8 de abril 2015 - 00:43

Dos barcos de guerra iraníes arribaron a Yemen y crece la tensión

Irán movilizó a un buque caza-torpedos y otro de apoyo.
Irán movilizó a un buque caza-torpedos y otro de apoyo.
Dos naves de guerra iraníes arribaron frente a las costas de Yemen, un país de la Península Arabiga devastado por el conflicto entre los rebeldes chiítas huthi y la coalición militar sunnita que conduce Arabia Saudita.

Un caza-torpedos y una nave de apoyo ingresaron al mar territorial de Yemen como el objetivo de asegurar "los intereses de la República Islámica en el estratégico Golfo de Aden", explicó el comandante de la Marina iraní, Habibollah Sayyari.

Por el Golfo de Aden circulan cargueros y petroleros de todo el mundo y la presencia iraní apunta a compartir las operaciones internacionales contra los piratas que han infectado sus aguas y secuestraron a decenas de barcos mercantiles.

Irán participa desde 2008 de las operaciones internacionales contra los piratas somalíes en línea con la resolución de la ONU.

Pero, esa misión internacional bajo el paraguas de la ONU hoy se encuadra en un contexto distinto, al agravarse la crisis yemenita con los ataques aéreos de la alianza que guían los militares sauditas con el patrocinio de Estados Unidos. Irán reclama que los ataques contra los rebeldes huthi se detengan para favorecer una solución política interna.

Desde el inicio de la ofensiva chiítas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) contabilizó 560 muertos y 1.800 heridos, entre ellos algo más de 70 niños fallecidos, víctimas de los ataques aéreos guiados por los sauditas.

Mientras tanto, continuaron en Aden los enfrentamientos entre los combatientes leales al depuesto presidente Abed Rabbo Mansur Hadi, sostenido por los sauditas, y las fuerzas chiítas aliadas al ex presidente Ali Abdallah Saleh, que durante diez años se han hecho la guerra.

Un cuadro trágicamente caótico, en el que la rama yemenita de Al Qaeda aprovecha para apropiarse del terreno y frente a ese panorama se intensifican los esfuerzos por una vía de salida diplomática.

En un comunicado difundido por Internet, la rama de Al Qaeda en Yemen (AGAP) anunció que ofrece una recompensa de 774 mil dólares por las "cabezas" del líder de los rebeldes chiítas, Abdelmalik Bedrudin Al-Houthi, y del ex presidente Ali Abdullah Saleh, que ahora sostiene a los rebeldes.

Algunos miembros del Consejo de Seguridad de la ONU están haciendo circular una resolución redactada por Jordania en un intento por frenar la escalada militar y suministrar ayuda humanitaria.

Irán, acusado por los sauditas de apoyar a los rebeldes, ha reclamado que Arabia Saudita detenga los ataques aéreos.

El viceministro del Exterior iraní, Morteza Sarmadi, auspicia el inicio inmediato de coloquios entre las facciones yemenitas en una sede neutral.

El consejero presidencial Hamid Abu Talebi, ha sumado el apoyo de Turquía a una coalición tripartida formada también por los países árabes, para buscar una vía pacífica de solución a la guerra civil en Yemen.

El diario ultra conservador iraní Kaylan publicó que "no existe evidencia alguna de una intervención iraní" en Yemen y que en realidad se "fomenta la guerra para jugar la carta sunnita para contrarrestar la influencia iraní en la región, haciendo de Yemen otro terreno de enfrentamiento entre potencias contrapuestas".

"Pero Irán desea la diplomacia para resolver un inútil conflicto", completó el periódico.

La misma posición defendió el ministro del Exterior iraní Javad Zarif durante su visita oficial a Oman, un país sunnita pero tradicionalmente amigo, que ha favorecido las negociacionessobre el programa nuclear con las potencias occidentales, hospedando en secreto los primeros encuentros entre las partes y que ahora, siendo miembro del Consejo de Cooperación del Golfo, no participa de los ataques aéreos en Yemen

Dejá tu comentario

Te puede interesar