Problemas para operaciones en efectivo: dólares falsos, deteriorados o "cara chica"

Opiniones

En el mercado de Real Estate, una transacción puede generar riesgos, especialmente en aquellas compras que se realizan en dólares. Estos riesgos los podríamos resumir en tres: recibir billetes falsos, deteriorados o no deseados.

A pesar del crecimiento exponencial de la bancarización en el mundo y de la aparición de un sinnúmero de plataformas de pago digital, lo cierto es que aún existe una gran cantidad de operaciones que se realizan al contado con dinero en efectivo.

En Argentina, la más común de ellas es la compra-venta de bienes inmuebles, una transacción que puede generar algunos riesgos para quiénes deben recibir los pagos, especialmente en aquellas compras que se realizan en dólares. Estos riesgos los podríamos resumir en tres: recibir billetes falsos, deteriorados o no deseados.

Para tener una idea de la importancia del primero de estos tres riesgos, tengamos en cuenta que en el mundo hay unos u$s1.750.000.000.000 en circulación. Según la Reserva Federal de EEUU, se estima que el 0,01% de estos billetes son Falsos. Teniendo en cuenta que, sólo en Argentina, se encuentra cerca del 20% del total de dólares del mundo, podemos imaginar que el número de billetes falsos en el país es realmente alto.

Real Estate Inmuebles Propiedades Dolares.jpg
Una transacción puede generar riesgos, especialmente en aquellas compras que se realizan en dólares.

Una transacción puede generar riesgos, especialmente en aquellas compras que se realizan en dólares.

En un país como el nuestro, donde el 40% de la economía es informal, donde tenemos cepo cambiario por las vías oficiales, donde el día a día de la gente incluye una cueva o arbolito y el origen del dinero es absolutamente desconocido, el riesgo en una transacción inmobiliaria es alto ya que son muchos los billetes que podrían ser falsos.

Pasemos al siguiente riesgo, que se constituye en la principal amenaza de las personas que venden su propiedad: los billetes deteriorados. Uno puede estar perdiendo valor en el mismo momento en que decide recibir billetes deteriorados.

Tanto casas oficiales y bancos como el mercado paralelo rechazan este tipo de billetes, haciendo imposible su uso en muchas ocasiones. En el mejor de los casos, dependiendo el grado de deterioro, puede conseguirse un descuento de hasta un 8% (en CABA es más común un 5%). Esto quiere decir que por cada u$s100, te pagan u$s95 y que en una operación de u$s150.000 la perdida podría ser de u$s7.500, por el simple hecho de aceptar esos billetes.

El deterioro puede darse por diferentes motivos: dinero guardado con banditas elásticas, en lugares con temperaturas o humedades fuera del rango habitual, sin protección suficiente, dinero enterrado, accidentes o desgaste propio del uso y la antigüedad del billete. Pero, sin lugar a dudas, el motivo más común de todos es el más sencillo de evitar: recibir dinero previamente deteriorado.

Finalmente, llegamos al tercer riesgo: los billetes “no deseados”. Más allá de que se considere moneda de curso legal a todos los billetes de dólar emitidos a lo largo de la historia, en el día a día se presentan muchos problemas/restricciones/dolores de cabeza cuando se intentan utilizar cierto tipo de billetes.

El caso más conocido es el más reciente rechazo de “billetes cara chica”. Esta famosa serie emitida en 1990 y 1963 está en boca de todos por sus complicaciones a la hora de utilizarse en el mercado de cambio paralelo. Las razones ciertas detrás de esta maniobra no son claras, pero lo cierto es que el efecto contagio fue tan grande que ya forma parte de una “regla no escrita” en el mercado cambiario.

Hay que considerar que existe un costo asociado en cambiar los billetes viejos por ediciones nuevas (la única institución con potestad de hacerlo es la reserva federal de EEUU y hay que hacer llegar los billetes físicos hasta allá) y es por eso que, oficial o paralelo, todos prefieren evitarlos.

(*) CEO de Elwic Protect.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario