Obama promete evitar que Irán fabrique la bomba nuclear

Mundo

El presidente estadounidense, Barack Obama, prometió hoy en Israel que hará "todo lo necesario" para que Irán no tenga armas nucleares y reafirmó la "alianza eterna" entre su país y el Estado judío, al inicio de su primera visita a Medio Oriente desde su llegada a la Casa Blanca.

"Haremos todo lo posible para evitar que Irán obtenga las peores armas de mundo", dijo Obama en Jerusalén en una conferencia de prensa con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en la que pareció tratar de dejar atrás las fuertes diferencias públicas que mantuvo con el premier durante su primer mandato.

Horas después de su arribo a Israel, Obama recordó que la Casa Blanca "prefiere resolver esto (la cuestión nuclear iraní) diplomáticamente y que aún hay tiempo para hacerlo", pero al mismo tiempo concedió que "cada país debe tomar sus propias decisiones sobre Irán", informó la cadena de noticias CNN.

A su lado, Netanyahu agradeció las palabras de su invitado: "Aprecio el hecho de que el presidente haya reafirmado, más que ningún otro presidente, el derecho y el deber de Israel de defenderse a sí mismo ante cualquier amenaza".

Otro de los temas que acercó a los dos mandatarios fue el conflicto interno sirio, que ya lleva dos años y que esta semana, según denuncias cruzadas del gobierno en Damasco y de la oposición, podría haber escalado nuevamente con el lanzamiento de presuntos ataques químicos.

Obama no confirmó las denuncias de la oposición siria -a la que calificó de aliada y legítima-, pero sí declaró ser "profundamente escéptico" frente a las acusaciones del gobierno del presidente Bashar al Asad.

"Sabemos que el gobierno sirio tiene la capacidad de lanzar ataques con armas químicas y sabemos que hay personas dentro del gobierno que han manifestado su voluntad de usar armas químicas si fuera necesario para defenderse", destacó.

El presidente estadounidense adelantó que de confirmarse que el Ejército sirio usó armas químicas en un presunto ataque con cohetes cometido ayer en el norte de Siria, su política de no intervención directa en el país árabe podría cambiar. Es "una línea roja" para la Casa Blanca, reiteró.

Mientras tanto, el mandatario descartó que Estados Unidos vaya a responder unilateralmente al conflicto interno sirio y volvió a defender la vía multilateral, en un momento en que Francia y Reino Unido presionan para levantar el embargo de armas europeo para suministrar armamentos a la oposición siria.

"Es un problema mundial, no de Estados Unidos, cuando decenas de miles de personas son masacradas, incluyendo mujeres y niños inocentes", explicó.

El tercer gran tema de la conferencia de prensa con Netanyahu fue el proceso de paz con la Autoridad Palestina, que está congelado desde hace cuatro años.

El premier israelí sólo dedicó algunas pocas frases, pero reiteró su apoyo a "la solución de dos Estados". "Estamos totalmente comprometidos con la paz", afirmó.

Obama también fue escueto en sus palabras sobre el proceso y prometió explayarse sobre el tema este jueves, cuando visite al presidente y al primer ministro palestinos, Mahmud Abás y Salem Fayyad, en la ciudad de Ramala, la sede del gobierno en Cisjordania.

El mandatario aseguró que sólo se alcanzará una paz duradera cuando haya un Estado palestino soberano y un Estado judío con su seguridad garantizada".

En cuanto a la postura que adoptó durante su primer gobierno, que le valió choques con el gobierno israelí y generó esperanzas entre algunos sectores palestinos, Obama reconoció que podría haber sido más "hábil" a veces, pero que el conflicto palestino-israelí es "un problema muy difícil" de resolver.

Por eso, explicó, no viajó para "hacer grandes anuncios", sino para escuchar a las dos partes y "comprender mejor" el conflicto.

Más temprano, apenas llegado al aeropuerto Ben Gurión de Tel Aviv, Obama reafirmó la "alianza eterna" e "inquebrantable" entre Estados Unidos e Israel.

El mandatario fue recibido en el aeropuerto por Netanyahu y por su par israelí, Shimon Peres, con quien más tarde se reunió en su residencia privada.

"Gracias. Gracias por apoyar a Israel en este tiempo de histórico cambio en Oriente Medio, por afirmar inequívocamente el derecho de Israel a defenderse ante cualquier amenaza y por defender ese derecho en Naciones Unidas", dijo Netanyahu en la recepción a Obama en el aeropuerto.

Netanyahu ensalzó la "irrompible alianza entre nuestras dos naciones" que es "más necesaria que nunca" en un Medio Oriente "inestable" como "clave para conseguir una paz segura y estable".

Tras escuchar los himnos de Estados Unidos e Israel junto a Peres y Netanyahu, Obama pasó revista a una guardia de honor formada por fuerzas de tierra, mar y aire.

Sin moverse del aeropuerto, Obama tuvo la oportunidad de ver de cerca una de las baterías de la Cúpula de Hierro -el sistema antimisiles subvencionado por Washington- trasladada ex profeso al lugar para la ocasión.

Obama se trasladó luego en helicóptero a Jerusalén para asistir a una recepción en la residencia de Peres, con quien plantó un árbol traído de la Casa Blanca y escuchó a un grupo de niños que le dieron la bienvenida cantando en hebreo, árabe e inglés. La gira de Obama por la región terminará el viernes con una visita a Jordania.

Dejá tu comentario