Tras el cruce entre Alberto y Lacalle Pou, Mercosur retomará su agenda económica

La Cancillería argentina convocó a los ministros de Relaciones Exteriores del Mercosur a raíz del reclamo del presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, para que se "flexibilicen" las condiciones de comercio de los Estados miembros.

La Cancillería argentina realizó una convocatoria del Mercosur para el 22 de abril próximo y reafirmó su "voluntad de diálogo" con los países vecinos, después de que el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, exigiera que se "flexibilicen" las condiciones de comercio de los Estados miembros.

El canciller Felipe Solá, en uso de la presidencia pro-témpore del bloque por parte de Argentina, firmó en las últimas horas la convocatoria a una reunión virtual para sus pares de Uruguay, Brasil y Paraguay, quienes retomarán la agenda económica.

Fuentes de la Cancillería sostienen que el gobierno reiterará su "vocación de unidad" y su posición de "conversar" y "negociar" las distintas propuestas del resto de los Estados miembros, entre las que se incluyen el pedido de "flexibilización" comercial por parte de Uruguay y el reclamo de Brasil por la modificación del Arancel Externo Común (AEC), que es la barrera arancelaria que todos los países del bloque adoptan ante mercados extranjeros.

Brasil, Uruguay y Paraguay buscan también sellar un acuerdo con la Unión Europea, una posibilidad que se viene negociando desde hace dos décadas pero está pendiente de aprobaciones parlamentarias tanto en algunos países europeos como en los sudamericanos.

El encuentro virtual de presidentes por el 30 aniversario de la creación del Mercosur evidenció diferencias entre sus miembros con respecto a la política comercial del bloque, a partir del reclamo de Brasil, Uruguay y Paraguay para que los Estados socios pueda entablar acuerdos comerciales directos con otros países o bloques del mundo.

Sobre ese punto, Lacalle Pou sostuvo que su Gobierno "no está conforme" con las condiciones actuales y que genera "frustración" la imposibilidad de avanzar en acuerdos extrarregionales, al considerar que esos límites son un "lastre" y un "corsé" para el desarrollo.

Esas definiciones motivaron la respuesta de Fernández, que sostuvo que el Mercosur no debe ser una "carga ni un lastre para nadie" e invitó a quienes puedan sentirse disconformes a "tomar otro barco". "No creemos que la reducción lineal del AEC sea el mejor instrumento. Argentina propone preservar el equilibrio entre sectores agrícolas e industriales, con justicia social, en un contexto de incertidumbre global absoluta", había dicho Fernández, durante la cumbre, en referencia a la pandemia de coronavirus.

Argentina mantendrá en la reunión de fines de abril su posición de "discutir todo en el marco del Mercosur" y buscar las "estrategias técnicas y legales" para que los países que quieren avanzar con otras negociaciones puedan hacerlo con los "requisitos adecuados", según señalaron a esta agencia fuentes de la Cancillería. Recordaron además que el Gobierno presentó propuestas de "avanzada" para diferenciar los aranceles de algunos productos que no necesitan protección para sus industrias.

El jefe de Gabinete de la Cancillería, Guillermo Chaves, señaló después del contrapunto entre Argentina y Uruguay que "la esencia de la identidad fundamental del Mercosur es negociar en conjunto con los otros bloques o países", por lo que advirtió que "si se permite que cada país negocie individualmente", el bloque "pierde su razón de ser".

El funcionario valoró además la aplicación del AEC porque, dijo, "fue durante años una forma de protección arancelaria que hace que nuestras industrias, también las brasileñas y las del resto de los países, sean competitivas y puedan desarrollarse".

En la misma línea, el secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Jorge Neme, planteó que si bien hay que "actualizar el AEC y hacer los cambios y modificaciones que generen mejores oportunidades el sector empresario e industrial", tampoco hay que "dejar de cuidar todos aquellos niveles sensibles de la región a los que les faltan niveles de inversión y desarrollo para alcanzar competitividad".

Dejá tu comentario