos de pandemia.

Para aprovechar al máximo esos pocos días “extras” de desconexión, lo mejor es elegir lugares no demasiado alejados, que nos permitan ajustar los tiempos de viaje y disfrutar todo lo posible las horas disponibles.

He aquí, entonces, cinco lugares no demasiado lejanos a los que se puede acceder en este próximo finde largo que nos plantea el calendario: Delta del Tigre, Chascomús, San Antonio de Areco, Balcarce y Tandil.

Delta del Tigre

image.png

Muy cerca de Buenos Aires, es toda una alternativa perfecta para desenchufarse de la ciudad y conectarse con la naturaleza, donde es posible adentrarse en un mundo de islas, infinitos canales, arroyos y ríos.

A tan sólo 32 kilómetros del centro de la ciudad, a una hora en tren (desde la terminal ferroviaria Retiro), nos encontramos con casonas coloniales, aristocráticos clubes de remo, cientos de locales de artesanías y una estación fluvial desde donde se llega a un mundo natural inigualable: el Delta del río Paraná.

Podemos ir de compras al Puerto de Frutos, donde hasta mediados del siglo XX desembarcaba la producción frutal del Delta del Paraná, que luego se comercializaba en la ciudad de Buenos Aires.

Hoy es un mercado al aire libre donde se pueden encontrar muebles, adornos y artículos para el hogar, accesorios fabricados en caña y mimbre, productos de talabartería, deliciosos dulces y mieles caseras, flores y, por supuesto, una gran variedad de frutas locales. También allí se puede almorzar o salir de excursión por el Delta.

Visitar el Paseo Victorica, reconocido como uno de los circuitos más pintorescos de la zona, con sus calles sinuosas que bordean el río, en pleno centro de Tigre.

Lo más recomendable es transitarlo a pie para disfrutar de la sombra de sus árboles, observar las fachadas de sus antiguas casonas, detenerse a comer algo o tomar fotos desde sus puentes. Ya llegando al final del paseo, te sorprende el Museo de Arte Tigre, cuya majestuosa construcción es una magnífica pieza de la belle époque argentina. Allí podrás conocer la colección estable de arte figurativo argentino que abarca desde fines del siglo XIX hasta mediados del XX.

O también, adentrarse al misterio del Delta, la joya de Tigre, el quinto mayor del mundo y el único que desemboca en un curso de agua dulce.

En la Estación Fluvial se puede abordar alguna lancha colectiva (el transporte más utilizado por los isleños, garantía de una experiencia 100% local) o catamarán turístico, que te llevarán por sus ríos y donde descubrirás un estilo de vida completamente distinto.

Chascomús

image.png

Con una extensión de 3.000 ha, una profundidad promedio de 2 m. y costas donde alternan playas con barrancos, la laguna de Chascomús, situada a tan solo 127 kilómetros de Buenos Aires, es un clásico para escapadas.

Aunque la edificación chascomunense ha sido arquitectónicamente modesta, resultan interesantes algunos solares, por ejemplo: el de la Capilla de los Negros, así llamada porque durante un largo período su principal feligresía fue constituida por descendientes de africanos, y declarada monumento histórico que forma parte de la "Ruta del Esclavo en el Río de la Plata", reconocida por la Unesco.

El edificio de la municipalidad es atractivo arquitectónicamente, fue edificado sobre los cimientos del antiguo cabildo colonial y el antiguo cabildo, a su vez, fue edificado sobre el primitivo fortín fundacional.

Por su antigüedad también cabe hacer mención de "La casa de Casco", amplia vivienda que tras ser ejecutado su dueño al ser derrotada la revolución de los Libres del Sur pasó a ser un cuartel de las fuerzas rosistas, por este motivo muchas veces se le llama "Casa de Rosas".

Sin embargo, aún en la actualidad el principal atractivo de la ciudad es la casi inmediata Laguna de Chascomús en la cual se practican la pesca y las actividades náuticas, pudiendo realizarse campamentos en sus orillas.

Para llegar por carretera a Chascomús desde la Capital, hay que tomar la autovía 2 que conduce a Mar del Plata. También cuenta con servicios diarios de trenes y colectivos.

San Antonio de Areco

image.png

Las tradiciones gauchescas se palpan apenas uno ingresa a San Antonio de Areco, a 116 km. de la ciudad, enmarcado por estancias de tranqueras abiertas al turismo y campos con horizontes despejados.

Allí los visitantes disfrutarán de la comida casera y las actividades típicas campestres. La rutina del pueblo va desde exhibiciones de carruajes, paisanos que montan sus caballos, peñas que invitan a bailar la chacarera, talleres de platería y restaurantes con rica comida.

Se puede visitar el Museo Gaucho Ricardo Güiraldes, que está rodeado de un foso y exhibe el trabajo del escritor argentino y obras sobre la vida de los gauchos, y se encuentra en el Parque Criollo.

Al sur del río está el Museo Las Lilas de Areco, con obras del ilustrador argentino Florencio Molina Campos y muy cerca están las calles de adoquines que llegan a la Plaza Ruiz de Arellano y la iglesia San Antonio de Padua.

Dentro de sus atractivos, el sector comprendido por la Zona de Preservación Patrimonial, popularmente conocido como Casco Histórico con su arquitectura “italianizante-criolla” (1870-1930) es uno de los puntos fuertes. Es habitual ver grupos de fotógrafos recorriendo las calles con sus máquinas capturando rejas, molduras o puertas antiguas.

Los viejos bares, boliches y almacenes detenidos en el tiempo son rincones imperdibles y representan un clásico en la visita al pueblo.

Se destaca el trabajo de sus artesanos: plateros, sogueros, talabarteros, herreros, telar pampa y ceramistas quienes han acuñado con sus obras y trayectorias la terminología de “Artesano Arequero”.

San Antonio de Areco cuenta con todos los servicios para una vida y visita confortable, y su infraestructura turística es completa, desde los servicios gastronómicos, pasando por los de alojamiento que pueden ir desde sencillas posadas a las más sofisticadas estancias.

Es la cabecera del partido, con alrededor de 21 mil habitantes y se encuentra en el Km. 113 de la Ruta Nacional N° 8, a 2 Km. del cruce con la Ruta Provincial N° 41.

Balcarce

image.png

Morada de Juan Manuel Fangio, ubicada a 402 km. de la Ciudad de Buenos Aires, le rinde un merecido homenaje al más grande corredor de autos argentino a través del Museo del Automovilismo y el autódromo municipal y la huella del genial deportista se puede seguir en su casa natal y el taller "La Escudería".

Entre sus atractivos turísticos se cuenta el Parque Municipal Cerro El Triunfo, situado muy cerca del centro de Balcarce, entre las calles 27, 40, 39 y 32, donde a partir de 1986, se realiza en su anfiteatro los Festivales del Canto Argentino.

El Cerro El Triunfo ofrece caminos accesibles para su recorrida en automóvil, con un polideportivo con pista de atletismo, velódromo y cancha de básquet, pulpería, parrillas, juegos infantiles, plaza de la salud, etc y en su pico más alto se encuentra un monumento a La Madre y la gruta Nuestra Señora de Fátima.

Otro de los lugares es el Punto panorámico El Mirador, ubicado en la sierra La Barrosa, que posee libre acceso hasta la Cruz en su cima, con una vista panorámica de la ciudad y sierras circundantes.

También es posible realizar Turismo Aventura, ya que en las proximidades de la ciudad es posible practicar escalada, mountain bike y trekking, así como también vuelos en parapente y planeador. También se encuentran diversos emprendimientos de turismo rural, hoteles y cámpines.

Y la Pesca en la Laguna La Brava, es otra opción, ya que se permite la pesca recreativa, siempre teniendo la Licencia de Pescador Deportivo al día. En ese sentido la laguna cuenta con comodidades como muelle, bajada de lanchas, baños, alojamiento y proveeduría, que facilitan la actividad, que tiene en el pejerrey su máximo exponente.

Está situada a 416 kilómetros de Buenos Aires y el camino más directo es a través de la autovía 2, hasta la localidad de Coronel Vidal y desde allí por la ruta 55 hasta Balcarce.

Tandil

image.png

Tandil es una ciudad cercana a las Sierras de Tandil, a 351 km. de la ciudad, que nos depara aventura y buena vida.

Allí podremos visitar los cerros Centinela, Movediza y Calvario. En el primero podemos ascender en un teleférico hasta la cima, que también tiene una roca en su cima, mientras que la Movediza, nos muestra la réplica de la enorme roca que se balanceó hasta caer en 1912 y finalmente, el Calvario, con estaciones que replican la Vía Crucis. Al sur está la Sierra del Tigre, una pampa protegida con llamas y pumas.

Otro plan ineludible es saborear los quesos y embutidos de producción local, así como el Museo Tradicionalista Fuerte Independencia, que se enfoca en la historia local.

Bajo la ciudad de Tandil existen una serie de túneles que los antiguos habitantes habían construido para escapar del acecho de los malones. Estos túneles tienen aproximadamente 150 años de antigüedad.

En la actualidad, Tandil dejo de ser un destino turístico estacional o de Semana Santa, para pasar a ser un destino de todo el año, con un marcado fuerte en los fines de semana largos, en especial, los feriados puente. La ciudad es muy elegida tanto en estaciones intermedias, como en verano e invierno.

La oferta de restaurantes, cafés, bares, fast food y cervecerías se ha visto ampliada considerablemente en los últimos años. Contando con una variada propuesta de comida regional, internacional y de distintos países y sabores.

Las principales cadenas de cervecerías decidieron abrir en Tandil, dado el marcado movimiento turístico, además del gran público joven con el que cuenta la ciudad. Sin embargo, los preferidos de los turistas siguen siendo los restaurantes de picadas y comida regional.

Pero, sobre todo, en bicicleta o caminando desandamos senderos que nos conducen a miradores donde sentimos el aire fresco y la naturaleza.

Podemos llegar tomar tomando la Autopista Richieri y luego continuar por la autopista Ezeiza-Cañuelas hasta la ciudad de Cañuelas. Allí empalmar la Ruta 3 hacia la derecha, y luego de pasar por las ciudades de Monte y Las Flores (190 Kms. aprox.), girar a la izquierda por la Ruta Provincial Nº30 a la ciudad de Rauch (90 Kms. aprox.). Continuar por la misma Ruta hasta Tandil hasta la rotonda de empalme con la Ruta 226 (70 Kms. aprox.). De allí por ruta Nacional 226, llegar hasta la avenida Comandante Espora y seguir la señalización vial para llegar al centro de la ciudad.

Temas

Dejá tu comentario