9 de marzo 2021 - 10:04

Joe Biden otorgó protección migratoria a 300.000 venezolanos en Estados Unidos

El gobierno de Estados Unidos dio estatus de protección temporal a esos migrantes y anunció una revisión de las sanciones contra Venezuela para no afectar al pueblo.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Gentileza: CNN

El gobierno de Joe Biden concedió protección migratoria temporal a 300.000 venezolanos que se encuentran en Estados Unidos y revisará las sanciones impuestas a Venezuela para asegurarse de que aumenten "la presión sobre el régimen" del presidente Nicolás Maduro y, a la vez, eviten castigar "innecesariamente al pueblo".

Específicamente Estados Unidos otorgará un Estatus de Protección Temporal (TPS en inglés) a esos venezolanos, una medida que impide su deportación y les permite trabajar. La misma estará vigente por 18 meses debido a las "extraordinarias circunstancias temporales" que hay en Venezuela, cumpliendo con una promesa de campaña hecha por Biden.

Este TPS es exclusivo para personas ya presentes en el territorio estadounidense el lunes 8 de marzo. "Si alguien llega mañana o cualquier día después, no califica", advirtió un alto cargo de la administración.

"Esta designación se debe a las extraordinarias circunstancias temporales que impiden que los venezolanos retornen de forma segura, incluyendo una crisis humanitaria compleja marcada por el hambre y la desnutrición generalizadas, la creciente presencia de grupos armados no estatales, la represión y una infraestructura en ruinas", indicó el Departamento de Seguridad Interior (DHS) en un comunicado.

La protección del TPS está diseñada para países que sufren conflictos armados o desastres medioambientales como huracanes o terremotos, o situaciones catastróficas como epidemias. Este beneficio está actualmente disponible para Siria, Sudán, Sudán del Sur, Somalia, Nicaragua, Nepal, Honduras, Haití, El Salvador y Yemen.

"Vamos a revisar las sanciones para asegurarnos de que sean efectivas porque el enfoque de las sanciones debe ser aumentar la presión sobre el régimen y eliminar cualquier tipo de acceso al capital corrupto para mantenerse", explicó la fuente del gobierno de Biden en un contacto off the record con periodistas.

"Pero tampoco que penalice y castigue innecesariamente al pueblo venezolano y al país", subrayó el funcionario, y aclaró que de todos modos "no hay prisa por levantarlas".

El vocero reiteró que Washington sigue considerando a Maduro como un "dictador" y al líder opositor Juan Guaidó como el presidente legítimo de Venezuela.

Por ese motivo, dijo, se mantendrán las sanciones económicas y se continuará la presión para que se celebren "elecciones libres y justas" en Venezuela y se pueda "ir tras cada centavo que haya sido robado por el régimen venezolano".

Pero reiteró que la administración del presidente Joe Biden considera que la política de sanciones de su antecesor, Donald Trump, "no funcionó", por lo que se propone seguir "aumentando la presión" para forzar al gobierno de Maduro a negociar las condiciones de su eventual salida.

La decisión fue celebrada, entre otros, por el "embajador" del "gobierno interino" de Guaidó en Washington, Carlos Vecchio.

Venezuela vive desde hace años una profunda crisis institucional, económica y humanitaria, y es objeto de denuncias de graves violaciones de derechos humanos, situación que llevó a 5,4 millones de personas a dejar el país, según datos de la ONU.

Dejá tu comentario

Te puede interesar