India: más violencia en protestas de empleados de multinacional Honda

Mundo

Centenares de trabajadores del fabricante de automóviles japonés Honda volvieron hoy a protagonizar violentas protestas en Gurgaon, en el estado indio de Haryana, un día después de que casi mil manifestantes resultasen heridos en enfrentamientos con la policía.

Este lunes, una manifestación de los empleados de Honda Motorcycle and Scooter India (HMSI) acabó con 550 personas en el hospital después de que fuese duramente contestada con palos por la policía de Haryana, según los medios locales.

Sin embargo, los responsables del hospital civil de Gurgaon, una localidad industrial a las afueras de Nueva Delhi, aseguraron que están ingresados sólo 29 manifestantes, mientras el ministro del Interior, Shivraj Patil, cifró en 92 los lesionados.

Una mujer aseguró que su hermano había "desaparecido" del centro médico y exigió explicaciones a la policía, lo que antecedió nuevos incidentes pues los familiares aseguraban que sus parientes habían sido detenidos por la policía de forma ilegal.

Los empleados de Honda y los familiares de los heridos apedrearon hoy a la policía, que utilizó gases lacrimógenos y mangueras de agua para dispersar a la multitud congregada ante el hospital civil de Gurgaon.

La zona antigua de esta ciudad quedó paralizada por las nuevas manifestaciones, en la que se ha producido algunos heridos, y la policía bloqueó muchas calles, mientras las tiendas se cerraron a pocas horas de abrirse, ante el temor de nuevos incidentes violentos.

Los trabajadores de Honda protestan por los despidos de cuatro empleados, hace seis meses, y la suspensión de cerca de mil trabajadores a causa de las críticas originadas por la primera represalia.

El primer ministro indio, Manmohan Singh, ha expresado su "sincera angustia y preocupación" por la actuación de la policía y ha pedido al jefe del Gobierno de Haryana, Bhupinder Singh Hooda, que investigue el incidente y tome medidas contra los responsables de la violencia.

Hooda, que ha anunciado una investigación sobre lo ocurrido, fue duramente criticado por sus aliados de los partidos de izquierda y las fuerzas de la oposición a causa de la actuación contundente de la policía para reprimir las manifestaciones.

El Bharatiya Janata Party (BJP), que encabeza la oposición, ha reclamado la dimisión de Hooda por haber fracasado en controlar las actuaciones "brutales" de la policía durante las protestas de este lunes.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (NHRC) ha exigido una explicación a Hooda y le ha preguntado si las medidas adoptadas por la policía en ese incidente eran justificadas.

Lal Krishna Advani, líder de la oposición, también manifestó su preocupación por la "brutalidad" de la policía de Haryana y exigió la intervención del Gobierno central en el asunto.

Los incidentes motivaron además un fuerte debate en el Parlamento indio, que celebró hoy la segunda jornada de su sesión del monzón, donde varios diputados criticaron a la policía y la administración de Hooda.

La opositora Alianza Nacional Democrática (NDA), así como diputados de partidos regionales y de la Frente Izquierda, aliada al Gobierno, abandonaron la sesión para protestar por estos hechos.

La empresa HMSI, cuya matriz está en Japón, ha rechazado cambiar su decisión de suspender a varios empleados antes de que se acabe la investigación contra ellos.

El embajador de Japón en Nueva Delhi, Y Enoki, reconoció hoy que este suceso puede tener consecuencias negativas para la imagen de la India y también para la multinacional japonesa, aunque rechazó intervenir en este caso.

Los trabajadores de Honda protestan contra la dirección de la empresa, después de cuatro de sus colegas fueran despedidos hace seis meses por quejarse de un directivo que pegó a un trabajador.

Posteriormente, unos 50 empleados que protestaron contra esa medida también fueron despedidos y, en los últimos meses, otros mil empleados han sido suspendidos.

Dejá tu comentario