"El coronavirus nos encontró muy preparados"

Negocios

La dueña de la frase es Leila Cura, Gerente de Salud y Bienestar de Pan American Energy. "El contexto es movilizante. El entusiasmo te lleva a encontrar soluciones más fáciles", sostuvo en una charla con Ámbito.

En 2011, La familia Bulgheroni convoca a la doctora Leila Cura, medica especialista en neurología, para que arme un área específica de salud y bienestar en Pan American Energy. "Me aclararon que el objetivo primordial era que me enfocara en la felicidad de los empleados más allá de la productividad y de que si eso producía o no un beneficio económico. También me remarcó que ese beneficio tenía que ser para todo el mundo, más allá de las jerarquías", recuerda Cura.

El concepto de Bienestar Organizacional ya es considerado un área de gestión fundamental en las empresas para promover y asegurar la motivación, productividad y la salud física y mental de los colaboradores. Llega de la mano de un cambio cultural profundo que se está observando en compañías de vanguardia de todo el mundo, que están transformándose de un liderazgo centrado en el cliente a uno más horizontal donde el foco también está puesto en sus empleados, quienes a su vez son cada vez más exigentes. Para la petrolera PAE es un área clave en la gestión de los recursos humanos.

Cambio de hábitos

"Desde el primer momento dejamos en claro que el bienestar es un derecho que todos los seres humanos tenemos desde que nacemos. A veces la gente no tiene conciencia de su derecho.

Trabajamos intensamente en el cambio de hábitos que no nos favorecen, y en fomentar los vínculos informales entre los colaboradores", agrega Cura.

Periodista: ¿Cómo fue el proceso desde aquel 2011 a la actualidad?

Leila Cura: Pensábamos que el cambio de hábitos solo con información no se iba a producir, así que empezamos con el concepto de salutogenesis en todos nuestros programas, es decir no apuntar a la enfermedad, sino a la promoción de la salud. Así fue que hicimos un programa de salud diferente. Y decidimos todo un año crear cultura sobre un tema, por ejemplo, hablamos del corazón, desde marzo hasta diciembre. Hablamos de la prevención, de factores de riesgo, pero también intervenimos corazones desde el arte. Lo enfocamos de distintas maneras para que la gente tenga presente como cuidar su corazón en todo momento.

P.: ¿Como reaccionaron los empleados?

L.C.: La cultura y la adaptación llevo un año o dos, el primero fue más de aprendizaje, pero a partir del 2012, la gente tuvo buena respuesta. Con el tiempo creamos varios programas, como un software de autoevaluación del estado de salud tanto físico como psicosocial. En el mundo, con que el 20% de la empresa se sume al programa y se baje la app se considera un éxito. Acá a los tres, cuatro meses el 50% de la empresa lo tenía. El compromiso de la gente con su salud es grande. Y todo esto lo acompañamos con campañas.

P.: ¿Qué tipo de campañas?

L.C.: Campañas enfocadas en incorporar hábitos saludables, sobre la actividad física, basadas en la motivación y empoderamiento de las personas. El año pasado inauguramos una nueva campaña que es la de Brigadistas. Algunos son bomberos u operarios, trabajan en los yacimientos y voluntariamente se anotan para ser primeros respondientes en un accidente. Hicimos un programa en el que les damos herramientas para que ya tengan un buen estado psíquico previo a enfrentarse con esos episodios. Son experiencias muy enriquecedoras.

Mindfulness01.jpg
Una de las actividades (Mindfulness) organizadas para el equipo de brigadistas de PAE.

Una de las actividades (Mindfulness) organizadas para el equipo de brigadistas de PAE.

P.: ¿Y el resto de los programas en qué consiste?

L.C.: Entre muchos otros programas tenemos el Calendario Wellness, que son calendarios cortos, de un día, o una semana, que buscan concientizar sobre temas de la vida cotidiana, basado en el calendario de la OMS con temas sobre tabaco, sal, etc. Está el wellness de la comunidad, que es llevarlo a la comunidad y poner de manifiesto el concepto de gratitud, tan importante para las personas. También el programa de calidad de vida, que son entrevistas permanentes donde rescatamos la conversación como herramienta fundamental, y la escucha.

P.: ¿En los yacimientos, cuentan con algún tipo de apoyo al personal?

L.C.: En los yacimientos tenemos médicos y enfermeros. Allí hemos logrado llevar al enfermero al rol de líder en promoción de salud con capacitación. Así vamos formando a los responsables de que en las campañas se cumplan los objetivos de los programas, fomenten los hábitos saludables, logren adherencia al programa y participación, un entorno de motivación recíproca, etc. Es importante su rol y como han crecido. De hecho, tenemos dos enfermeros dedicados al wellness. Y esta cultura nos ha beneficiado al momento de enfrentar la actual situación de pandemia.

P.: Por todo esto que expresa, entiendo que la pandemia no los encontró crudos, ya tenían una cultura construida

L.C.: Totalmente, el coronavirus nos encontró muy preparados. Hemos adaptado inmediatamente todos nuestros programas a la situación actual, creando por ejemplo, la aplicación Wellness Kids, que era para llevar bienestar a los niños de los colaboradores, ahora tiene herramientas creativas, ahora está el @quedateencasa, una sección de expresando emociones a través del arte. Para los padres hay prevención del coronavirus y primeros auxilios en la casa, tips de alimentación saludables, medio ambiente, valores, con desafíos, premios, etc. Esta app -que teníamos desarrollada pero que estamos usando mucho en este momento- tiene 800 familias usuarias.

Nuestro programa de mantener el peso adecuado, Wise, se basa en el cambio de hábitos, con desafíos, con incentivos, con testimonios de la gente. Y ahí uno se da cuenta de cómo las pequeñas cosas son una motivación para que las personas alcancen sus objetivos.

P.: ¿Desarrollaron alguna acción puntual en el contexto de la pandemia del Covid-19?

L.C.: A través del portal de salud y bienestar tenemos distintos enfoques, de salud con un consultorio virtual; de bienestar, donde hay yoga, meditación, gimnasia, etc.. Y todo lo que hacemos de cultura, los vínculos informales a través de la música, del arte, la fotografía, el deporte. Eso sigue en pie de manera virtual. También instalamosen Cerro Dragón, en Comodoro Rivadavia, una carpa que funciona como hospital de campaña armado exclusivamente por nuestros médicos y enfermeros. Tenemos 18 camas, dos respiradores, la idea es tener pacientes Covid-19 ya diagnosticados y en una etapa amarilla.

video pae.mp4

P.: ¿Cómo se imagina a la compañía pospandemia?

L.C.: Justo en este momento estamos pensando la vuelta a las oficinas. La operación se va a manejar con menos cantidad de gente, con todas las medidas de prevención. En la oficina vamos a empezar a incorporar a los empleados en forma gradual, teniendo en cuenta quienes son los de menos riesgo. Los mayores de 60 o con algún riesgo no van a ir a trabajar físicamente, y en los demás casos, se tendrán en cuenta criterios propios.

P.: ¿Readecuaron las oficinas?

L.C.: Sí. Las oficinas fueron rearmadas para tener el distanciamiento necesario, con alcohol en gel, cartelería, etc... También les daremos viandas saludables, ya que hay pocos negocios abiertos. Pensamos en muchas situaciones que se pueden presentar y actuamos en consecuencia

P.: ¿Cómo fue la experiencia del home office?

L.C.: Aprendimos mucho, la gente se adaptó rápido, creo que por la cultura previa de la empresa.

P.: ¿Existen en el plano doméstico otras compañías qué tengan este enfoque de salud y bienestar como prioridad?

L.C.: Departamentos internos de bienestar no tiene casi nadie. El wellness está de moda, pero me animo a decir que no hay muchas compañías con estos conceptos, que son los que logran mayor bienestar en las personas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario