El futuro de los asistentes personales virtuales

Negocios

Dispositivos que se desplazan por la casa para vigilar los espacios, cámaras y procesadores más poderosos, inteligencia artificial perfeccionada... ¿Qué podemos esperar de estos dispositivos?

Para los que no siguen de cerca el mercado tecnológico, los asistentes personales virtuales pueden parecer un nuevo concepto, el “juguete” más reciente de tu amigo geek o quizás un término desconocido. Si no estás muy familiarizado con la tecnología, estamos hablando de dispositivos que se parecen a cajas acústicas, pero gracias a tecnologías como inteligencia artificial e internet de las cosas, son mucho más que solo parlantes inteligentes. Ellos poseen la capacidad de contestar a nuestras preguntas y realizar varias acciones, como solicitar un Uber o hasta hacer compras por Internet, solamente usando la voz.

Originalmente el concepto llegó de la mano de los smartphones, con aplicaciones como Siri de iPhone y Asistente de Google (Android), dos softwares que permiten usar la voz para comandar varios recursos del dispositivo. Esta tecnología fue migrando desde los teléfonos móviles hacia los parlantes inteligentes, y ahora son un objeto de deseo de mucha gente, incluso para quienes no son amantes de la tecnología, debido a su interfaz simple e intuitiva.

El año pasado fueron comercializadas casi 150 millones de unidades de estos smart speakers, un crecimiento del 70% en relación al año anterior, según datos de Strategy Analytics, con Amazon liderando el sector, seguida de cerca por Google. Y para 2020, mismo con la pandemia de Covid-19, se espera un nuevo récord de ventas.

El primer producto de este tipo fue lanzado por Amazon en 2014, llamado Amazon Echo, un dispositivo que monitorea continuamente todos los sonidos de tu casa, y cuando oye una palabra clave para activarse (que cambia según cada fabricante) efectúa el comando que se le está pidiendo. Desde un punto de vista más técnico, el dispositivo cuenta con un conjunto de micrófonos y parlantes controlados por un procesador que envía y recibe informaciones vía Wi-Fi desde la nube, donde todo ese tratamiento de datos es procesado.

Después de los primeros productos, que básicamente eran cajas conectadas, llegó una nueva generación que incorporó una pantalla. En estos nuevos dispositivos, los usuarios, que ya podían interactuar usando la voz, ahora tienen la posibilidad de dar una orden con un toque en la pantalla y recibir sus respuestas también visualmente, además de las informaciones sonoras. Una verdadera evolución para hacer aún más amigable la tecnología en los hogares.

Recientemente llegó al mercado la tercera generación de estos dispositivos, ahora con la incorporación de cámaras, lo que permite a los asistentes virtuales tener una serie de nuevas aplicaciones, como por ejemplo el uso para video llamadas en grupo, recurso que es muy útil para el contexto de pandemia, para clases en línea y reuniones virtuales de empresas. Pero también hay señales de que llegará pronto una cuarta generación de esos dispositivos que traerá la posibilidad de movilizarse dentro de los ambientes de una casa. De esta forma los asistentes podrán vigilar los ambientes mientras no se encuentra alguien en el hogar. También podrán monitorear a un niño, o mismo a una persona mayor de forma remota.

A lo largo de todo ese camino, de manera invisible para el consumidor, los procesadores evolucionaron mucho para permitir que estos nuevos recursos fuesen incorporados por los grandes fabricantes de estos asistentes tecnológicos Los asistentes hoy, además de ganar más funciones y formas, mejoraron mucho la interactividad y resulta más fácil que los usuarios sean interpretados con su propio lenguaje y también que reciban respuestas más rápidas. Toda esta agilidad se logró gracias a la ayuda de algoritmos de inteligencia artificial, aplicados en la nube o directamente sobre el procesador.

¿Y el futuro de esos dispositivos? El próximo paso de estos asistentes es convertirse en algo similar a los robots o hasta a los drones (es decir, mayor capacidad de locomoción) y siendo así, tanto podrán moverse dentro de tu casa como también ganar otros territorios, como de oficinas e industrias, para monitoreo de actividades y patrones. Pero es cierto que llegaron para quedarse y ser uno de los protagonistas de la Internet de las cosas.

(*) Country manager de Mediatek.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario