Rusia desoye las presiones de Alemania y la UE por Navalny

Mundo

Europa analiza nuevas sanciones y la OTAN celebrará una reunión el viernes por el envenenamiento del opositor ruso. Para Moscú, son reacciones exageradas.

Rusia negó el jueves cualquier implicación en el envenenamiento del líder opositor Alexéi Navalny, víctima según Alemania de un ataque con una sustancia neurotóxica de tipo Novichok, por la que exigió respuestas al gobierno de Vladímir Putin.

"No hay ninguna razón para acusar al Estado ruso", dijo a la prensa el vocero del presidente Putin, Dmitri Peskov, insistiendo en que Moscú está abierto al "diálogo" con el ejecutivo de Angela Merkel y con todos los países europeos sobre esta cuestión.

También lamentó el "déficit" de informaciones sobre los análisis efectuados en Alemania y pidió a los "socios en Alemania y en otros países europeos que no hagan juicios precipitados".

El jueves, la Unión Europea (UE) volvió a exigir a Rusia que "coopere plenamente con la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) para garantizar una investigación internacional imparcial", y advirtió que no excluye sanciones.

Por su parte, la OTAN celebrará una reunión especial el viernes sobre el caso, en momentos de tensa relación con Moscú.

El Novichok, un neurotóxico más potente que otras armas químicas, fue creado por la URSS pero Rusia niega tenerlo. Hace dos años, en Reino Unido el exespía ruso Serguéi Skripal fue envenenado con la misma sustancia.

Según Alemania, análisis efectuados por un laboratorio de sus Fuerzas Armadas muestran "pruebas inequívocas" de que Alexéi Navalny, principal detractor de Putin, fue víctima de un ataque con un agente químico nervioso de la familia del Novichok.

Tras el duro tono de Merkel al exigir explicaciones, la economía de Rusia sufrió este jueves un fuerte revés, ante el temor a nuevas sanciones.

El rublo se hundió desde el miércoles por la noche a su nivel más bajo desde el pico de la pandemia de coronavirus en primavera.

Esta situación también podría tener efectos nefastos en el proyecto de gasoducto Nord Stream 2, que debe suministrar gas ruso a Europa, y sobre todo a Alemania. Aunque está casi acabado, las obras están paralizadas desde hace meses debido a las amenazas de sanciones de Estados Unidos.

Hasta ahora, Alemania, principal país europeo en el proyecto, condenaba la posición de Washington. Bild, el diario más leído en Alemania, instó este jueves a suspender el proyecto. "Si el gobierno (alemán) no cesa la construcción de Nord Stream 2, pronto financiaremos los ataques con Novichok de Putin", afirmó.

Peskov tachó estos comentarios de "declaraciones emocionales" e insistió que el proyecto del gasoducto era "de interés para Rusia, Alemania y todo el continente europeo".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario