DeFi: un nuevo modelo

Opiniones

Los modelos económicos clásicos comienzan a ser reemplazados poco a poco por un nuevo modelo basado en la descentralización de las finanzas.

Como bien sabemos nos encontramos frente a un nuevo paradigma donde los modelos tradicionales de las finanzas o modelos económicos clásicos comienzan a ser reemplazados poco a poco por un nuevo modelo basado en la descentralización de las finanzas.

En este nuevo ecosistema que nace a partir del concepto de finanzas descentralizadas es donde interactúan los nuevos institutos tecnológicos como los cryptoactivos: monedas virtuals, tokens, ICO, STO, contratos inteligentes entre otros.

En el presente articulo explicaremos los distintos conceptos de DeFi, como que es, para que sirve y como funciona.

Definición

En su forma más simple, las finanzas descentralizadas es un concepto en el que los productos financieros están disponibles en una red pública de cadena de bloques descentralizada, lo que los hace abiertos para que cualquiera los use en lugar de pasar por intermediarios como bancos o corredurías.

A diferencia de una cuenta bancaria o de corretaje, no se necesita una identificación emitida por el gobierno, un número de seguro social o un comprobante de domicilio para usar DeFi. Más específicamente, DeFi se refiere a un sistema en el que el software escrito en cadenas de bloques hace posible que compradores, vendedores, prestamistas y prestatarios interactúen de igual a igual o con un intermediario estrictamente basado en software en lugar de una empresa o institución que facilite una transacción.

¿Cómo funciona?

El mercado financiero tradicional está centralizado. Las autoridades centrales emiten la moneda regular que impulsa nuestra economía y se utiliza para todos los intercambios, como el gobierno y los bancos.

Por lo tanto, el poder de administrar y regular el flujo y el suministro de dichas monedas en el mercado reside en ellos. También pasamos el control de nuestros activos a varias organizaciones financieras como los bancos con la expectativa de obtener mayores retornos. El problema con esto es que, dado que todo el control y el fondo están centralizados, el riesgo también está en la autoridad centralizada.

¿Qué pasa si los organismos centrales deciden imprimir más monedas de este tipo para hacer frente a una crisis financiera y fracasa? Los cuerpos centrales están formados por humanos y pueden ocurrir errores en su juicio.

Tomemos el caso del gobierno venezolano, sus malas políticas monetarias, incluida la impresión de grandes cantidades de dinero en medio de la caída del precio del petróleo, dieron como resultado una inflación superior al 1.000.000% según los datos del FMI. Esto ha destruido su equilibrio económico.

Los consumidores acumulan su dinero en bancos y otras instituciones financieras para ahorrar y, a menudo, realiza depósitos fijos y recurrentes para obtener ganancias.

Estas organizaciones invierten ese dinero en mercados de valores y otorgan préstamos a altas tasas de interés que generan grandes ganancias. Pero solo una pequeña fracción de eso se devuelve a los depositantes, es decir, a nosotros.

Con la tasa de inflación global que oscila alrededor del 3.64% (2% en los EEUU), El valor real de este rendimiento es aún menor. Algunos de nosotros optamos por invertir.

Ahora, cuando se trata de invertir, confía en asesores financieros para que te asesoren sobre esquemas, fondos mutuos y mercado de acciones a cambio de un recorte en tu retorno.

El rendimiento aquí es mayor, pero es arriesgado ya que los asesores también pueden cometer errores o no ver el riesgo de mercado. Entonces, recibe solo una fracción del dinero de la inversión.

En el caso del mercado de acciones, ¿cuántos de nosotros tenemos directamente acciones de empresas?

Bitcoin y otras monedas criptográficas tempranas han ofrecido una forma de comercio seguro entre pares sin la necesidad de intermediarios como un banco para la liquidación comercial. Esto les da a los usuarios un control total sobre sus activos.

Las monedas digitales logran descentralizar la emisión de dinero y su almacenamiento. Existen un par de problemas que impiden que blockchain haga que el sistema financiero esté realmente descentralizado.

Conclusión

Los modelos de economía clásica con una autoridad centralizada comienza a ser dejados de lado poco a poco con los nuevos modelos de finanzas sin una autoridad centralizada.

Las nuevas tecnologías plantean un nuevo esquema económico, en el cual los bancos o autoridades centralizadas ya no forman parte del mismo.

En estos nuevos ecosistemas el inversor puede moverse con una mayor libertad financiera y asimismo con una rentabilidad mayor.

Solo el tiempo podrá decir si este nuevo modelo será el que remplace al modelo financiero centralizado.

Dejá tu comentario