Irak: hieren de gravedad a famoso periodista de EEUU

Mundo

Bagdad y Nueva York (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - El conductor del noticiero vespertino de la cadena ABC, Bob Woodruff, y su camarógrafo Doug Vogt fueron heridos ayer de gravedad en un atentado en Taji, 30 kilómetros al norte de Bagdad.

Este hecho devolvió al primer plano la discusión sobre la estrategia para Irak de la Casa Blanca, a dos días del esperado discurso «sobre el estado de la Unión» del presidente George W. Bush.

«Los próximos días serán críticos», dijo el presidente de ABC News, David Westin, sobre el estado de los periodistas.

Woodruff y Vogt se encontraban en un vehículo de combate norteamericano pero decidieron hacer un alto para filmar, tras lo cual subieron a un blindado iraquí a fin de entrevistar a militares locales, momento en que se produjo un enfrentamiento armado.

• Heridas en las cabezas

Los dos periodistas presentan heridas por la explosión de un artefacto de elaboración casera y por disparos de ametralladora en sus cabezas, por lo que los chalecos antibalas que usaban no les fueron de gran utilidad. También estaban provistos de cascos y anteojos protectores, dijo ABC. Vogt también quedó con un hombro fracturado.

Los heridos fueron trasladados a la zona verde de Bagdad y de allí a un hospital estadounidense en Balad, ubicado a 20 minutos de la capital iraquí, donde fueron operados.

«Están siendo atendidos por muy buenos doctores, los mejores que tenemos», aseguró la corresponsal de la cadena en la Casa Blanca,
Martha Raddatz.

«Hemos sido informados por el ejército estadounidense y por nuestro productor en el lugar de que Bob y Doug salieron del quirófano y que se encuentran estables», dijo Westin en un comunicado.

El área de Taji es considerada muy peligrosa porque allí se encuentran los depósitos de municiones que pertenecían al gobierno de
Saddam Hussein y que, según las autoridades de ocupación, fueron saqueados por la resistencia terrorista.

«Admiro a Bob por haber ido con los iraquíes», dijo una colega de CBS,
Lara Logan, quien destacó que las tropas locales son blanco frecuente de emboscadas de los grupos que resisten la ocupación del país.

En tanto, en Bagdad y Kirkuk se produjeron los primeros atentados del año contra iglesias cristianas, que mataron a cuatro personas e hirieron a otras 17
.

En Kirkuk, 250 kilómetros al norte de la capital, cuatro individuos perdieron la vida y otros 11 resultaron heridos en dos explosiones en inmediaciones de una iglesia católica y otra ortodoxa, informó la policía local.

• Coche bomba

En Bagdad, seis personas resultaron heridas tras la explosión de un coche bomba en cercanías de cuatro iglesias -entre ellas una católica y otra anglicana- en el centro de la ciudad, en un barrio de Karrada, donde se encuentra la nunciatura.

«Tenemos miedo, son los primeros ataques contra iglesias cristianas desde las elecciones de diciembre»,
dijo a la agencia vaticana «AsiaNews» el patriarca caldeo de Bagdad, Emmanuel Delly.

Los ataques de ayer fueron lanzados casi al mismo tiempo, en el momento en que los feligreses salían de las celebraciones religiosas.

En tanto, ayer hubo otro ataque importante. Al amanecer, 11 personas murieron en un atentado contra una tienda que vendía caramelos en el pueblo de Iskindiriya, al sur de Bagdad.

Pese a este rebrote de la violencia, se espera que el discurso del martes de Bush ante el Congreso enfatice su visión optimista sobre Irak y la economía estadounidense, lo que sería visto como una estrategia destinada a ayudar a los republicanos a obtener una victoria en las elecciones de noviembre y reforzar su propia imagen, debilitada en el último tiempo.

Dejá tu comentario