29 de marzo 2007 - 00:00

Irán mostró rehenes y se disparó petróleo

No deja de escalar la crisis abierta entre Irán y el Reino Unido por la captura de 15 marinos británicos. La perspectiva de un choque armado, evocada el martes por Tony Blair, parece improbable, pero preocupa que el juego político en torno del caso implique apuestas cada vez mayores. Esto se reflejó ayer en el precio del petróleo, que alcanzó su valor más alto en seis meses. La exhibición de los cautivos en la TV iraní, y la "confesión" de la única mujer del grupo acerca de una supuesta violación de la soberanía marítima de Irán como hecho que disparó el conflicto, hacen temer a Londres que sus militares estén sufriendo presiones. Pero, al menos, parece esbozarse una salida: satisfecho con la admisión de culpa, Teherán anunció que liberará a la mujer.

La TV deIrán mostróayer a losinfantes demarinabritánicosquemantieneen cautiverio.A laderecha,FayeTurney,quienadmitióque elgrupopenetró enaguas deese país.Londresdenuncióque fue«coaccionada».
La TV de Irán mostró ayer a los infantes de marina británicos que mantiene en cautiverio. A la derecha, Faye Turney, quien admitió que el grupo penetró en aguas de ese país. Londres denunció que fue «coaccionada ».
Londres y Teherán (AFP, Reuters, EFE, ANSA) - La tensión se agravó ayer entre el Reino Unido e Irán por la captura de 15 soldados británicos por fuerzas de Teherán en el Golfo Pérsico, después de que la República Islámica difundiera en la TV oficial imágenes de los cautivos y una polémica carta en la que la única mujer del grupo admite la violación de aguas iraníes.

Gran Bretaña, que horas antes había anunciado la suspensión de los contactos diplomáticos con Irán hasta el retorno de sus infantes de marina, denunció que la mujer fue coaccionada y reiteró que el incidente se produjo en aguas iraquíes, donde la patrulla tenía derecho a navegar.

  • Protesta

  • Con la cabeza parcialmente cubierta con un velo negro, la única mujer del grupo de militares capturados el viernes, Faye Turney, de 26 años, admitió en las imágenes que la embarcación «había penetrado» en aguas iraníes. Además la República Islámica reveló que sus investigaciones prueban la presencia de los marinos en sus aguas en el momento de su detención.

    Gran Bretaña se apresuró a protestar por la difusión de las imágenes, que calificó de «completamente inaceptables», y su canciller, Margaret Beckett, dijo estar preocupada por los indicios que apuntan a una posible «coacción» de las autoridades iraníes contra la mujer.

    La televisión oficial «Alalam», que no informó de la fecha ni el lugar en que fueron grabadas las imágenes, mostró asimismo un primer plano de una carta en inglés que, según el canal, habría escrito la joven militar a su familia y en la que describía a la gente como «amable y hospitalaria»

    Simultáneamente, un responsable iraní revelaba a la agencia «IRNA» las conclusiones de las pesquisas realizadas por su gobierno.

    «La primera etapa de las investigaciones técnicas sobre el lugar del arresto de los marinos británicos concluyó y los resultados demuestran que estos militares fueron detenidos en aguas iraníes», declaró este responsable bajo el anonimato. Exhibiendo mapas y datos obtenidos vía satélite, el Ministerio de Defensa británico insistió en que sus marinos habían sido aprehendidos en aguas territoriales iraquíes, a más de 3 kilómetros de distancia de las de Irán.

  • Agitación

    El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores iraní, Mohamad Ali Hosseini, anunció la liberación de Faye Turney dentro de «uno o dos días».

    La de ayer fue una jornada de gran agitación diplomática desde que, por la mañana, la canciller británica anunciase en la Cámara de los Comunes la suspensión de los contactos bilaterales hasta que se resuelva la crisis, y el primer ministro, Tony Blair, pidiera «el aislamiento» de la República Islámica.

    Concretamente, este congelamiento de las relaciones traerá consigo la suspensión de las visitas oficiales y de la concesión de visados a funcionarios iraníes, según un portavoz del Foreign Office.

    Ya va siendo hora de « aumentar la presión internacional y diplomática» sobre Irán para mostrar «el aislamiento total» de ese país, insistió Blair ante el Parlamento, tras recibir el «apoyo total» del presidente estadounidense George W. Bush.

    Teherán restó importancia al anuncio.

    La canciller alemana, Angela Merkel, cuyo país preside la Unión Europea, exigió también la liberación de los marinos y consideró «inaceptable que 15 soldados británicos sean arrestados y encarcelados en Irán». De similar manera se expresó la OTAN.

    La tensión, agravada por los ejercicios navales realizados en la víspera por fuerzas de EE.UU. frente a la costa iraní, empujó ayer al alza el precio del petróleo. Con respecto a esas maniobras, Irán dijo que se trató sólo de «propaganda psicológica» y Washington afirmó que no se busca una escalada.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar