Francisco no participa de las celebraciones de Año Nuevo por "una dolorosa ciática"

Mundo

El Papa, de 84 años, faltó al último Te Deum del 2020. Su homilía fue leída por el cardenal Giovanni Battista Re. Tampoco participará de una misa dedicada a la Jornada Mundial de la Paz 

El papa Francisco, de 84 años, suspendió este jueves por una "dolorosa ciática" su participación en las celebraciones con las que tenía pensado terminar el año 2020 y empezar el 2021, informó su vocero Matteo Bruni.

El pontífice argentino, que está afectado por una "dolorosa ciática" que le reduce la capacidad de desplazamiento, canceló su presencia en las Primeras Vísperas y el Te Deum "en acción de gracias del año que concluye", con la que este jueves tenía pensado despedir el año en la Basílica de San Pedro.

Según informó Bruni en un comunicado, el dolor que aqueja a Jorge Bergoglio lo obligó además a suspender su participación en la Misa dedicada a la Jornada Mundial de la Paz con la que mañana, desde las 10 de Roma (6 de Argentina), tenía previsto inaugurar el calendario de celebraciones de 2021.

1.jpg
Ausente: Francisco no estuvo en el último Te Deum del año. Su lugar fue ocupado por el cardenal Giovanni Battista Re.

Ausente: Francisco no estuvo en el último Te Deum del año. Su lugar fue ocupado por el cardenal Giovanni Battista Re.

Francisco reveló sus problemas en la ciática durante la conferencia de prensa de regreso de su primer viaje fuera de Italia como Papa, a Brasil en julio de 2013.

"Lo peor que me pasó, discúlpenme, fue un ataque de ciática, en serio!, que tuve el primer mes. Porque estaba sentado en un sillón para hacer entrevistas y me dolió", planteó el pontífice a menos de cuatro meses de ser entronizado sobre el problema de salud que arrastra desde su época de arzobispo porteño.

"¡La ciática es muy dolorosa, muy dolorosa! ¡No se la deseo a nadie!", agregó entonces.

Luego, en agosto de 2017, el Vaticano informó que el Papa se sometió a un tratamiento, que incluyó masajes e inyecciones dos veces por semana para aliviar el dolor en las piernas producto de la ciática.

De todos modos, planteó Bruni, el Papa sí recitará el Ángelus previsto para el mediodía de mañana desde la Biblioteca Privada del Palacio Apostólico, donde encabeza las celebraciones durante la fase aguda de la pandemia de coronavirus para evitar aglomeraciones de personas en la Plaza San Pedro, lugar habitual de sus catequesis.

La celebración de este jueves fue encabezada por el cardenal Giovanni Battista Re, decano del Colegio Cardenalicio, mientras que mañana será el secretario de Estado del Vaticano, el purpurado Pietro Parolin quien celebrará la misa.

Durante su homilía, Re destacó el trabajo del personal sanitario y de las fuerzas de seguridad de Roma durante la pandemia, con la alcaldesa de la capital italiana, Virginia Raggi, presente en la celebración en la Basílica de San Pedro.

Este año, el Papa ya se había visto obligado a suspender su presencia en los tradicionales ejercicios habituales de inicios de marzo en la localidad de Ariccia a causa de un resfrío que lo mantuvo dentro del Vaticano. A fines de febrero, debió cancelar audiencias privadas tres días segidos a causa de un resfrío.

En más de siete años como Papa, son sin embargo contadas las ocasiones en las que Francisco debió cancelar eventos por motivos de salud. En junio de 2014, por ejemplo, el Papa había suspendido por una "indisposición" su participación en una visita a enfermos del hospital Policlínico Gemelli de Roma.

Dejá tu comentario