Analistas ya le pusieron fecha al inminente colapso de la burbuja Dogecoin

Negocios

La última fase del meteórico ascenso DOGE es muy similar al impulso final de Ripple en 2018, cuando tocó su máximo antes de caer de forma estrepitosa.

Entre las criptomonedas que crecieron más aceleradamente en los últimos meses se destaca Dogecoin, un token sin valor real que replica al meme de un perro, pero que trepó más de un 10.000% este año al pasar de vales menos de medio centavo de dólar a superar la barrera de los u$s0,60.

En total, la suma de sus "tokens" de Dogecoin emitidos equivalen a más de u$s72.500 millones, más de lo que valen compañías multinacionales. Pero se escuchan cada vez más fuerte las voces de quienes advierten sobre su inminente colapso.

Incluso hasta le ponen una fecha precisa: 8 de mayo.

Ese día, su principal defensor, Elon Musk, quien hizo subir su precio en base a tuits, hará su esperada aparición en el popular programa Saturday Night Live como "The Dogefather".

Este sábado, especulan analistas en las redes sociales, podría cambiar la opinión del fundador de Tesla y derrumbar así el castillo de naipes, provocando un temido “Dogecoin Doomsday”.

La alarma más fuerte provino desde la popular cuenta de Twitter Lowstrife, que destacó las similitudes entre Dogecoin y la criptomoneda Ripple, lo que evidenciaría que el final de su auge está cerca.

"Cada uno de los principales repuntes de Doge este año ha sido más pequeño y menos agresivo. Lo que tardó 18 horas al principio lleva ya dos días", detalló Lowstrife.

Embed

La última fase del meteórico ascenso DOGE es muy similar al impulso final de Ripple en 2018, antes de alcanzar su máximo histórico de u$s3,20 para posteriormente caer hasta un mínimo de u$s0,14, con una pérdida del 95,6%.

También Adam Back, CEO de la compañía Blockstream, se refirió a la corrida alcista de DOGE como un “mercado tipo casino”.

Y atribuyó su frenético avance “no porque el mercado esté de acuerdo en que tiene valor, sino todo lo contrario”. "Mientras menos serio sea, más fácil será de ‘bombear’", concluyó.