Violencia electoral en Brasil: un seguidor de Lula mató a cuchillazos a un bolsonarista

Mundo

Ocurrió durante una pelea en un bar de Río do Sul. El agresor está prófugo. La víctima vestía una remera alusiva al presidente Jair Bolsonaro.

La violenta campaña electoral en Brasil sumó este martes un tercer muerto luego de que un seguidor del expresidente y favorito en los comicios del domingo, el izquierdista Lula da Silva, asesinara a un simpatizante del actual mandatario, el ultraconservador Jair Bolsonaro, en el estado sureño de Santa Catarina.

El agresor, cuya identidad no fue revelada por la policía, acuchilló al bolsonarista Hildor Henker, de 34 años, tras una discusión iniciada en un bar del municipio Río do Sul, informó hoy la prensa.

La pelea ocurrió el sábado cuando Enker resultó gravemente herido hasta fallecer el domingo en un hospital.

La policía catarinense aún no pudo dar hasta este martes con el paradero del sospechoso, quien según vecinos del lugar tiene 38 años.

Fuentes policiales dijeron que la víctima vestía una casaca alusiva a la candidatura de Jair Bolsonaro y que los investigadores trabajan con la hipótesis de que se trata de un crimen motivado por razones políticas.

El caso ocurre en un clima de polarización política observado en prácticamente todo el país ante el cual el Tribunal Superior Electoral (TSE) prohibió que los ciudadanos ingresen con armas a las salas de votación el próximo domingo.

Por otra parte el TSE determinó que sean suprimidos parcialmente decretos presidenciales por los cuales fue flexibilizada la venta de armas y proyectiles.

La violencia política en Brasil se cobró ya la vida de dos simpatizantes del candidato del Partido de los Trabajadores, Lula da Silva. En ambos casos los agresores eran seguidores del presidente Jair Bolsonaro.

Además, la Policía Federal alertó sobre el riesgo de vida que corre el expresidente de Brasil y aconsejó una custodia de 50 agentes. Lula da Silva usa desde hace meses un chaleco antibalas en sus actos, tras una agresión a sus seguidores durante un acto en Río de Janeiro.

Dejá tu comentario