Parques naturales y Reservas, para conectarse con la naturaleza

Lifestyle

Desde los lugares más cercanos a la Ciudad de Buenos Aires, hasta los más lejanos, un itinerario de bellezas naturales dignas de ser visitadas.

Muchas ciudades y pueblos de Argentina cuentan con reservas naturales urbanas que invitan a disfrutar la naturaleza sin alejarse de casa, o que enriquecen la oferta turística de las ciudades donde se encuentran.

Muy cerca nuestro contamos con dos reservas a las cuales los habitantes de la zona urbana pueden acceder para tomar contacto con la naturaleza, sin desplazamientos demasiado prolongados.

En la Ciudad de Buenos Aires tenemos:

image.png
  • La Reserva Ecológica Costanera Sur
  • La Reserva Natural Lago Lugano.

En la Provincia de Buenos Aires, en tanto, contamos con:

  • Reserva Ecológica Municipal de Vicente López (Vicente López)
  • Parque Natural Municipal Ribera Norte (San Isidro)
  • Reserva Natural Municipal del Pilar (Pilar)
  • Reserva Natural Integral y Mixta Laguna de Rocha (Esteban Echeverría)
  • Reserva Natural Santa Catalina (Lomas de Zamora)
  • Reserva Natural Estancia San Juan y Parque Provincial Pereyra Iraola (Berazategui).
  • Área Natural Protegida Dique Ing. Roggero - Reserva Municipal 'Los Robles' (Moreno)
  • Reserva Natural de Punta Lara (Ensenada)
  • Reserva Natural Urbana de Morón (Morón)
  • Parque Natural Municipal Barranca de la Quinta Los Ombúes (San Isidro)
  • Reserva Natural Laguna de San Vicente (San Vicente).
  • Reserva Ecológica Municipal de Avellaneda (Avellaneda)
  • Reserva Natural Urbana El Corredor (San Miguel)
  • Parque Ecológico Provincial Guillermo Enrique Hudson (Florencio Varela)
  • Parque Ecológico Municipal de Villa Elisa (La Plata)
  • Reserva Natural Quinta de Cigordia (Luján)
  • Reserva Natural Arroyo El Durazno y Reserva Paleontológica Marcos Paz (Marcos Paz)
  • Reserva Natural Provincial Puerto del Mar del Plata (Mar del Plata).

En el interior del país también hay innumerables Parques y Reservas, nacionales y provinciales.

Tierra del Fuego

  • Reserva Natural Bahía Encerrada (Ushuaia)
  • Reserva Natural Urbana Punta Popper (Río Grande)

Santa Cruz

  • Reserva Natural Laguna Nimez (El Calafate)

Tucumán

  • Reserva Experimental Horco Molle (San Miguel de Tucumán)
  • Reserva Aguas Chiquitas (El Cadillal)

Salta

  • Cerro San Bernardo y Quebrada de San Lorenzo (Ciudad de Salta)

Jujuy

  • Parque Botánico Municipal Barón Schuel (San Salvador de Jujuy)

Misiones

  • Reserva Natural Urbana Rincón Nazarí (Posadas)

Córdoba

  • Reserva Natural Urbana General San Martín (Ciudad de Córdoba)

Neuquén

  • Reserva Natural Urbana Cotesma (San Martín de los Andes)

Chubut

  • Reserva Natural Urbana Laguna La Zeta (Esquel)

Argentina se caracteriza, entre muchas otras cosas, por su riqueza de recursos y por la diversidad de paisajes. De ahí que recorrerla por cualquiera de sus puntos cardinales sea garantía de encontrarse con multiplicidad de atractivos, secretos, tradiciones, leyendas y efemérides que entretienen y entusiasman.

Un buen modo de entrar en contacto con sus tesoros regionales y descubrir una infinidad de sitios interesantes, es visitar algunas de sus reservas naturales más importantes.

Entre ellas, elegimos cinco imperdibles, reconocidas por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad por su legado: bellezas paisajísticas, impactante fauna, variada flora, compleja geografía y exquisita historia.

Su importancia para el mundo es tal, que no hay duda de que vale la pena que conozcas estos parques nacionales en persona. De hecho, después de esta presentación, es probable que empieces a planificar tu próximo viaje. Si es así, te sugerimos que no pierdas tiempo y que, mientras te decidís por cuál parque comenzar, chequees los ahorros que podés obtener a través de los beneficios de ICBC.

Los cinco son lugares que maravillan tanto a adultos como a niños ya que estimulan, la curiosidad y el entusiasmo a partir de cientos de anécdotas y revelaciones sobre sus orígenes o sobre las cualidades y hábitos de sus habitantes actuales -ya sean mamíferos, aves, reptiles o plantas- y antiguos -hombres y dinosaurios-.

Parque Nacional Talampaya - La Rioja

image.png

Es, desde 2000, sitio considerado Patrimonio Mundial por la Unesco. Tiene 215 mil hectáreas y se ubica en el centro-oeste de la provincia de La Rioja.

Nació para conservar “una interesante muestra del ambiente de Monte, yacimientos arqueológicos y paleontológicos en un marco de imponente belleza escénica”, tal como indican desde el parque.

El momento ideal para visitarlo, por su clima agradable, es en primavera. Si bien todo el paisaje es imponente, también esconde atractivos emblemáticos como los petroglifos (diseños que dejaron tallados en las piedras los antiguos habitantes) y los altos muros rojizos que datan de millones de años.

También es probable que te cruces con maras y zorros, entre otros animales.

Podés acceder a él a la altura del kilómetro 133.5 de la ruta nacional 76; y recorrerlo durante tres o cuatro horas en vehículos contratados, con guías especializados, que te llevan a conocer las zonas denominadas Ciudad Perdida y Cañón Arco Iris. Otra opción es que arribes al kilómetro 148, donde también hay excursiones en vehículo, bicicleta o caminatas al Cañón de Talampaya y a la Quebrada Don Eduardo. Desde allí parte, además, la excursión nocturna con luna llena.

Si no querés sumarte a una excursión (aunque es lo más recomendado para que puedas disfrutar de explicaciones valiosas sobre la historia arqueológica y paleontológica del lugar), podés hacer un recorrido por tu cuenta.

Incluso, tenés la posibilidad acampar para tener una experiencia diferente.

Parque Nacional Ischigualasto - San Juan

image.png

También se lo conoce como Valle de la Luna y está a poco más de 250 kilómetros de la capital provincial. Recorrerlo es viajar a un pasado que registra millones de años atrás; un período misterioso.

Podés descubrir sus tesoros geológicos en tu propio auto o a través de visitas guiadas si querés asegurarte de entender y conocer más sobre los secretos que esconden las formaciones rocosas y el paisaje árido del lugar. Hay circuitos de trekking, bicicleta y áreas para acampar. También podés recorrerlo de noche, cuando la luna llena te acompañe.

Al igual que Talampaya, este parque natural es considerado Patrimonio Mundial dada su importancia. De hecho, tal como indica la Unesco, las seis formaciones geológicas que poseen entre ambos lugares representan “el conjunto continental de fósiles más completo del mundo correspondientes al Triásico, el periodo geológico que se inició unos 245 millones de años antes de nuestra era y finalizó unos 37 millones de años después. Los fósiles comprenden una amplia gama de antepasados de mamíferos, así como vestigios de dinosaurios y plantas que ilustran la evolución de los vertebrados y las características de los paleo-ambientes del período Triásico”.

Península de Valdés - Chubut

image.png

Es una reserva natural de 360 mil hectáreas, sobre el mar Atlántico, a 80 kilómetros de la ciudad de Puerto Madryn. Lobos y elefantes marinos, pingüinos, aves, guanacos y ballenas son parte de su fauna más destacada.

La península se une al continente por el itsmo Carlos Ameghino que permite ver, de un lado, el Golfo Nuevo y del otro, el San José: ambos dueños de paisajes inolvidables. En el ingreso a la reserva está el Centro de Interpretación Ameghino y el Museo Regional Fuerte San José, sitios a los que vale la pena ingresar si querés tener un buen panorama de la geografía, la historia y los seres que habitan este exquisito entorno.

Las playas, la Isla de los Pájaros y los acantilados, son parte de las riquezas de la península, donde, además, está Puerto Pirámides, el único poblado de la reserva. Desde allí, entre junio y diciembre, podés ver a las famosas ballenas francas del sur.

Además, te recomendamos el avistaje de aves, lobos y elefantes marinos, así como de orcas y pingüinos. Hacer buceo y snorquel son otros modos de conectarte con ellos.

De hecho, Caleta Valdez y Punta Norte son destinos de la península en las que podés maravillarte con el comportamiento de aquellos animales y la belleza de un paisaje encantador.

Hay mucho para disfrutar en este lugar en el que es imposible aburrirse.

Parque Nacional Iguazú- Misiones

image.png

Con una superficie de 67.620 hectáreas pertenecientes a la ecorregión Selva Paranaense, este sitio inmejorable que se ubica a sólo 18 Kilómetros de Puerto Iguazú, es reconocido como Patrimonio Mundial de la Humanidad desde 1984. Sus imponentes y famosas cataratas (originadas hace unos 200 mil años), además, son una de Las Siete Nuevas Maravillas del Mundo.

El parque toma su nombre del Río Iguazú que recorre en total más de mil kilómetros y que allí se ensancha a unos 1.500 metros, gira hacia el sur y luego retoma hacia el norte. Así, forma una U que contiene, en su desembocadura, el abrupto desnivel que provoca las atractivas caídas de agua.

Las Cataratas del Iguazú, de hecho, nacieron a partir de una falla geológica que hicieron que la desembocadura del río se transformara es una violenta cascada de 80 metros; ese punto es el que se conoce como Garganta del Diablo, el salto de agua más profundo del conjunto que podés disfrutar al recorrer esas bellezas.

Si visitás este parque nacional podrás aprender mucho acerca de la flora y la fauna selvática. Lianas, vegetación y animales escurridizos alegran el paso entre una y otra cascada monumental. De hecho, hay un circuito inferior y otro superior desde los cuales podés deleitarte con vistas panorámicas complementarias y hasta hacer un repaso del sitio en un pintoresco tren.

Parque Nacional Los Glaciares - Santa Cruz

Con más de 700 mil hectáreas, es el más extenso del Sistema Nacional de Áreas Protegidas Argentinas. Además, es dueño del manto de hielo más grande del mundo después de la Antártida. Por ese motivo y por contar con montañas, lagos y bosques en el que habitan un sinfín de especies de animales y plantas, este parque fue reconocido como Patrimonio de la Humanidad en la década del ’80.

El hielo continental patagónico -que ocupa la mitad de esta reserva- posee 47 glaciares de gran magnitud. Entre ellos, el más famoso es el Perito Moreno, cuyos desprendimientos son un espectáculo; por él también podés hacer caminatas. Además, están el Upsala y el Spegazzini, entre los más destacados y otras 200 masas de hielo menores, pero igual de importantes.

Sus glaciares se destacan, por originarse a los 1500 metros sobre el nivel del mar (y no a 2500 como la mayor parte de los glaciares del planeta) y descienden hasta los 200 msnm por lo que son accesibles a las visitas. Si querés verlos, deberías acercarte a la ciudad de El Calafate desde donde se organizan numerosas y atractivas excursiones durante todo el año.

Si sos amante del trekking y las escaladas, seguramente te encantará visitar el otro extremo del parque donde se encuentran, entre otros picos altos, el Monte Fitz Roy. Muy cerca está la localidad de El Chaltén, desde donde podés realizar una gran variedad de actividades deportivas.

En este reconocido parque también tenés la chance de acampar y pescar truchas (con permiso) en el precioso Lago Roca.

No pierdas la oportunidad de recorrer y adentrarte en los distintos parques naturales de nuestro país, que tienen un sello propio que se destaca a nivel mundial.

Temas

Dejá tu comentario