Prodi gana en el Senado una votación clave para su continuidad

Mundo

El gobierno italiano superó hoy el riesgo de una crisis al aceptar el Senado aceptó una moción de la mayoría de centroizquierda que aprobó la conducta del Ejecutivo, que el viernes último exoneró al responsable de la Policía Financiera, general Roberto Speciale.

En el Senado, el ministro de Economía, Tommaso Padoa-Schioppa, negó presiones políticas y defendió la conducta del gobierno en relación con el responsable de ese cuerpo militar.

Según el ministro, Speciale, comandante de la policía tributaria, demostró una total falta "de comunicación y transparencia" con el gobierno y también tuvo una actitud "reticente".

El orden del día fue aprobado hoy sin que los partidos de la opositora Casa de las Libertades (CDL) expresasen su voto.

Sólo la primera parte de la moción de la mayoría, la que expresa reconocimiento por la acción del gobierno, fue votada por la asamblea de la Cámara Alta.

Al término de una encendida discusión, el presidente del Senado consideró superada la segunda parte que expresaba "aprecio al papel que juega la Guardia de Finanzas".

Padoa-Schioppa, por el Ejecutivo, habló del caso del viceministro de Economía, Vincenzo Visco, acusado de presionar al responsable de la policía tributaria en 2006 para trasladar a cuatro militares que investigaban la fallida compra de la Banca Nazionale del Lavoro de parte de la aseguradora Unipol, definida como cercana a los Demócratas de Izquierda (DS, el principal partido de la mayoría de gobierno).

El ministro también acusó al comandante de la policía financiera de modificar las reglas, en particular, para los nombramientos en ese cuerpo, sosteniendo que el oficial permitió la fuga de documentos judiciales que publicó la prensa.

Padoa-Schioppa sostuvo, además, que el viceministro Visco nunca impuso nada a la policía tributaria y tampoco amenazó a su jefe.

El debate que siguió a las declaraciones del ministro de Economía fue muy agitado.

El presidente de los senadores de Alianza Nacional (oposición), Altero Matteoli, pidió "elecciones de inmediato o un nuevo gobierno con el cual se pueda discutir" con la condición de que "este gobierno desaloje el campo".

El jefe del grupo de la Unión democrática de Centro (UDC, oposición), Francesco D'Onofrio, llamó "ignorante" en siete oportunidades al ministro Padoa-Schioppa.

Definió también como "poco creíbles" las acusaciones al general Speciale y se preguntó por qué lo nombraron para la Corte de cuentas, pues "de este modo insultaron a esa Corte".

Roberto Calderoli, de la Liga Norte (oposición) sostuvo por su parte que "es sabido que cuando la nave se hunde, las ratas la abandonan", con lo que criticó la ausencia de Prodi en el debate.

La jefa del grupo del Olivo (coalición de gobierno), Anna Finocchiaro, dijo no tener dudas de la corrección del modo de actuar del gobierno y del viceministro Visco.

La mayoría tiene en la Cámara alta sólo dos votos de ventaja respecto del centroderecha, mientras el centroizquierda cuenta con el voto de siete senadores vitalicios, pero hoy estaban presentes sólo dos.

En el debate el gobierno estuvo representado por Padoa-Schioppa, pues Prodi viajó a Alemania para la cumbre del G8.

Las decisiones tomadas por el ejecutivo de exonerar al general Speciale y retirar a Visco la competencia sobre la Policía Financiera enfurecieron a la oposición encabezada por el ex jefe de gobierno, Silvio Berlusconi.

Este reclamó elecciones anticipadas o al menos otro gobierno institucional para reformar la ley electoral y convocar nuevamente a las urnas, ante los buenos resultados electorales logrados a nivel local.

Por otra parte, acusó a Prodi de atentar contra la autonomía de la policía fiscal y pidió la cabeza del viceministro Visco.

Dejá tu comentario