Enviados de Guaidó invadieron la embajada de Venezuela en Brasil

Mundo

Funcionarios del autoproclamado presidente venezolano ocuparon por 13 horas la sede en Brasilia. Errático, el gobierno de Bolsonaro primero apoyó la medida y luego medió para poner fin a la toma.

Brasilia - Partidarios del líder opositor venezolano Juan Guaidó abandonaron ayer por la tarde la embajada de Venezuela en Brasilia, que mantuvieron parcialmente ocupada desde la mañana, informó la asesoría de la embajadora designada por el líder opositor en Brasil, María Teresa Belandria.

La ocupación, que según Belandria contó con el apoyo de algunos funcionarios de la embajada, duró más de trece horas y requirió la actuación de la policía brasileña para evitar disturbios a la entrada de la legación entre simpatizantes de Guaidó y defensores del presidente bolivariano Nicolás Maduro.

Belandria dijo en un comunicado que su grupo logró el acceso a la embajada luego de que personal de la misión la llamara para decir que “reconocen” al autoproclamado mandatario y abrieran voluntariamente las puertas.

“Somos diez personas y entramos pacíficamente. Fue la gente de Maduro la que entró violentamente”, señaló por teléfono el oficial del ejército venezolano José Gregorio Basante, quien desertó a Brasil este año.

El encargado de negocios, el chavista Freddy Meregote, envió un audio por las redes sociales pidiendo apoyo “movimientos sociales y partidos políticos” para rechazar el ingreso de los pro-Guaidó.

Las embajadas venezolanas en todo el mundo se convirtieron en puntos álgidos ante los reclamos de Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional y reconocido como presidente por varios países entre ellos EE.UU., Brasil y Argentina, que señala que la reelección de Maduro el año pasado fue fraudulenta.

Una ocupación de manifestantes en la embajada de Venezuela en Washington en mayo resultó en arrestos antes de que el edificio fuera devuelto a los representantes de Guaidó, que son respaldados por la administración de Donald Trump.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, dijo en un mensaje de su cuenta de Twitter que la embajada había sido “invadida por la fuerza al amanecer” y pidió que Brasil respete la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas.

Al referirse al incidente, Bolsonaro repudió “la interferencia de actores externos”, pero sin especificar a quién se refería. Agregó en un mensaje de Twitter que el orden público se mantendría de conformidad con la Convención.

El Gabinete de Seguridad Institucional, dependiente de la Presidencia, aclaró hacia el mediodía que el presidente “nunca tuvo conocimiento y, menos aún, incentivó la invasión de la embajada de Venezuela por partidarios del señor Juan Guaidó”.

“Frente a estos hechos desagradables que están ocurriendo esclarecemos lo siguiente: hay individuos inescrupulosos que quieren generar desorden e inestabilidad”, agregó.

Horas más tarde el diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente, manifestó su respaldo a las personas que ingresaron a la misión diplomática .

“La Embajada venezolana cambió porque funcionarios reconocieron a Guaidó como presidente legítimo”, escribió en Twitter el titular de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara baja.

“Invasión es lo que está ocurriendo ahora con los brasileños izquierdistas que quieren entrometerse en este tema”, concluyó el diputado más votado de Brasil, cuyas opiniones políticas suelen generar roces hasta entre los propios aliados del mandatario.

Dejá tu comentario