Rusia limitó gas a Europa en medio de una ola de frío

Mundo

Europa sufre en estos días las secuelas de su propia "guerra del gas". Por un conflicto económico-político entre Rusia y Ucrania, el primero recortó 187 millones de metros cúbicos diarios que exportaba al segundo. En la Unión Europea ven este escenario con alarma porque desde Rusia, vía los ductos que pasan por Ucrania, proviene 25% del suministro de gas del bloque. Ya se comenzó a sentir el faltante en países del Este y especialmente en Polonia, donde en los últimos días murieron 22 personas por la ola de frío. La inquietud es tal que la Casa Blanca calificó de "brutal" el corte de suministro desde Rusia.

Moscú y Kiev (AFP, EFE) - La «guerra del gas» desatada entre Rusia y Ucrania derivó en un drástico recorte del combustible exportado desde ayer, y eso repercutió inmediatamente en el resto de Europa, muchos de cuyos países dependen en parte del combustible que reenvía el país presidido por Viktor Yushchenko.

La versión ucraniana indicó que Rusia redujo ayer el suministro de gas destinado para el resto de Europa, pocas horas después de que la corporación estatal rusa Gazprom cortara los envíos a Ucrania por falta de acuerdo sobre los nuevos «precios de mercado» reclamados por Moscú. La compañía nacional ucraniana Naftogaz informó que Rusia no sólo cortó los suministros en los dos gasoductos destinados para Ucrania, sino que, además, disminuyó el suministro en los otros tres que conducen a Europa.

«La reducción total es de 187 millones de metros cúbicos de gas al día», 67 millones más que la cantidad recortada a Ucrania que había anunciado Gazprom, señaló Naftogaz en un comunicado citado por la agencia rusa «Interfax». «Estas acciones ponen en peligro los suministros de gas a Europa», señaló la empresa ucraniana, que había prometido cumplir estrictamente sus compromisos en materia de tránsito.

En cambio, el vocero de Gazprom,
Sergei Kupriyanov, replicó que es el gobierno de Kiev el que, «según datos operativos, inició la extracción no autorizada de gas ruso destinado para consumidores europeos», y amenazó con llevar a Ucrania a los tribunales. La empresa aseguró que sigue suministrando «en pleno volumen» el gas para el resto de los países europeos, aunque dijo temer que el gobierno de Kiev «robe» parte de ese combustible.

«No consumimos ni un solo metro cúbico de gas ruso», respondió a su vez el primer ministro ucraniano,
Yuri Yejanurov.

Detrás de este conflicto técnico se esconde la rivalidad latente entre Rusia, algunos países europeos y la administración Bush, disidencia que parece jugarse especialmente en el campo ucraniano. El presidente Yushchenko, con buenos vínculos con la UE y con la administración Bush, fue instalado en el poder hace menos de un año por la «Revolución Naranja» que se levantó contra el candidato pro ruso Viktor Yanukovich. El éxito de esa revolución hizo perder un aliado a Moscú, pero aquella efervescencia perdió su auge a raíz de serios casos de corrupción en la nueva administración de Yushchenko.

• Confirmación

Un vocero de Gazexport, brazo exportador de Gazprom, confirmó desde la frontera con Eslovaquia que «los suministros que pasan por este punto pueden reducirse en unos 40 millones de metros cúbicos al día».

Yushchenko calificó de «inaceptable» y «y sin fundamentos económicos» el nuevo precio ruso, que casi quintuplica al anterior, de 230 dólares, en vez de 50, por cada mil metros cúbicos de gas.

Rusia cumplió por la mañana su amenaza de cortar el suministro de gas natural a Ucrania en el nuevo año después de que Kiev rechazara definitivamente el nuevo precio del carburante ruso para 2006. Gazprom anunció que la ucraniana Naftogas incluso «ha rechazado oficialmente» la última oferta rusa, que proponía una moratoria de tres meses para los nuevos «precios de mercado», y disminuyó los suministros a Ucrania en 120 millones de metros cúbicos al día.

Rusia suministraba a Ucrania 130.000 millones de metros cúbicos de gas anuales, de los cuales 85 por ciento estaba destinado para Europa y el resto, para el gobierno de Kiev, que hasta ahora cobraba por el tránsito a través de su territorio.

Las autoridades ucranianas piden un período de transición de dos o tres años para evitar el hundimiento de la industria nacional, y ofrecen como precio óptimo 80 dólares por mil metros cúbicos de gas.

Dejá tu comentario