Tensa calma en Beirut tras los enfrentamientos de ayer

Mundo

Los combates entre seguidores y opositores al gobierno pro-occidental del Líbano se extendieron ahora al norte del país, donde dejaron un saldo de numerosos muertos, mientras en la capital, Beirut, reinaba hoy una tensa calma.

Fuentes de seguridad informaron que por la noche en la ciudad de Trípoli, en el norte, se produjeron intensos combates con numerosos muertos. Miles de habitantes de la segunda ciudad más grande del país huyeron de los dos distritos en combate. Por la mañana, los enfrentamientos cesaron.

Hoy al mediodía el gobierno del primer ministro Fuad Siniora recordó a las hasta ahora 40 personas que perdieron la vida desde el inicio de los combates hace cinco días.

También en los barrios de Beirut habitados mayoritariamente por simpatizantes del gobierno los ciudadanos participaron en el minuto de silencio convocado por Siniora y colgaron banderas blancas o libanesas de sus ventanas.

En Trípoli, seguidores del gobierno sunitas fuertemente armados se enfrentaron a miembros de un grupo alevita, que apoya a la organización pro-iraní Hizbollah.

Los combates cesaron por la mañana, después de que el Ejército libanés llegara a la zona. En total, en el norte del país murieron desde el sábado por la tarde 17 personas y otras veinte resultaron heridas.

El sábado, activistas de Hizbollah y Amal, ambos chiitas, se replegaron de la capital Beirut, después de que el gobierno cancelara varias medidas tomadas contra Hizbollah.

Hoy ya no se veían hombres armados en las calles de la ciudad. Sin embargo, algunos cortes callejeros y una barrera levantada al inicio de los enfrentamientos en el acceso al aeropuerto se mantienen.

El papa Benedicto XVI llamó a poner fin a la violencia en el Líbano. "El diálogo, la comprensión mútua y la búsqueda de un compromiso razonable son el único camino que puede devolver al Líbano sus instituciones y a la población la seguridad necesaria para llevar una vida digna y llena de esperanza con respecto al mañana", dijo el jefe de la Iglesia Católica este Domingo de Pentecostés tras la oración del Angelus ante miles de fieles en la Plaza de San Pedro.

En El Cairo, se reunieron hoy los ministros del Exterior de la Liga Árabe en una sesión de emergencia para analizar posibles soluciones a la crisis.

El gobierno israelí, en tanto, manifestó su preocupación por la situación en el país vecino. El viceministro de Defensa, Matan Vilnai, habló en la radio israelí de "procesos preocupantes".

En el caso de que Irán asuma el control del Líbano con ayuda de sus representantes, la situación sería muy peligrosa, añadió. La milicia libanesa Hizbollah es apoyada por Teherán.

Dejá tu comentario