Bush: "Algún día el buen señor se llevará a Castro"

Mundo

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, se declaró hoy esperanzado en que, "algún día, el buen Señor se llevará" a su colega cubano, Fidel Castro.

Bush habló extensamente hoy sobre la situación en Cuba, en particular a la sombra de la delicada salud de Castro, quien se está recuperando de una dolencia intestinal que lo mantiene alejado del poder desde julio de 2006.

"Hay un solo país sin democracia en nuestro vecindario, y es Cuba", dijo el presidente norteamericano durante un acto en el colegio naval de guerra, en Rhode Island.

"Creo firmemente que el pueblo de Cuba debe vivir en una sociedad libre", añadió Bush, según el cual está dentro de "los intereses" de Estados Unidos "que Cuba se haga libre, y en el interés de los cubanos no tener que vivir bajo una anticuada forma de gobierno".

Por ello, continuó, "nosotros vamos a seguir presionando por la libertad en la isla de Cuba".
Luego, despertando las risas de los presentes, el presidente dijo que "un día, el buen Señor se llevará a Fidel Castro".

La cuestión de la desaparición física del presidente cubano, que pareció estar más cerca cuando se conocieron detalles de sus problemas de salud, está en el centro del debate estadounidense sobre el futuro de Cuba, país considerado entre los principales enemigos ideológicos de Washington.

Después de la muerte de Castro, planteó en forma hipotética Bush, Estados Unidos deberá "usar la oportunidad para convocar al mundo para promover la democracia como la alternativa" a la actual forma de gobierno en Cuba.

El presidente norteamericano dijo que, en ese momento, "se verá un interesante debate" entre quienes impulsen primero la "estabilidad" antes que la "democracia" en Cuba tras la muerte de Castro.

La "estabilidad", dijo Bush, "a mi juicio simplemente reforzará a los seguidores del actual régimen".

Luego relató que mantuvo una reunión con el ex presidente checo Vaclav Havel, quien -dijo- "está muy interesado en la actitud de Estados Unidos hacia Cuba".

Havel, uno de los arquitectos de la política checa tras la caída del comunismo, "cree que nosotros debemos promover la libertad antes que la estabilidad" en Cuba, reveló Bush.

La situación en Cuba tras la muerte de Castro está en el centro de los preparativos norteamericanos para lo que allí se llama "transición" cubana y, entre esos preparativos, figuran planes de la marina y la guardia costera para evitar grandes movimientos migratorios.

Dejá tu comentario