México desaloja un campamento de migrantes en la frontera con Estados Unidos

Mundo

Se trata de 400 personas que llevaban más de un año en Tijuana, esperando cruzar hacia el norte. Fueron distribuidos en tres albergues locales.

Cientos de migrantes, que vivieron por más de un año en precarias condiciones en un campamento improvisado en el norte de México, a unos pasos de Estados Unidos, fueron desalojados el domingo, dijeron autoridades.

Los cerca de 400 migrantes, en su mayoría centroamericanos y mexicanos, fueron trasladados en micros a tres albergues en distintos puntos de la fronteriza Tijuana, donde podrán permanecer "por tiempo indefinido", dijo mientras concluía el operativo, la alcaldesa de la ciudad, Montserrat Caballero.

"Tienen tres opciones: la primera es si quieren permanecer en Tijuana los vamos a ayudar porque ya son tijuanenses, si quieren regresar a sus lugares de origen vamos a pagar los traslados y si quieren esperar el 'sueño americano' también los vamos a apoyar a que esperen", precisó.

https://twitter.com/DanielAndradeTV/status/1490385100566978569

En videos compartidos en redes sociales se observó un operativo con decenas de efectivos de seguridad, incluyendo a uniformados de la militarizada Guardia Nacional, mientras familias con niños pequeños tomaban sus pertenencias y salían del campamento cercado con mallas metálicas.

La alcaldesa aseguró que ninguno de los efectivos estaba armado y que incluso "la gente tomó sus cosas y comenzó a subir por su voluntad a los camiones (buses)" porque habían sido notificados previamente de que serían trasladados a otro lugar.

Al respecto, una migrante guatemalteca quien prefirió no identificarse por miedo a represalias dijo a Reuters que, días antes del operativo, los policías que vigilaban la zona ya no les permitieron quedarse en el campamento conocido como "El Chaparral": "Algunos tuvimos que dormir en la calle", confesó.

"Dicen que no nos están echando a la fuerza pero si no nos vamos, nos amenazan con deportarnos", agregó la mujer, quien llegó a Tijuana el año pasado junto con sus dos hijos.

Cada año, miles de centroamericanos huyen de la violencia y pobreza en casa y emprenden un largo y peligroso viaje rumbo a Estados Unidos en busca de un mejor futuro. El constante arribo de migrantes al norte de México ha provocado saturación en las casas de migrantes.

Dejá tu comentario