Líder de la oposición al plan Bush visitó Irak

Mundo

Bagdad, (Reuters) - La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, llegó ayer a Bagdad para ver por sí misma la situación en el país y cómo va una guerra a la que se ha opuesto, al igual que al plan del presidente George W. Bush de aumentar el número de soldados.

La oficina del primer ministro iraquí, el chiíta Nuri al Maliki, dijo que aseguró a la demócrata Pelosi que sus fuerzas tomarán el control de manos de las tropas de Estados Unidos lo antes posible y pidió una aceleración de su formación y más equipamiento militar.

Un responsable de la embajada de Estados Unidos dijo que Pelosi, la primera mujer que preside la Cámara de Representantes, estaba en Irak formando parte de una delegación del Congreso para celebrar unas reuniones entre responsables iraquíes y estadounidenses.

Pelosi dijo tras reunirse con Maliki: "Salimos con una mayor comprensión del punto de vista del otro".

También dijo que la delegación quería demostrar a las tropas norteamericanas en Irak "el aprecio del pueblo estadounidense por lo que están haciendo (...) aplaudir su patriotismo, el sacrificio que están deseando hacer".

Pelosi ya ha dicho que el Congreso, controlado por los demócratas, votará contra la nueva estrategia de Bush, pero no tratará de bloquear la búsqueda de financiación para un incremento del número de soldados.

Alrededor de 66 soldados de Estados Unidos han muerto este mes, con lo que la cifra de militares fallecidos en Irak desde marzo del 2003 ha ascendido a 3.067. Muchos de los críticos de Bush en Washington temen que enviar más soldados simplemente dé más objetivos a los extremistas.

Bush ha dicho que Estados Unidos no debe marcharse de Irak ahora, ya que dejaría a los iraquíes sometidos a más violencia sectaria y permitiría a Al Qaeda operar desde Irak con impunidad.

Pelosi, que fue clave para obtener el control demócrata del Congreso, ha ayudado a liderar la oposición en Washington a la estrategia revisada de Bush en Irak, que prevé enviar 21.500 soldados más para ayudar a mitigar la violencia sectaria, especialmente en Bagdad.

La presidenta de la Cámara baja acusó a Bush de jugar a la política con las vidas de soldados y dijo después de su discurso sobre el Estado de la Unión esta semana que el presidente ignoró las preocupaciones del público estadounidense sobre su impopular guerra.


Los demócratas están presionando para que haya una retirada escalonada de Irak. Las encuestas de opinión muestran que los estadounidenses se oponen al plan de Bush.

Dejá tu comentario