Polémica en Europa por la idea de un certificado "libre de covid"

Mundo

Habilitaría a los ciudadanos que se hayan vacunado a volver a la vida prepandemia. Pero la posibilidad de su emisión genera debates por la obligatoriedad y la demora en la campaña de inoculación en la región. Reino Unido dice que es "discriminatorio".

Bruselas - En momentos que la inoculación avanza mucho más lento de lo esperado en Europa, algunos países de la región comenzaron a sopesar la posibilidad de la emisión de un certificado “libre de covid” para poder retornar a su vida habitual.

Dinamarca fue uno de los primeros en confirmarlo. El país otorgará un certificado electrónico de vacunación contra el covid-19 para poder viajar y eventualmente para acceder a encuentros deportivos o culturales y a restaurantes.

Ante el anuncio unas 600 personas salieron a protestas en Copenhague liderados por los “Mén in Blanck Danemark”, un grupo activo en Facebook que desde hace más de un mes organiza encuentros similares, los manifestantes se reunieron frente al Parlamento para defender la “libertad de elección” y denunciar la “coerción” y la “dictadura” del confinamiento parcial vigente a causa de la pandemia.

El primer país en lanzar esta idea fue Grecia y rápidamente tuvo eco en España. En ese sentido, la presidenta de la Comisión Europea (CE, Ursula von der Leyen, cree que sería una “buena idea” contar con certificado mutuamente reconocido a nivel europeo que “facilitara la vida” a los ciudadanos que hayan sido ya vacunados contra el coronavirus, pero cree que es una reflexión con implicaciones jurídicas y políticas que deben discutir primero los Veintisiete.

No obstante, esta idea plantea dudas legales y políticas por la posibilidad de limitar los derechos de las personas que no quieran o no puedan vacunarse, según se expuso durante la cumbre de la UE. Sobre todo, cuando el suministro de las dosis todavía no está confirmado.

Mientras la idea de un certificado covid avalado por todo el bloque es todavía una idea, nada limita que cada país pueda poner sus condiciones.

Como contracara, el Reino Unido, que abandonó la UE, anunció que no introducirá pasaportes para las personas vacunadas contra el coronavirus porque consideró que una medida de ese tenor sería “discriminatoria”.

El ministro de implementación de vacunas, Nadhim Zahawi, anunció la decisión y aclaró que, no obstante, las personas pueden pedirle a su médico un comprobante de vacunación si es necesario para viajar a otros países.

Zahawi, citado por la cadena de noticias CNN, rechazó la idea de introducir un pasaporte de vacunas porque “primero, no sabemos el impacto de las vacunas en la transmisión, y segundo porque sería discriminatorio “, dijo.

“Creo que lo correcto es asegurarse de que las personas se presenten para vacunarse, porque así lo desean, en lugar de que de alguna manera se haga obligatorio mediante un pasaporte u otros”, agregó Zahawi.

Algunos destinos turísticos como las islas Seychelles, Chipre y Rumania ya han eliminado los requisitos de cuarentena para los visitantes que puedan demostrar que están vacunados. Otros, como Islandia y Hungría, se abrieron solo a las personas que se recuperado de la covid-19.

Si otros países requieren algún tipo de prueba, entonces puede preguntarle a su médico de cabecera. Y, por supuesto, eso podrá usarse como prueba de que ha recibido la vacuna. Pero no planeamos tener un pasaporte en el Reino Unido “, insistió el ministro.

Bruselas - En momentos que la inoculación avanza mucho más lento de lo esperado en Europa, algunos países de la región comenzaron a sopesar la posibilidad de la emisión de un certificado “libre de covid” para poder retornar a su vida habitual.

Dinamarca fue uno de los primeros en confirmarlo. El país otorgará un certificado electrónico de vacunación contra el covid-19 para poder viajar y eventualmente para acceder a encuentros deportivos o culturales y a restaurantes.

Ante el anuncio unas 600 personas salieron a protestas en Copenhague liderados por los “Mén in Blanck Danemark”, un grupo activo en Facebook que desde hace más de un mes organiza encuentros similares, los manifestantes se reunieron frente al Parlamento para defender la “libertad de elección” y denunciar la “coerción” y la “dictadura” del confinamiento parcial vigente a causa de la pandemia.

El primer país en lanzar esta idea fue Grecia y rápidamente tuvo eco en España. En ese sentido, la presidenta de la Comisión Europea (CE, Ursula von der Leyen, cree que sería una “buena idea” contar con certificado mutuamente reconocido a nivel europeo que “facilitara la vida” a los ciudadanos que hayan sido ya vacunados contra el coronavirus, pero cree que es una reflexión con implicaciones jurídicas y políticas que deben discutir primero los Veintisiete.

No obstante, esta idea plantea dudas legales y políticas por la posibilidad de limitar los derechos de las personas que no quieran o no puedan vacunarse, según se expuso durante la cumbre de la UE. Sobre todo, cuando el suministro de las dosis todavía no está confirmado.

Mientras la idea de un certificado covid avalado por todo el bloque es todavía una idea, nada limita que cada país pueda poner sus condiciones.

Como contracara, el Reino Unido, que abandonó la UE, anunció que no introducirá pasaportes para las personas vacunadas contra el coronavirus porque consideró que una medida de ese tenor sería “discriminatoria”.

El ministro de implementación de vacunas, Nadhim Zahawi, anunció la decisión y aclaró que, no obstante, las personas pueden pedirle a su médico un comprobante de vacunación si es necesario para viajar a otros países.

Zahawi, citado por la cadena de noticias CNN, rechazó la idea de introducir un pasaporte de vacunas porque “primero, no sabemos el impacto de las vacunas en la transmisión, y segundo porque sería discriminatorio “, dijo.

“Creo que lo correcto es asegurarse de que las personas se presenten para vacunarse, porque así lo desean, en lugar de que de alguna manera se haga obligatorio mediante un pasaporte u otros”, agregó Zahawi.

Algunos destinos turísticos como las islas Seychelles, Chipre y Rumania ya han eliminado los requisitos de cuarentena para los visitantes que puedan demostrar que están vacunados. Otros, como Islandia y Hungría, se abrieron solo a las personas que se recuperado de la covid-19.

Si otros países requieren algún tipo de prueba, entonces puede preguntarle a su médico de cabecera. Y, por supuesto, eso podrá usarse como prueba de que ha recibido la vacuna. Pero no planeamos tener un pasaporte en el Reino Unido “, insistió el ministro.

Bruselas - En momentos que la inoculación avanza mucho más lento de lo esperado en Europa, algunos países de la región comenzaron a sopesar la posibilidad de la emisión de un certificado “libre de covid” para poder retornar a su vida habitual.

Dinamarca fue uno de los primeros en confirmarlo. El país otorgará un certificado electrónico de vacunación contra el covid-19 para poder viajar y eventualmente para acceder a encuentros deportivos o culturales y a restaurantes.

Ante el anuncio unas 600 personas salieron a protestas en Copenhague liderados por los “Mén in Blanck Danemark”, un grupo activo en Facebook que desde hace más de un mes organiza encuentros similares, los manifestantes se reunieron frente al Parlamento para defender la “libertad de elección” y denunciar la “coerción” y la “dictadura” del confinamiento parcial vigente a causa de la pandemia.

El primer país en lanzar esta idea fue Grecia y rápidamente tuvo eco en España. En ese sentido, la presidenta de la Comisión Europea (CE, Ursula von der Leyen, cree que sería una “buena idea” contar con certificado mutuamente reconocido a nivel europeo que “facilitara la vida” a los ciudadanos que hayan sido ya vacunados contra el coronavirus, pero cree que es una reflexión con implicaciones jurídicas y políticas que deben discutir primero los Veintisiete.

No obstante, esta idea plantea dudas legales y políticas por la posibilidad de limitar los derechos de las personas que no quieran o no puedan vacunarse, según se expuso durante la cumbre de la UE. Sobre todo, cuando el suministro de las dosis todavía no está confirmado.

Mientras la idea de un certificado covid avalado por todo el bloque es todavía una idea, nada limita que cada país pueda poner sus condiciones.

Como contracara, el Reino Unido, que abandonó la UE, anunció que no introducirá pasaportes para las personas vacunadas contra el coronavirus porque consideró que una medida de ese tenor sería “discriminatoria”.

El ministro de implementación de vacunas, Nadhim Zahawi, anunció la decisión y aclaró que, no obstante, las personas pueden pedirle a su médico un comprobante de vacunación si es necesario para viajar a otros países.

Zahawi, citado por la cadena de noticias CNN, rechazó la idea de introducir un pasaporte de vacunas porque “primero, no sabemos el impacto de las vacunas en la transmisión, y segundo porque sería discriminatorio “, dijo.

“Creo que lo correcto es asegurarse de que las personas se presenten para vacunarse, porque así lo desean, en lugar de que de alguna manera se haga obligatorio mediante un pasaporte u otros”, agregó Zahawi.

Algunos destinos turísticos como las islas Seychelles, Chipre y Rumania ya han eliminado los requisitos de cuarentena para los visitantes que puedan demostrar que están vacunados. Otros, como Islandia y Hungría, se abrieron solo a las personas que se recuperado de la covid-19.

Si otros países requieren algún tipo de prueba, entonces puede preguntarle a su médico de cabecera. Y, por supuesto, eso podrá usarse como prueba de que ha recibido la vacuna. Pero no planeamos tener un pasaporte en el Reino Unido “, insistió el ministro.

Bruselas - En momentos que la inoculación avanza mucho más lento de lo esperado en Europa, algunos países de la región comenzaron a sopesar la posibilidad de la emisión de un certificado “libre de covid” para poder retornar a su vida habitual.

Dinamarca fue uno de los primeros en confirmarlo. El país otorgará un certificado electrónico de vacunación contra el covid-19 para poder viajar y eventualmente para acceder a encuentros deportivos o culturales y a restaurantes.

Ante el anuncio unas 600 personas salieron a protestas en Copenhague liderados por los “Mén in Blanck Danemark”, un grupo activo en Facebook que desde hace más de un mes organiza encuentros similares, los manifestantes se reunieron frente al Parlamento para defender la “libertad de elección” y denunciar la “coerción” y la “dictadura” del confinamiento parcial vigente a causa de la pandemia.

El primer país en lanzar esta idea fue Grecia y rápidamente tuvo eco en España. En ese sentido, la presidenta de la Comisión Europea (CE, Ursula von der Leyen, cree que sería una “buena idea” contar con certificado mutuamente reconocido a nivel europeo que “facilitara la vida” a los ciudadanos que hayan sido ya vacunados contra el coronavirus, pero cree que es una reflexión con implicaciones jurídicas y políticas que deben discutir primero los Veintisiete.

No obstante, esta idea plantea dudas legales y políticas por la posibilidad de limitar los derechos de las personas que no quieran o no puedan vacunarse, según se expuso durante la cumbre de la UE. Sobre todo, cuando el suministro de las dosis todavía no está confirmado.

Mientras la idea de un certificado covid avalado por todo el bloque es todavía una idea, nada limita que cada país pueda poner sus condiciones.

Como contracara, el Reino Unido, que abandonó la UE, anunció que no introducirá pasaportes para las personas vacunadas contra el coronavirus porque consideró que una medida de ese tenor sería “discriminatoria”.

El ministro de implementación de vacunas, Nadhim Zahawi, anunció la decisión y aclaró que, no obstante, las personas pueden pedirle a su médico un comprobante de vacunación si es necesario para viajar a otros países.

Zahawi, citado por la cadena de noticias CNN, rechazó la idea de introducir un pasaporte de vacunas porque “primero, no sabemos el impacto de las vacunas en la transmisión, y segundo porque sería discriminatorio “, dijo.

“Creo que lo correcto es asegurarse de que las personas se presenten para vacunarse, porque así lo desean, en lugar de que de alguna manera se haga obligatorio mediante un pasaporte u otros”, agregó Zahawi.

Algunos destinos turísticos como las islas Seychelles, Chipre y Rumania ya han eliminado los requisitos de cuarentena para los visitantes que puedan demostrar que están vacunados. Otros, como Islandia y Hungría, se abrieron solo a las personas que se recuperado de la covid-19.

Si otros países requieren algún tipo de prueba, entonces puede preguntarle a su médico de cabecera. Y, por supuesto, eso podrá usarse como prueba de que ha recibido la vacuna. Pero no planeamos tener un pasaporte en el Reino Unido “, insistió el ministro.

Bruselas - En momentos que la inoculación avanza mucho más lento de lo esperado en Europa, algunos países de la región comenzaron a sopesar la posibilidad de la emisión de un certificado “libre de covid” para poder retornar a su vida habitual.

Dinamarca fue uno de los primeros en confirmarlo. El país otorgará un certificado electrónico de vacunación contra el covid-19 para poder viajar y eventualmente para acceder a encuentros deportivos o culturales y a restaurantes.

Ante el anuncio unas 600 personas salieron a protestas en Copenhague liderados por los “Mén in Blanck Danemark”, un grupo activo en Facebook que desde hace más de un mes organiza encuentros similares, los manifestantes se reunieron frente al Parlamento para defender la “libertad de elección” y denunciar la “coerción” y la “dictadura” del confinamiento parcial vigente a causa de la pandemia.

El primer país en lanzar esta idea fue Grecia y rápidamente tuvo eco en España. En ese sentido, la presidenta de la Comisión Europea (CE, Ursula von der Leyen, cree que sería una “buena idea” contar con certificado mutuamente reconocido a nivel europeo que “facilitara la vida” a los ciudadanos que hayan sido ya vacunados contra el coronavirus, pero cree que es una reflexión con implicaciones jurídicas y políticas que deben discutir primero los Veintisiete.

No obstante, esta idea plantea dudas legales y políticas por la posibilidad de limitar los derechos de las personas que no quieran o no puedan vacunarse, según se expuso durante la cumbre de la UE. Sobre todo, cuando el suministro de las dosis todavía no está confirmado.

Mientras la idea de un certificado covid avalado por todo el bloque es todavía una idea, nada limita que cada país pueda poner sus condiciones.

Como contracara, el Reino Unido, que abandonó la UE, anunció que no introducirá pasaportes para las personas vacunadas contra el coronavirus porque consideró que una medida de ese tenor sería “discriminatoria”.

El ministro de implementación de vacunas, Nadhim Zahawi, anunció la decisión y aclaró que, no obstante, las personas pueden pedirle a su médico un comprobante de vacunación si es necesario para viajar a otros países.

Zahawi, citado por la cadena de noticias CNN, rechazó la idea de introducir un pasaporte de vacunas porque “primero, no sabemos el impacto de las vacunas en la transmisión, y segundo porque sería discriminatorio “, dijo.

“Creo que lo correcto es asegurarse de que las personas se presenten para vacunarse, porque así lo desean, en lugar de que de alguna manera se haga obligatorio mediante un pasaporte u otros”, agregó Zahawi.

Algunos destinos turísticos como las islas Seychelles, Chipre y Rumania ya han eliminado los requisitos de cuarentena para los visitantes que puedan demostrar que están vacunados. Otros, como Islandia y Hungría, se abrieron solo a las personas que se recuperado de la covid-19.

Si otros países requieren algún tipo de prueba, entonces puede preguntarle a su médico de cabecera. Y, por supuesto, eso podrá usarse como prueba de que ha recibido la vacuna. Pero no planeamos tener un pasaporte en el Reino Unido “, insistió el ministro.

Dejá tu comentario