Estados Unidos acusó a Chávez de poner en riesgo la democracia

Mundo

Washington (ANSA, AFP, LF) - En una declaración de particular dureza, que se produjo poco después de que Hugo Chávez bombardeara el ALCA y pusiera al borde de la ruptura la relación de su país con México, el gobierno de los Estados Unidos afirmó ayer que la democracia en Venezuela está en «grave peligro».

Así lo señaló el subsecretario de Estado norteamericano para América latina, Thomas Shannon, quien añadió que «durante el último año el asalto sobre las instituciones democráticas en Venezuela ha continuado».

Durante una audiencia del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, el diplomático citó diversos reportes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Conferencia Episcopal venezolana y organizaciones no gubernamentales. Para Shannon, estos informes muestran avances del gobierno sobre la libertad de prensa, la independencia judicial y los derechos humanos.

«Existe un creciente consenso hemisférico e internacional en que la democracia en Venezuela corre un grave peligro»,
indicó. «La administración (Bush) está trabajando multilateralmente, con la OEA, la Unión Europea y el Consejo de Europa, entre otros, para respaldar la sociedad civil venezolana, denunciar los abusos contra la democracia», continuó Shannon, quien había iniciado su gestión en octubre con declaraciones moderadas sobre Chávez.

«También nos estamos acercando bilateralmente a nuestros socios en el hemisferio y en Europa para que hagan lo propio y sensibilizarlos sobre la amenaza que representa para la estabilidad regional la compra de armas por parte del gobierno de Venezuela y su apoyo a movimientos políticos radicales»,
añadió. EE.UU. sospecha de lazos entre el chavismo y la guerrilla colombiana FARC, además de con el líder cocalero boliviano Evo Morales.

Shannon admitió asimismo: «En la propia Venezuela estamos trabajando para preservar el espacio político y cívico para crecientes grupos que se encuentran en riesgo», en una audiencia en la que quedaron en evidencia las
discrepancias entre demócratas y republicanos sobre Chávez. Mientras los representantes oficialistas insistieron en sus relaciones con Cuba e Irán, los congresistas de la oposición atribuyeron el creciente protagonismo del presidente venezolano en la región a «la ausencia de política latinoamericana» por parte de George W. Bush, como señaló Rob Menéndez (Nueva Jersey).

• Desinterés

En tanto, durante un reportaje con BBC Mundo, Shannon manifestó que a la Casa Blanca le gustaría tener una mejor relación con Chávez, pero dijo que el presidente venezolano «no tiene mucho interés» en ello.

En cuanto a la crisis diplomática entre Chávez y el mandatario mexicano,
Vicente Fox, por diferencias sobre Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA), dijo que se trata de un problema bilateral. Sin embargo, advirtió que «cuando México habla a favor del ALCA no habla solo», ya que representaría la opinión de la mayoría de los países americanos.

Sin embargo, Shannon reconoció que el ALCA no puede ser «impuesto» pues se trata de negociaciones entre países libres y democráticos.

Esta fuerte crítica norteamericana se produce en momentos en que arrecia la ofensiva del chavismo contra el «latifundio», basada en un agresivo programa de expropiación de viviendas.

El gobierno venezolano ha intervenido 700.000 hectáreas en lo que va de año y espera ocupar 1,5 millón más en 2006, anunció ayer el presidente del Instituto Nacional de Tierras (INTI),
Richard Vivas.

Dejá tu comentario