El petróleo en condiciones de comenzar su recuperación

Opiniones

En poco más de tres meses el precio del petróleo ha perdido más de 50% de su valor, pasando de valores máximos de 147,2 dólares por barril a los niveles actuales de 72-70 dólares; ello considerando que el mínimo testeado la semana pasada incluso estuvo en niveles de 68,5 dólares por barril. Con esta caída, llamativamente para muchos, el commodity arrastra en lo que va de este año una pérdida de 25% y con ello parecen quedar alejadas las premoniciones de ciertas "entidades de primera línea" que proyectaban para fin de este año un barril en torno a los 200 dólares. Este accionar del commodity muestra una vez más cómo la irracionalidad gana lugar en los mercados, donde parece que todo es posible explicar dependiendo en donde éste se encuentre. Si nos retrotraemos tan sólo tres meses en el tiempo, escucharemos a numerosos economistas y analistas no solamente justificando desde el punto de vista fundamental el porqué de los valores alcanzados por el commodity, sino incluso proyectando casi de manera lineal un mayor crecimiento en los precios. A tan sólo tres meses de ello, nos encontramos con que el escenario ha cambiado abruptamente, y las explicaciones son otras, no sólo de por qué no pasará lo que iba a ocurrir sino incluso de por qué pasa lo que sucede.

En esta especie de trabalenguas, lo cierto es que nos encontramos con un mercado desorientado, situación que está fundada principalmente en la velocidad con que se dan los sucesos y la modificación de los precios. Quizás, lo que deba tener siempre en cuenta el lector son dos comportamientos típicos de mercado, el primero saber que éste no es lineal sino que es secuencial y, por lo tanto, ningún avance es continuo y eterno, del mismo modo que no lo es la baja. Lo segundo a tener en cuenta es que el mercado siempre exagera, tanto en sentido alcista como en sentido bajista y por ello los valores alcanzados normalmente tienden a sobrepasar las estimaciones. Es este accionar, de irracionalidad, el que puede detectarse más claramente en las gráficas, donde observamos cómo los precios tienden a acelerarse en cercanía al punto de inflexión, movimientos que si bien tienden a darse en un período corto de tiempo, suelen ser importantes en términos de precios.

Es así cómo, desde esta misma columna, el pasado 8 de julio anticipamos que la zona de 145-150 dólares era una zona de resistencia importante y proponíamos desde entonces la habilitación de un fuerte recorte en el commodity que al menos nos lleve hacia la zona de 100 dólares por barril como parte de una fase correctiva. Ahora, con un mercado ya habiendo desarrollado dicha caída, incluso perforando los 100-90 dólares de baja, quizás en un plazo más rápido que el esperado, nos encontramos que los niveles de contención más importantes para esta fase correctiva han sido conseguidos en torno a los 70-67 dólares por barril, y es por ello que surge el nuevo escenario de considerar que esta base correctiva del petróleo se encuentra ya en su punto más bajo y próximo de dar habilitación a un proceso de recuperación parcial, que quizás más tarde se convierta en un proceso de salida alcista de fondo. Por tal motivo pasaremos a desarrollar el análisis del commodity, contemplando la fuerte baja de los últimos meses para entonces a partir de dicho análisis poder inferir sobre un comportamiento futuro en los precios.

ANALISIS: PETROLEO

Si nos centramos en el análisis del commodity de largo plazo, podemos observar que el ciclo alcista de este mercado ha dado inicio en los mínimos del año 1998 en valores en torno a 10,4 dólares por barril. De acuerdo con nuestro modelo de análisis, dicho ciclo alcista luciría incompleto a los máximos alcanzados en torno a 147,2 de julio de este año.

Si esta lectura es correcta, deberíamos esperar que el proceso de baja actual para el commodity sea contratendencial y temporal, que el mismo pueda encontrar una zona de piso en torno a los 70-67 dólares por barril alcanzados para entonces, ya sea en forma directa desde esos valores o tras el desarrollo de un proceso de consolidación hacia el próximo año 2009, pueda finalmente habilitarse hacia adelante un nuevo segmento de subida que no sólo permita un regreso de los precios hacia los máximos históricos de 147 dólares sino incluso subidas arriba de esa zona para adelante con el ánimo de buscar hacia el año 2010 objetivos de 170-180 y, potencialmente, 200 dólares por barril.

Es importante destacar que se presenta la posibilidad en la gráfica adjunta que el petróleo antes de escalar a nuevos máximos históricos pueda desarrollar un proceso de consolidación tipo triángulo, sin embargo no es esto lo más importante desde el punto de vista de las expectativas de tendencia ya que lo concreto y lo favorecido es considerar que la zona de 70-67 dólares por barril actuará como soporte y contención de la baja, y desde entonces el alza en los precios quede rehabilitada. Estará luego dependiendo del accionar de los precios que podamos ya sea favorecer una salida alcista directa o bien considerar la alterativa de triángulo antes de que el alza a nuevos máximos pueda materializarse. Operativamente, una visión u otra comprometería los plazos en que los objetivos de alza sean logrados, sin embargo ello no modificaría el considerar que la zona de mínimo alcanzada se presente como una oportunidad de posicionamiento y compra en petróleo.

CORTO PLAZO

Hasta el momento, la baja del petróleo alcanzó valores de 68,5 dólares por barril y, desde entonces, se habilitó el rebote de las últimas sesiones. La zona de mínimo alcanzada en 70-67 dólares es la propuesta como candidata a marcar un piso, para entonces un rebote mayor en el commodity que quede habilitado con el ánimo de llevar los precios hacia la zona de 85-88 dólares en primera instancia y ya luego hacia niveles superiores en torno a los 100 dólares por barril.

Mientras tanto, la zona de 70-67 dólares debe mantenerse de sostén ante eventuales nuevas debilidades. Veamos...

Dejá tu comentario