Empresas, pandemia y gestión del talento

Opiniones

El caso Macro, una mirada actual desde la cercanía y el sentido de pertenencia.

El mundo enfrenta un proceso de cambio vertiginoso. La pandemia afecta a todas las actividades, incluyendo al universo del trabajo. En un escenario tan particular e incierto, cabe preguntarnos cómo se adaptarán las empresas. La respuesta más frecuente tiene un común denominador: La gestión de sus talentos.

Banco Macro se destaca por definir con claridad qué espera de sus empleados y qué propone para que sus talentos elijan a la empresa para desarrollar su potencial.

Macro es una empresa argentina, con más de 8.000 empleados en todo el país. Promueve el trabajo colaborativo y se ocupa de crear un clima laboral basado en el respeto y la confianza.

El objetivo es ser ágiles para gestionar equipos, mediados por la tecnología, pero cercanos. El concepto de cercanía es central para un Banco con presencia en todo el país, lo que implica trabajar en lugares y regiones diversas. Allí, Macro se percibe siempre como un integrante de la comunidad, que vive y siente dentro de ella.

Nuevas Reglas

Los nuevos trabajadores ya no persiguen solamente una satisfacción económica. Hoy es necesario comprender las motivaciones de los talentos que cuesta atraer y mantener. La idea de propósito, es lo que alimentará su sentido de pertenencia.

El caso Macro se destaca por atender esas variables. Su Misión apunta a generar relaciones de confianza y los valores de Cercanía, Autoexigencia, Agilidad y Compromiso con el desarrollo.

El Banco considera trascendental el impacto social. Sus colaboradores ven todos los días el alcance de su trabajo. Se sienten parte del cambio. La fidelización llega de la mano de un componente emocional.

Honrar el Legado

Esta cultura de la cercanía es un sello de identidad de Macro, internalizado como un legado a honrar luego de la pérdida de Jorge Brito, uno de sus cofundadores, durante 2020.

Brito era una personalidad presente. Vivía el Banco con una energía muy particular, que se traducía en un trato casi familiar con los empleados. Un Líder que se encargaba de pulverizar las distancias protocolares. Para todos, era simplemente “Jorge”.

Su idea era la de un Banco moderno que apuesta a la innovación, sin abandonar la mística que Macro lleva en su ADN: no se trata de “mostrarse cercanos”, sino de serlo. Jorge alguna vez nos dijo que “El conocimiento de nuestros clientes, el trato personalizado y la velocidad de respuesta son nuestra característica distintiva”.

Y ese es el camino que Macro, orgullosamente, recorre.

Gerente de Recursos Humanos, Alta gerencia, Banco Macro

Dejá tu comentario