Elecciones legislativas en Francia: virtual empate del oficialismo y la izquierda

Mundo

La alianza Juntos de Macron lograría entre un 25% y un 25,8% de votos, mientras que la Nueva Unión Popular Ecológica y Social (Nupes) cosecharía de 25% a 26,2%, según los institutos de opinión tras el cierre de las urnas, reportó la agencia de noticias AFP.

La primera vuelta de las elecciones legislativas en Francia cerró la votación con un empate en torno al 25% de votos entre el frente de izquierda y la alianza de centro del presidente, Emmanuel Macron, que no tiene asegurada una mayoría parlamentaria, según las primeras estimaciones.

La alianza Juntos de Macron lograría entre un 25% y un 25,8% de votos, mientras que la Nueva Unión Popular Ecológica y Social (Nupes) cosecharía de 25% a 26,2%, según los institutos de opinión tras el cierre de las urnas, reportó la agencia de noticias AFP.

Los comicios son claves para Macron, reelegido por cinco años más el 24 de abril y que necesita una mayoría absoluta para poder aplicar sin problemas su programa de corte liberal, como el retraso de la edad de jubilación de 62 a 65 años.

Pero, por primera vez en 25 años, los principales partidos de izquierda -ecologistas, comunistas, socialistas y Francia Insumisa (izquierda radical)- decidieron concurrir en un frente unido, liderado por Jean-Luc Mélenchon.

La alianza Juntos de Macron lograría entre un 25% y un 25,8% de votos, mientras que la Nueva Unión Popular Ecológica y Social (Nupes) cosecharía de 25% a 26,2%, según los institutos de opinión tras el cierre de las urnas.

El sistema electoral francés es complicado para hacer proyecciones claras de los resultados. Los electores deben escoger al diputado de su circunscripción -577 en total-, mediante una sistema mayoritario uninominal a dos vueltas.

Sin embargo, según los institutos de opinión, tras el balotaje del 19 de junio, las fuerzas que apoyan al presidente lograrían entre 260 y 310 escaños, seguidas de la Nupes (150 a 220). La mayoría absoluta se sitúa en 289 diputados.

La movilización resultó clave para el equilibrio final de fuerzas, máxime cuando los votantes de izquierda radical y de extrema derecha son más proclives a abstenerse. La abstención se situó en poco más de la mitad, según las estimaciones.

Un total de 48 millones de electores eligen 577 diputados en el mismo número de circunscripciones.

Tal como se preveía, la abstención aportó un elemento clave, sobre todo para la izquierda radical y la extrema derecha, cuyos votantes son más proclives a no acudir a las urnas. Más de la mitad de los electores podría abstenerse el domingo, según las encuestas.

Casi dos meses después de su reelección, Macron ve amenazada la gobernabilidad de su segundo mandato con la "tercera vuelta" impulsada por Mélenchon, de 70 años, quien tras quedarse a un paso del balotaje presidencial logró reunir al arco político de izquierda en la Nueva Unión Popular Ecologista y Social (Nupes).

Esta alianza, inédita en 25 años, busca alzarse con la mayoría parlamentaria para erigir a su líder, que no compite en estos comicios, como primer ministro y forzar así una "cohabitación" que impida al oficialismo seguir "con su política injusta y brutal".

Si bien tradicionalmente las elecciones legislativas en Francia son una formalidad para el partido oficialista, que suele aprovechar la racha electoral de las presidenciales para hacerse con la mayoría absoluta en el Parlamento, esta vez los sondeos anuncian una tendencia distinta.

Tras un primer Gobierno marcado por el malestar social, su reciente reelección frente a la aspirante de ultraderecha Marine Le Pen tuvo más que ver con evitar un triunfo de la extrema derecha que con una adhesión a su programa, en medio de un contexto de preocupación por la economía ante el alza de precios vinculada a la guerra en Ucrania.

Aunque en un principio el oficialismo restó importancia a la amenaza de Nupes, los ataques contra el "Chávez galo", como lo tildó días atrás el ministro de Economía, Bruno Le Maire, se multiplicaron en las últimas semanas.

"Nos lo tomamos en serio, porque tanto en los medios como en las encuestas Mélenchon es el único que existe actualmente más allá de la mayoría presidencial", explicó la diputada oficialista Aurore Bergé en diálogo con la cadena pública France 2.

La preocupación se hizo patente tras conocerse los resultados de la primera vuelta de las legislativas para los franceses del extranjero, celebrada el pasado fin de semana, en los que Nupes logró pasar al balotaje frente a Juntos en diez de las 11 circunscripciones, el doble con respecto a 2017.

Si bien el oficialismo encabezó las intenciones de voto en ocho de esos territorios, esta dinámica llevó al líder parlamentario del Movimiento Demócrata -socio de la alianza gubernamental-, Patrick Mignola, a "temer un accidente electoral", consignó el vespertino Le Monde.

Incluso el propio Macron, quien se había mantenido al margen de la campaña y había retrasado su inicio al nombrar su nuevo Gobierno dos días antes de la fecha límite, reanudó los desplazamientos en el terreno para fortalecer a su formación.

Tal como sucedió en la recta final previa a los comicios presidenciales, el jefe de Estado volvió a multiplicar los guiños hacia la izquierda en sus actos, donde se centró en temas predilectos de este electorado -como salud, educación y juventud-, y relegó su agenda liberal, principalmente su polémica reforma previsional, que pospuso a 2023.

Temas

Dejá tu comentario