Francia: masivas protestas en contra de la estrategia económica de Sarkozy

Mundo

Al menos 1,2 millones de franceses se manifestaron en todo el país contra la estrategia del presidente Nicolas Sarkozy ante la crisis económica, en la segunda huelga general en lo que va del año.

A la protesta convocada por los sindicatos y partidos de izquierda adhirieron 1,2 millones de personas, según la policía, y 3 millones según el principal sindicato, la CGT.

Los sindicatos exigen al presidente francés que abandone sus planes de suprimir empleos en el sector público, que suba los impuestos a quienes tienen mayores ingresos y que aumente el salario mínimo.

Sin embargo, el primer ministro Fransois Fillon, descartó "un nuevo plan de reactivación de la economía", aunque reconoció que los franceses habían expresado "una inquietud muy legítima", en declaraciones a la cadena TF1, consignó la agencia Europa Press.

La movilización, una de las mayores desde la llegada de Sarkozy a la presidencia en mayo de 2007, supera la de la huelga general del 29 de enero pasado, cuando se manifestaron casi un millón de personas, según la policía, y 2,5 millones, según los sindicatos.

Tras la huelga general del 29 de enero, Sarkozy anunció en febrero un paquete de 2.600 millones de euros en favor de las personas de menores ingresos, una medida que los sindicatos consideran insuficiente. El gobierno "tendrá que aceptar volver a discutir con los sindicatos" sobre el empleo, el poder adquisitivo y las políticas públicas, afirmó el líder de la CGT, Bernard Thibault.

Por su parte, la jefa de filas de los socialistas, Martine Aubry, consideró que "es hora de tomar medidas concretas".

La mayor manifestación tuvo lugar en París, donde entre 85.000 y 350.000 personas, según las fuentes, participaron en la marcha junto a los líderes sindicales entre la plaza de la República y la Bastilla.

La movilización también fue importante en otras ciudades como Lyon, Niza, Grenoble y Marsella, entre otras.

La huelga provocó la anulación de uno de cada tres vuelos de partida del segundo aeropuerto de París, Orly, mientras que en el principal, Charles de Gaulle, el 90% de las salidas estaban aseguradas.

El servicio ferroviario sufrió trastornos en toda Francia, aunque el tren de alta velocidad TGV, que une al país con otros de Europa, funcionaba con normalidad y cumplía sus horarios.

Al final de la manifestación en París se produjeron varios incidentes: unas 300 personas fueron detenidas y nueve policías resultaron heridos por proyectiles.

Las protestas de hoy ilustran el creciente descontento de los franceses, que ven cómo el país avanza hacia la recesión.

No obstante, Sarkozy dijo el miércoles a sus ministros que entendía "las preocupaciones de los franceses", pero que no planeaba adoptar nuevas medidas.

Dejá tu comentario