¿Vuelco político? Gana PP de Rajoy en Madrid

Mundo

Tradicionalmente, quien gana los comicios municipales y autonómicos en España se impone en las siguientes elecciones generales. Esto ha sido regla desde 1983 y, más recientemente, lo experimentaron los socialistas al volver al poder con José Luis Rodríguez Zapatero. En las regionales de ayer, el conservador Partido Popular se impuso por estrecho margen -medio punto porcentual- en el total español, una ventaja que se explica en buena medida por su arrasador desempeño en Madrid. Los socialistas argumentaban anoche que mejoraron en número de concejales y soñaban con arrebatar dos distritos al PP, pero no podían negar que este partido quedó como el primero del país en votos. En diez meses se elegirá un nuevo Parlamento, con una agenda crispada por los flirteos socialistas con ETA. Allí se verá si el estrecho margen logrado ayer le permite al PP honrar esa regla no escrita de la democracia española.

Madrid (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - El conservador Partido Popular (PP) ganó ayer por escaso margen de votos al Partido Socialista (PSOE) en las elecciones municipales y autonómicas españolas, un resultado que presiona a José Luis Rodríguez Zapatero de cara a las elecciones de 2008.

El PP obtuvo unos 153.000 votos más que el PSOE al conseguir 35,58% (7.464.217 sufragios) contra 35,12% (7.369.079) del PSOE, aunque los socialistas obtuvieron 23.445 concejales frente a los 22.678 del PP. La tercera fuerza política más votada fue la coalición Izquierda Unida (IU) con 5,50% de los votos. En total, se renovaron 8.111 municipios españoles, donde habrá 65.347 concejales, 175 menos que en las anteriores elecciones. En 2003, el PSOE había superado al PP por 123.400 votos en las municipales, aunque el PP había conseguido 3.280 alcaldías frente a 2.837 del PSOE.

  • Rostro del triunfo

    El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, fue el rostro de la victoria del PP en las elecciones regionales porque, además, derrotó por un amplio margen al candidato socialista, Miguel Sebastián, una apuesta personal de Zapatero, de quien fue su asesor económico.

    Gallardón obtuvo 54,54% de los votos y 33 de los 57 concejales del ayuntamiento frente a 31,77% de los votos que consiguió Sebastián, perdiendo el PSOE dos concejales (de 21 a 19), con 78% de los votos escrutados.

    «Hemos ganado las elecciones. Las hemos ganado en Madrid y en España con Mariano Rajoy. Somos el primer partido de España», proclamó Gallardón ante centenares de militantes concentrados ante la sede nacional del PP en Madrid. «Zapatero, el próximo presidente del Gobierno se llama Mariano Rajoy», avisó Gallardón acompañado por Rajoy y por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, quien revalidó su mandato con una holgada mayoría absoluta de 64 diputados en Parlamento de 120 escaños.

    Tradicionalmente, desde 1983, el ganador de las elecciones municipales resulta vencedor de las siguientes elecciones generales. Sin embargo, el gobierno de Zapatero -que iría a las urnas en diez meses-, según afirmó la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, negó que los resultados arrojados por las urnas hayan sido «un referendo de la política del gobierno. Estas eran unas elecciones municipales y autonómicas».

  • Socialistas satisfechos

    Por su parte, el secretario de organización del PSOE, José Blanco, afirmó que «la mínima ventaja en votos del PP se debe exclusivamente a lo ocurrido en Madrid». «Si excluimos a Madrid, el PSOE habría obtenido 250.000 votos más que el PP», añadió Blanco, quien dijo que los socialistas están «satisfechos, ya que los resultados consolidan la primacía institucionaldel PSOE, que tiene más concejales que los que el PP obtuvo en 2003». «Hemos ganado al PP por 800 concejales», replicó.

    La participación en las elecciones municipales fue de 64% (tres puntos más que en las de 2003), comicios que coincidieron con la renovación de 13 de las 17 comunidades autónomas (Cataluña, Galicia, el País Vasco y Andalucía tienen otro calendario electoral).

    En tanto, los sondeos a boca de urna arrojaban la posibilidad de que el PSOE le arrebate al PP los gobiernos en Navarra y Baleares. En el resto de las comunidades autónomas no hubo variación de gobierno: el PP seguirá gobernando en sus bastiones de Valencia, Castilla y León, Rioja y Murcia, mientras que los socialistas lo harán en Extremadura, Castilla La Mancha y Aragón.

    Esta fue la primera vez que los dos partidos mayoritarios midieron sus fuerzas desde que en 2004 el PSOE ganó las elecciones generales, tres días después de los atentados terroristas del 11 de marzo en Madrid, en los que fallecieron 192 personas y casi 2.000 resultaron heridas.
  • Dejá tu comentario