Morales no descartó volver para "pacificar" al país

Mundo

La Paz - El expresidente de Bolivia Evo Morales dijo ayer en México, donde está en calidad de asilado, que regresaría para “pacificar” su país si los bolivianos se lo piden, tras el golpe de Estado que lo obligó a renunciar.

Morales ofreció su primera conferencia de prensa desde el exilio, en la que reiteró que con su dimisión buscó detener la violencia que vive Bolivia desde hace semanas cuando comenzaron las manifestaciones contra el resultado de las elecciones del 20 de octubre.

“Si mi pueblo lo pide, estamos dispuestos a volver. Vamos a volver tarde o temprano, mejor lo antes posible para pacificar Bolivia”, dijo y reiteró su llamado a un diálogo nacional en el que podrían participar “países amigos” en una suerte de mediación entre las fuerzas políticas.

“Es importante el diálogo nacional. Sin diálogo nacional estoy viendo que a va a ser difícil parar esta confrontación”, afirmó.

Morales lanzó un llamado a la policía y a las Fuerzas Armadas, que lo presionaron para que presentara su renuncia, a no “usar balas contra el pueblo”. Hasta ayer sumaban ocho los muertos en Bolivia en 23 días de protestas.

Interrogado sobre si el gobierno estadounidense podría estar detrás del golpe de Estado, respondió que no tiene “información”. “Pero sí nos imaginamos que seguramente (Estados Unidos) son los que aportan conceptos y estrategias”, subrayó.

Morales arremetió, además, contra la Organización de Estados Americanos (OEA), a la que acusó de “servir al imperialismo” y de “tomar una posición política y no técnica” en el proceso electoral. El organismo revisó los resultados y pidió una repetición de los comicios, a lo que Morales el domingo accedió.

“Ahora me doy cuenta que la OEA no está al servicio de los pueblos latinoamericanos ni de los movimientos sociales, sino al servicio del imperio norteamericano”, señaló.

Sobre la proclamación de Jeanine Áñez como presidenta interina, Morales dijo que es la confirmación del “golpe” en su contra y que fue un acto fuera de la legalidad, pues no se realizó la sesión en la que el Legislativo debía aceptar su renuncia según la Constitución.

El exlíder cocalero estimó que la continuidad de su gobierno “hubiera sido muy importante para el desarrollo de su país”, a pesar de que sus adversarios lo acusaron de “pretender eternizarse en el poder”.

“Bolivia tiene estabilidad por la continuidad y el pueblo así lo entendió, por eso ganamos en la primera vuelta”, dijo.

Dejá tu comentario