Crisis en Colombia: murió un símbolo de las protestas

Mundo

Bogotá - Un estudiante que la semana pasada recibió ocho tiros durante una manifestación contra el Gobierno de Iván Duque en Pereira murió ayer en un hospital de esa ciudad, informó su padre. Se trata de Lucas Villa, de 37 años, quien se convirtió en un símbolo de la ola de protestas que sacude a Colombia desde fines del mes pasado, por lo que su deceso provocó un fuerte impacto.

Al anunciar la muerte cerebral de Villa, el gerente del Hospital Universitario San Jorge, Carlos Restrepo, anticipó que su corazón dejaría de latir en pocas horas. El padre de Lucas, Mauricio Villa, anunció ayer su muerte y aseguró que no escatimará esfuerzos para dignificar su legado.

“Quiero dar a conocer al mundo los pensamientos de Lucas, un romántico que creía que podía cambiar el mundo con una flor. Que la palabra y su poder no podía ser superada por el poder de las armas”, aseguró en Radio Caracol.

Villa, estudiante de la carrera Ciencias del Deporte y la Recreación de la Universidad Tecnológica de Pereira, deportista, profesor de yoga y psicoterapeuta, recibió ocho disparos de bala el 5 de mayo cuando Colombia atravesaba la octava noche consecutiva de una ola de protestas desatada por un proyecto de reforma tributaria. Él se manifestaba pacíficamente cuando fue atacado por desconocidos.

El presidente Duque lamentó la noticia en su cuenta de Twitter. “Acompañamos a la familia Villa con profunda tristeza tras la noticia del fallecimiento de Lucas. Repito lo que conversé con Mauricio, su padre, que sea esta la oportunidad para unirnos y manifestar nuestro rechazo a la violencia. A los responsables todo el peso de la ley”, publicó.

Sin embargo, la actuación de las fuerzas policiales y de hombres de civil que reprimen a los manifestantes es la base de crecientes acusaciones de violaciones de los derechos humanos contra el Gobierno.

Ante la escalada de las protestas y también de hechos de violencia, las autoridades han cambiado parcialmente su enfoque represivo sobre cómo lidiar con la crisis y exploran, por ahora sin éxito, vías de negociación con las cabezas visibles de una revuelta que comenzó como rechazo a una suba generalizada de impuestos y que derivó en una contestación contra el Gobierno.

Duque retiró el proyecto tributario, pero las protestas continuaron con nuevas consignas, y Villa era una de las tantas personas que marchaban pacíficamente ese día contra la violencia institucional Pereira, en la capital del departamento de Risaralda.

De pronto, dos personas vestidas de civil irrumpieron en la concentración y dispararon indiscriminadamente desde una moto contra la multitud. Quienes lograron registrar el momento rápidamente viralizaron las imágenes por las redes sociales. Las fotos mostraban al hombre tendido en el suelo, boca arriba y sangrando.

El padre de Lucas aseguró que hasta el momento no tuvo información sobre posibles responsables de la muerte de su hijo.

“Usted no recibe ocho disparos de forma fortuita”, expresó y pidió celeridad en las investigaciones.

Por su parte, el general Jorge Luis Vargas, director de la Policía, ofreció 100 millones de pesos colombianos (260.000 dólares) para dar con el paradero de los autores del crimen.

Lucas es “símbolo de la manifestación pacífica en colombiana”, dijo el general, informó el medio local El Espectador.

Temas

Dejá tu comentario