16 de abril 2021 - 00:00

EE.UU. castigó a Rusia con duras sanciones económicas y la expulsión de diplomáticos

El presidente demócrata acusó al Gobierno de su par Vladímir Putin de actos "maliciosos" como ciberataques e injerencia en las elecciones presidenciales.

DUREZA. El decreto  sigue al anuncio por parte del Departamento de Estado de la posibilidad de que Joe Biden y Vladímir Putin se reúnan próximamente.

DUREZA. El decreto  sigue al anuncio por parte del Departamento de Estado de la posibilidad de que Joe Biden y Vladímir Putin se reúnan próximamente.

Washington y Moscú - La tensión entre Estados Unidos y Rusia sumó ayer un nuevo capítulo luego de que la Casa Blanca impusiera nuevas sanciones financieras contra Rusia y expulsara a diez de sus diplomáticos por acusaciones de ciberataques e injerencia en las elecciones presidenciales, una decisión que Moscú rechazó de inmediato y por la que convocó al embajador estadounidense para dar una “respuesta contundente”.

Las nuevas sanciones y la expulsión de diplomáticos sorprendieron, ya que hace apenas un día el secretario de Estado Antony Blinken había anunciado una posible reunión entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su par ruso, Vladímir Putin, en las próximas semanas, justamente para destrabar el momento de tensión que domina la relación bilateral y tras una nueva llamada telefónica entre los dos mandatarios.

Un funcionario de la Casa Blanca que habló con medios internacionales bajo condición de anonimato ratificó hoy la necesidad de esa reunión.

“Creemos que será clave que en los próximos meses ambos líderes se sienten a conversar sobre el amplio abanico de asuntos a los que tiene que hacer frente nuestra relación”, sostuvo la fuente.

Pero el Kremlin ya avisó que las sanciones estadounidenses podrían enturbiar aún más la relación y, por lo tanto, las chances de que se realice esa reunión. “Lo que se está discutiendo actualmente no va a favorecer de ningún modo tal reunión”, estimó el vocero de la presidencia rusa, Dmitri Peskov.

El decreto firmado por Biden amplió las restricciones a los bancos estadounidenses que negocian la deuda que emite el Gobierno ruso, expulsó a 10 diplomáticos, entre ellos algunos acusados de espionaje, y sancionó a 32 personas acusadas de interferir en las elecciones de 2020, según informó la Casa Blanca.

También permitirá volver a sancionar a Rusia con “consecuencias estratégicas y económicas”, “si continúa o promueve una escalada de sus acciones desestabilizadoras internacionales”, advirtió la Casa Blanca en un comunicado que parecía referirse a la actual escalada militar y diplomática en la frontera con Ucrania, un aliado norteamericano. Además, según el comunicado del Tesoro estadounidense en el que se describen las sanciones y sus causas, otro de los argumentos fueron los “esfuerzos de Moscú por socavar la conducción de elecciones democráticas libres y justas y las instituciones democráticas en Estados Unidos y en sus aliados”.

Distintas instituciones estadounidenses han acusado públicamente a los servicios de inteligencia rusos de organizar campañas de desinformación durante las campañas electorales de 2016 y 2020 en favor de la candidatura de Donald Trump.

Según el Gobierno de Biden, las sanciones responden también a “actividades cibernéticas maliciosas contra Estados Unidos y sus aliados”, en referencia al pirateo de un programa de la empresa SolarWinds que afectó a unas diez agencias del Gobierno y más de cien empresas privadas a principios de 2021, y que Washington adjudicó también a espías rusos.

La respuesta de Rusia fue inmediata. La Cancillería rusa convocó al embajador de Estados Unidos en Moscú, John J. Sullivan, y aseguró que Moscú dará una “respuesta contundente” a las nuevas sanciones impuestas por Washington.

“Ese comportamiento agresivo, sin duda alguna, se enfrentará a un enérgico rechazo, la respuesta ante las sanciones será contundente”, adelantó la vocera de la cartera, María Zajarova, en su conferencia de prensa diaria.

Dejá tu comentario

Te puede interesar