Gorbarán: "Esperábamos que nuestro sector genere $64.000 millones en 2020, pero hoy no tenemos actividad"

Negocios

Fernando Gorbarán, presidente de la Asociación Argentina de Organizadores y Proveedores de Exposiciones, Congresos, Eventos y Burós de Convenciones, cuenta cómo vive la crisis uno de los sectores más golpeados por el Covid-19.

El coronavirus está generando un impacto negativo en prácticamente toda la actividad económica, aunque si hubiese que elegir cuál va a ser el sector que más va a sufrir la emergencia sanitaria probablemente el turismo de reuniones pique en punta. Por ello, Ámbito dialogó con Fernando Gorbarán, presidente de la Asociación Argentina de Organizadores y Proveedores de Exposiciones, Congresos, Eventos y Burós de Convenciones (AOCA) acerca de cómo viven sus representados este momento que puede ser letal para muchas de las compañías del ramo.

P- ¿Cuánto peso tiene el turismo de reuniones y convenciones dentro del rubro turismo en general?

FG- Nosotros estamos en un sector que es el que más derrame económico genera dentro de la actividad. Un turista que viene a la Argentina a participar de una exposición, de un congreso o una convención gasta de tres a cuatro veces más que un turista convencional.

P- ¿Y en qué momento les llega el coronavirus?

FG- Veníamos creciendo. Argentina en su conjunto y la Ciudad de Buenos Aires en particular. En 2008 empezamos a trabajar en el Plan de Marketing de Turismo de Reuniones para la Argentina. Buscábamos darle visibilidad al sector y nos orientamos al posicionamiento internacional. En ese momento Argentina empezó a participar de los rankings internacionales. En el ranking de ICCA, que contabiliza toda la actividad de congresos a nivel mundial, Argentina estaba en el puesto 34° y hoy está en el puesto 18°. La Ciudad de Buenos desde hace 10 años es el número 1° de las Américas, superando a destinos como New York, Montreal, Ciudad de México, São Paulo. Aquel plan original se pudo mantener con una política de Estado, trabajando sector público y sector privado, junto al Ministerio de Turismo de la Nación, y nos permitió que este segmento crezca.

P- ¿Y cómo quedan parados frente a este tsunami?

FG- Toda nuestra actividad para el primer semestre está, como mínimo, pospuesta. Esperamos que haya eventos que se reprogramen para la segunda mitad del año. Pero muchos congresos se han pasado para 2021. Es decir, en este momento, la actividad está en 0. Estamos trabajando para que todas las empresas puedan retomar su actividad y sabemos que existe la posibilidad de que algunas no sobrevivan.

P- ¿Cuál es el volumen de dinero que mueve este sector?

FG- Nosotros tenemos identificadas, más o menos, 7000 reuniones que se realizan en todo el país entre ferias, congresos y convenciones. Y, de alguna manera, el impacto económico esperado para el 2020 era de unos 64 mil millones de pesos. Claramente, por lo que se está viendo, vamos a estar muy lejos de ese número. En este sector hay una gran cadena de valor que no se ve: empresas constructoras de stand, empresas de audio y video, empresas de logística, empresas montadoras, traductores, sistemas audiovisuales, entre otros. Y en el universo de estas empresas un 98% son pymes y micropymes. Y esas empresas son las que queremos preservar. Porque sin esa cadena de valor no hay un día después.

P- ¿Y en materia de empleo?

FG- Hicimos una estimación tomando todos los subsectores, es decir, empleo directo e indirecto (incluyendo empresas de transporte y agencias de viaje que operan sólo el segmento reuniones, alojamiento y gastronomía) nos estaban dando casi 300 mil trabajos. Ojo, no es que peligran 300 mil empleos por esto, porque muchos prestan servicios en otras industrias, que también están paradas. Pero estimamos que están en riesgo unos 50 mil o 60 mil puestos de trabajo. Un tema que nos preocupó particularmente e hicimos llegar nuestra posición al Gobierno, a través de la Cámara Argentina de Turismo, es que hay una categoría de monotributista que no fue considerada en los beneficios que se anunciaron, que es la que permite tener empleados. Entonces: vos sos un carpintero que hace muebles para feria y tiene dos empleados y quedaste fuera de todo tipo de ayuda. Para las empresas de nuestro sector es muy importante que estas ayudas que está dando el Estado se extiendan en el tiempo, porque fuimos los que primero en cortar la actividad y vamos a ser de los últimos en retomar.

P- ¿Se sienten escuchados por el Estado?

FG- Sabemos que no es momento de estar reclamando al Gobierno, sino de acompañar, porque esto es una pandemia mundial y tenemos una responsabilidad social. Hay 32 burós de nuestro país que forman parte de nuestra entidad y que están colaborando: en Córdoba, Tucumán, Bariloche, Entre Ríos, entre otros. Pero esperamos que se puedan atender las necesidades de las pymes

P- Uno de los efectos que dejó el coronavirus es que los países emergentes se devalúan y Argentina, al tener un ancla cambiaria como el cepo y una alta inflación, se aprecia. Cuando se levanten las restricciones sanitarias, ¿van a perder competitividad?

FG- Cuando uno habla del turismo en general el tipo de cambio competitivo es una ayuda. Pero hay dos tipos de pasajeros: los que reaccionan a las devaluaciones, que son los de más proximidad, y los que se comportan de una manera bastante estable, sin importar el tipo de cambio. En nuestro segmento el tipo de cambio es una variable, pero no la única. Porque somos un destino lejano, que implica desde los principales centros emisores 10 o 12 horas de vuelo. Alguien que decide venir a la Argentina lo hace con un montón de análisis. Si lo única variable fuese la económica estaríamos complicados en ese sentido.. Pero se sopesan también otros temas, como la seguridad, en términos de que no haya terrorismo, ni persecución religiosa. Y en eso Argentina ha tenido una política de inclusión y apertura al mundo.

P- ¿Cómo imaginan el día después del coronavirus?

FG- Hoy no hay un solo evento. Nada. Creemos que los destinos que tienen mayores eventos internacionales son los que más van a tardar en recuperarse, porque la posibilidad de lo que los extranjeros vuelvan a venir en forma masiva al país va a ser muy paso a paso. Los que trabajan más eventos nacionales, van a tener más posibilidad de recuperación. En cuanto al día después, nosotros como entidad estamos trabajando en un protocolo sanitario para nuestro sector. Porque es muy importante que le podamos transmitir tranquilidad a nuestros visitantes y expositores en cuanto a que nuestros eventos van a ser desarrollados con el máximo cuidado de las normas sanitarias y con los máximos procedimientos para el cuidado de la salud. Tanto de nuestros empleados como de aquellas personas que participen de los eventos. Y nuestra industria va a tener que trabajar mucho el tema de los espacios, que sean amplios, y la cantidad de presencia física en cada uno de estos ámbitos.

P- ¿Tienen confianza de que haya un rebote?

FG- Esperamos que la reacción sea rápida y creo que hay una demanda contenida, porque las empresas pymes, productivas e industriales, van a necesitar volver a colocar sus productos y servicios. Y las exposiciones a lo largo de 800 años de historia han demostrado que son el ámbito ideal para la transacción de bienes y servicios, para la capacitación y para volver a abrir nuevos mercados. Pero hay segmentos van a sufrir más: en la medida que los gobiernos no vayan abriendo la circulación de los países vamos a enfrentar una gran barrera. El panorama es claramente preocupante. Uno tiene un optimismo porque hay que ponerse de pie, pero hay muchos hábitos que van a cambiar.

P- Dentro de las empresas que ustedes representan, ¿ven ejemplo de quienes estén reconfigurando su actividad para sobrevivir al parate?

FG- Hay casos. Un socio de nuestra entidad (Congress Rental) trabaja con equipamiento audiovisual y tecnología y, ante la imposibilidad de colocar equipos de audio y traducción en los eventos, ha virado a ofrecerle a las empresas plataformas de reuniones virtuales, webinars, conexiones para sistemas de streaming. Y hay empresas de infraestructura publicitaria que están evaluando fabricar camas y sistemas de infraestructura para los hospitales de campaña. O hay casos de compañías de infraestructura ferial que están haciendo las habitaciones de hospital en Tecnópolis. Pero son casos muy aislados.

P- ¿Cuáles son las provincias que más movimiento de congresos y turismo de reuniones tienen y, por ende, más van a sufrir el parate?

FG- Los principales eventos receptores de eventos son: Ciudad de Buenos Aires, provincia de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Salta, Mendoza. Pero es una actividad muy federal, que genera trabajo en todas las provincias.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario