Provocador, Chávez hace causa común con Cuba y aun con Irán

Mundo

Caracas, Washington y Curitiba (AFP, ANSA, Reuters) - Pese a que ningún funcionario relevante de la administración Bush lo sugirió, el polémico Hugo Chávez buscó ayer nuevamente forzar su protagonismo al asegurar que «el imperio prepara planes de invasión a Venezuela». No sólo ello. También se mostró solidario con Irán, cuyo régimen islamista amenaza al mundo con su desobediencia en materia nuclear, y prometió que «se derramará sangre venezolana» en un eventual ataque a éstos.

Chávez realizó un breve paso por Curitiba, en el sur de Brasil, tras su participación en una cumbre con presidentes sudamericanos en Paraguay. En esa ciudad brasileña habló en un teatro frente a unos 2.500 militantes del Movimiento de los Trabajadores sin Tierra (MST), de la Vía Campesina internacional y de otras organizaciones sociales.

«El imperio prepara planes de invasión contra Venezuela. Si vinieran a Venezuela morderían también el polvo de la derrota», dijo ante los activistas.

Con incontinencia verbal, Chávez se refirió a su homólogo de EE.UU., George W. Bush, como «el presidente genocida» y aseguró que Washington está realizando maniobras militares en el Caribe «frente a Venezuela».

Sin que nada racional lo justifique, Chávez emparentó el caso de Venezuela con el de la teocracia iraní, cuyo presidente, Mahmud Ahmadinejad, desafía al mundo con un plan nuclear inconsulto y llegó a negar el Holocausto en su fanatismo antiisraelí, además de encabezar una férrea dictadura. «Ya fueron derrotados en Vietnam, en Bahía de Cochinos (Cuba), en Venezuela en 2002 y si se meten en Irán, morderán el polvo de la derrota», afirmó.

  • Imputación

    Chávez atribuye a la Casa Blanca y al ex gobernante español José María Aznar el haber orquestado desde el exterior la intentona golpista que lo separó del poder durante un par de días hace cuatro años.

    El presidente venezolano insistió en su solidaridad con la dictadura de Fidel Castro en Cuba. Dijo que en caso de que Estados Unidos atacara la isla, «correrá sangre venezolana». También afirmó tener la convicción de que Cuba ayudaría a Venezuela a defenderse de un supuesto ataque de Estados Unidos. «No me lo dijo Fidel (Castro) pero se animó decir que en Venezuela, correría sangre cubana» en caso de invasión norteamericana, pronosticó.

    Su visita a Curitiba fue breve pero también le dio tiempo para involucrarse en la política brasileña. El bolivariano volvió a darle un abrazo simbólico -acaso no deseado por su contraparte- a Luiz Inácio Lula da Silva, pese a que el rigor económico del ex sindicalista brasileño es elogiado por los mercados y puesto en contraposición con el derroche de petrodólares petroleras que tiene lugar en Venezuela.

    «Lula es el hombre para este momento de Brasil», dijo Chávez. Si Lula no es reelecto, «la derecha recalcitrante» volverá al poder, advirtió en una velada alusión al postulante del PSDB, el moderado Geraldo Alckmin.

    «El movimiento popular no puede permitir que una coyuntura política electoral lo divida (porque eso) traería de nuevo a la derecha recalcitrante», afirmo Chávez. «Y eso sería un golpe en el hígado para Brasil, para Venezuela y el proceso de integración», agregó.

  • Consejo

    En su discurso, Chávez afirmó que recientemente le dijo a Lula: «No tienes escapatoria, tienes que gobernar Brasil cuatro años más». Aunque dijo estar al tanto de los reclamos que varias organizaciones de izquierda aliadas al PT de Lula tiene para formularle al gobierno, Chávez aconsejó: «Ustedes ya se entenderán con él».

    El venezolano creyó ver también un paralelismo entre Lula da Silva, otros gobernantes del subcontinente y el enigmático nacionalista Ollanta Humala, que peleará en ballottage la presidencia de Perú.

    Afirmó que, «aunque le duela a la derecha», está a favor de la elección del nacionalista Humala. «Va creciendo el grupo de líderes y presidentes que compartimos posiciones estratégicas. Lula, Néstor, Tabaré, ahora acaba de llegar Evo. Vamos a ver qué pasa en el Perú dentro de poco», dijo respecto de la segunda vuelta de las elecciones en ese país, que se debería celebrar la última semana de mayo o la primera de junio. «Quiero que gane Ollanta. Ojalá que gane Ollanta la segunda vuelta de las elecciones en Perú y recoja desde la profundidad del heroísmo del pueblo del Perú el clamor de pueblo, que sea capaz de diseñar un proyecto nacional, que se incorpore al proyecto trasnacional de Sudamérica», proclamó.
  • Dejá tu comentario