Irán ejecuta al espía que delató la ubicación de Soleimani a EEUU

Mundo

Mahmyd Musaví-Majd fue vincualdo a la CIA y el Mossad por la justicia de Irán, que decidió condenarlo a muerte. El líder de la Guardia Revolucionaria fue asesinado en Bagdad en enero.

La justicia de Irán condenó a muerte a un ciudadano acusado de espiar para los servicios de inteligencia de Estados Unidos e Israel y de facilitar la ubicación del general Qasem Soleimani, que fue asesinado por un bombardeo estadounidenses en Bagdad a principios de enero.

Un vocero judicial iraní confirmó la condena contra este sospechoso, identificado como Mahmyd Musaví-Majd y vinculado por la República Islámica a la CIA y el Mossad, según la agencia de noticias Tasnim. Irán asegura que este hombre intercambió información por dinero.

El portavoz aseguró que la sentencia ya fue ratificada por dos tribunales, por lo que se ejecutará "pronto", sin entrar en más detalles sobre cuándo podría producirse la ejecución.

El anuncio sorprendió a los observadores, destacó el diario español El País, ya que "el nombre de Musaví-Majd era hasta hoy totalmente desconocido entre quienes siguen de cerca Irán". El vocero judicial tampoco brindó información sobre quién es y si era un miembro de la Guardia Revolucionaria, ya que solo personas del entorno de Qasem Soleimani sabían de sus movimientos, debido a que era considerado un blanco de ataques de enemigos de Irán.

“Me resulta llamativo que una noticia de ese calibre no haya sido explotada por el régimen. Si de verdad fuera un espía tan importante, lo hubieran exhibido en la televisión confesando. Ni siquiera informaron cuándo fue detenido, juzgado y condenado”, señaló un analista iraní.

Qasem Soleimani, jefe de la Fuerza Al Quds de la Guardia Revolucionaria, fue víctima de un ataque con drones perpetrado por Estados Unidos en el aeropuerto de Bagdad el 3 de enero. El incidente llevó a Irán días más tarde a atacar varias bases militares también en territorio iraquí y terminó con el derribo de un avión ucraniano de pasajeros.

Dejá tu comentario