2 de agosto 2002 - 00:00

Bush puede ya negociar pactos comerciales por la vía rápida

Bush puede ya negociar pactos comerciales por la vía rápida
Washington (Reuters, EFE, AFP) - El Senado de los Estados Unidos entregó ayer al presidente George W. Bush su mayor victoria legislativa del año, al restituir la autoridad de la Casa Blanca para negociar nuevos pactos comerciales por la «vía rápida» por primera vez desde 1994.

El Senado aprobó por 64 votos a 34 el proyecto de ley de autoridad de promoción comercial, también conocido como vía rápida («fast track»), sólo días después de que recibiera el visto bueno de la Cámara de Representantes por una reñida votación de 215-212 votos.

El proyecto pasa ahora a Bush, quien promulgará rápidamente la ley. Poco antes de la votación, consciente de que ya contaba con los votos suficientes, la Casa Blanca se congratuló por el desenlace. «El presidente está muy agradecido al Senado», se anticipó el portavoz Ari Fleischer.

«El presidente sostiene que la aprobación de la autorización para promover el comercio resultará en más trabajos para los empleados y los ganaderos estadounidenses», agregó.

Se espera que el primer país en valerse de esta herramienta será Chile, que podría cerrar un acuerdo comercial con EE.UU. para fin de año.

El presidente ha presionado por la aprobación de esta iniciativa desde que asumió su cargo, hace 18 meses. La ley es crucial para la ambiciosa agenda comercial de Bush, que prevé concretar una serie de acuerdos de comercio bilaterales y en el hemisferio (ALCA) para fines de su gestión, en enero de 2005. Chile, dijo ayer el presidente Ricardo Lagos, espera ahora lograr un pacto para principios de 2003.

La ley permitirá a Bush negociar acuerdos comerciales que el Congreso tendrá 90 días para aprobar o rechazar en su totalidad, pero no los podrá enmendar por cinco años.

Los partidarios de la vía rápida dicen que sin ella los países no negociarían con seriedad con Estados Unidos por temor a que el Congreso cambie cualequier cláusula con la que estuviera en desacuerdo. Los temas más sensibles suelen resultar los que tienen que ver con temas laborales y ambientales.

La ley sancionada ayer incluye beneficios arancelarios para Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia, además de asistencia económica para los trabajadores estadounidenses desplazados por la competencia del comercio exterior. Tras varios meses de intenso lobby por parte del gobierno, el Senado logró la aprobación de la controvertida medida antes de iniciar hoy su receso legislativo de agosto.

Un bloque

La ley incorpora en un solo bloque legislativo la Autoridad para la Promoción Comercial (TPA), antes conocida como «vía rápida» o «fast track» y la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas (ATPA), que permite a los países andinos la exportación de unos 6.000 productos libres de aranceles.

El complicado proyecto de ley, de unas 300 páginas, renueva un programa de ayudas para unos 200.000 desempleados, además del denominado Sistema Generalizado de Preferencias para los países en vías de desarrollo.

Paralelamente, el Senado concedió al mandatario republicano los fondos que buscaba para el mayor aumento del presupuesto militar en dos décadas y aprobó por amplio margen destinar el año próximo 355.400 millones de dólares al sector de la defensa
.

El presupuesto, ya ley y que aumenta los fondos de defensa en 5.400 millones de dólares, fue aprobado por una votación de 95 a 3 en el cuerpo, de mayoría demócrata, casi sin debate.

«Este es el mayor presupuesto de defensa que el Senado jamás haya considerado», dijo el senador demócrata Daniel Inouye, presidente de la subcomisión de asignaciones del Senado, que elaboró los detalles del proyecto de ley.

Dejá tu comentario

Te puede interesar