Se cumplió el primer aniversario de la desaparición de Madelaine McCann

Mundo

Praia da Luz (AFP). -La localidad de Praia da Luz, en el sur de Portugal, y Gran Bretaña conmemoraron este sábado con varias ceremonias religiosas el primer aniversario de la desaparición de la pequeña Madeleine McCann, cuya paradero sigue siendo un misterio irresuelto.

Kate y Gerry McCann, los padres de la pequeña que pusieron en marcha una campaña mediática internacional sin precedentes para encontrarla, asistieron al mediodía a un misa de unos treinta minutos en la iglesia de Rothley, la pequeña localidad británica donde viven con sus hijos gemelos de 3 años.

Tras la misa, los McCann se fueron, cogidos de la mano, sin hacer ningún comentario a los numerosos periodistas que les esperaban en el exterior.

Madeleine McCann -Maddie- desapareció pocos días antes de su cuarto cumpleaños, el 3 de mayo de 2007, de la habitación de un hotel de Praia da Luz donde dormía junto con sus dos hermanos gemelos mientras sus padres cenaban con unos amigos en un restaurante cercano.

En este pequeño pueblo de la costa portuguesa, también se tenía que celebrar una misa al final de la tarde en presencia de John McCann, el hermano de Gerry, su hermana Patricia, su cuñado Sandy y el primo de Kate, Michael Wright.

Durante la ceremonia, está previsto que se lea un mensaje de Kate agradeciendo el apoyo de los habitantes de Praia. Al final del acto, el cielo de la plaza de la iglesia de Praia se cubrirá de globos.

Desde el sábado por la mañana, la puerta de la iglesia estaba decorada con cintas verdes, el color de la esperanza en Portugal, y al otro lado, se podía ver un cartel con fotos de Madeleine, donde se leía: "Maddie, serás reconocida donde sea y a cualquier edad".

Los miembros de la familia McCann en Praia improvisaron una conferencia de prensa donde dijeron que querían que "la población de Praia da Luz (...) siga manteniendo la esperanza de poder encontrar a Madeleine".

También estaban previstas ceremonias religiosas en Liverpool y Glasgow, la ciudad natal de Gerry.

Kate y Gerry no han vuelto a Portugal desde que abandonaron el país, en septiembre de 2007, 48 horas después de que la policía portuguesa los inculpase sin formular ninguna acusación formal en su contra.

Según los allegados de la pareja, son sospechosos de haber hecho desaparecer el cuerpo de su hija tras su muerte accidental.

Los McCann siempre han proclamado su inocencia y afirman que su hija fue secuestrada.

Tras haber seguido esta hipótesis en un primer momento, la policía portuguesa descubrió en agosto pasado huellas de sangre y fluidos biológicos en el apartamento y el vehículo alquilados por los McCann en Praia da Luz, que sugerían la muerte de Maddie.

Los resultados de los análisis efectuados en un laboratorio británico no aportaron elementos suficientes para una acusación formal.

Los investigadores, sin embargo, siguen "recogiendo pruebas", indicó el sábado Alipio Ribeiro, director de la policía judicial (PJ) a la agencia portuguesa Lusa.

"Por ahora los investigadores no tomaron ninguna decisión sobre una acusación o, por el contrario, cerrar el caso", añadió.

Hace tres meses, Ribeiro reconoció que sus hombre actuaron con una "cierta precipitación" en la inculpación de los McCann, precisando que "todas las hipótesis están aún sobre la mesa".

"No creo que Madeleine esté muerta. Realmente siento que está ahí, en algún lado, y que la encontraremos", dijo la madre de Maddie en una reciente entrevista televisada, concedida con la esperanza de volver a movilizar a los medios de comunicación sobre la desaparición de su pequeña.

Dejá tu comentario