Lopez Murphy a Tribunales

Opiniones

Ricardo López Murphy, uno de los generales de la oposición al gobierno, resumió sus críticas al proyecto oficial de estatización de las jubilaciones en diálogo con la radio «Cadena Eco». Se plegó a la idea de otros colegas que confrontan con el gobierno porque creen que el destino de los aportes será desviado con otros propósitos que pagar los retiros de los aportantes al sistema. Veamos lo principal que dijo el ex jefe de Recrear.

PERIODISTA: ¿Qué piensa de esta estatización de las AFJP?

Ricardo López Murphy: El tema no son las AFJP, el tema es que vienen a robarnos a los que ahorramos para nuestra vejez. No es que van a estatizar las AFJP, nos van a robar nuestros ahorros, eso es lo que acá está en discusión. Y ese robo es un robo extremadamente dañino porque no sólo es violatorio de la Constitución y de los derechos de propiedad, sino que genera, en un momento muy difícil del mundo, un pánico colectivo que es lo más contraindicado que hay.

P.: ¿Hay corrida en la Argentina?

R.L.M.: Hoy hay una corrida dramática en la Argentina cambiaria, producto del pánico que ha generado esta gente sin necesidad. Entonces yo creo que si había una cosa disparatada y contraindicada era decirles a los argentinos les vamos a robar los ahorros. En todo el mundo los Estados están invirtiendo en los bancos para que la gente no tenga miedo sobre sus ahorros; acá el Estado les roba. Es así de simple, y la verdad es que eso ocurre después que les dieron a los ciudadanos la posibilidad de elegir.

P.: Hace muy pocos meses y se pasaron pocos...

R.L.M.: En realidad fue 9 a 1, porque los que pasaron en algunos casos fueron forzados por los bajos saldos de ahorro que tenían, y cuando usted hace bien la cuenta fue 9 a 1. Le voy a ser franco con una cosa que la gente no dice: yo no creo que el sistema mixto o el sistema de los fondos previsionales sea mejor, yo creo que es costoso y tiene muchos problemas. Pero ahora el problema no es ése, el problema es que en el otro sistema, el de reparto, me roban seguro. Le puedo contar el caso de dos ancianos que están muy cerca de mí y que yo tengo que ayudarlos, son de 90 y 87 años, y las dos personas habían llegado a rangos gerenciales y hoy les pagan 10% de lo que les corresponde. Ya han ganado un juicio en la década de los 80, ganaron otro en la década de los 90, a esta altura no quieren más juicios, quieren morirse de la vergüenza, de la indignidad que les produce la situación en la que están.

P.: ¿Por qué pasa esto?

R.L.M.:
La Corte Suprema le ordenó al gobierno en un fallo famoso, Badaro, que ajuste la jubilación entre diciembre de 2001 y diciembre de 2008, no lo ha hecho y entonces nos dicen a todos nosotros vengan al Estado que les vamos a dar una jubilación clientelística. Es decir, lo que nos quieren es someter a ser, digamos, vasallos de ellos y nos confiscan para eso. Si esto se aprueba yo le voy a hacer un juicio no sólo al gobierno por mis ahorros, les voy a hacer un juicio también a los diputados y senadores. Voy a tratar de conseguir la plata para hacerles un juicio sobre sus patrimonios personales, por la confiscación que me han hecho. Hay un artículo en el Código Civil que dice que cuando usted, como funcionario público, digamos desposee, le quita la propiedad a alguien y le hace un daño patrimonial, a usted le pueden iniciar una causa civil. O sea que hay que iniciarles una causa civil a los diputados y senadores que voten esto.

P.: ¿Cuándo va a iniciar el juicio?

R.L.M.: No bien se apruebe el régimen. A mí me van a robar en serio esta vez, porque yo durante 40 años he estado trabajando y poniendo. O sea, a mí me roban en serio. Para que no se crean que es por, simplemente, deportivamente, a mí me roban de verdad.

P.: El gobierno dice que las comisiones que cobraban las AFJP son muy altas.

R.L.M.: Déjeme explicarle una cosa sobre las comisiones, que ahí se dicen cosas muy equivocadas. La comisión de 30 ahora no existe más. En realidad es una comisión que a usted le cobran por los próximos 40 años. O sea, esa comisión es el equivalente a 1% sobre el capital ahorrado porque usted paga al contado la comisión por la administración de los próximos 40 años. Para que se agarren más bronca: nosotros ya pagamos los costos de las AFJP por los próximos 40 años. Yo ya pagué los costos para que me den los servicios hasta mi muerte o la de mi derechohabiente. Lo que hace el gobierno es decir «ya pagaste los costos, ahora además te vamos a quitar los servicios».

P.: ¿Esto qué significa?

R.L.M.:
Que es una segunda confiscación que nos hacen. O sea, nos hacen una confiscación de nuestros fondos y de los servicios que ya pagamos.

P.: ¿Cómo sigue esto, considerando el marco de crisis internacional?

R.L.M.: Diría que tenemos una crisis en puerta. Sin el problema de las AFJP. Ya sin el problema de la confiscación de los ahorristas -que es algo al revés de lo que hizo todo el mundo, que fue fortalecer las instituciones financieras para que los ahorristas estuvieran más tranquilos, acá los confiscan a los ahorristas-, sin ese problema teníamos un problema grande que era la crisis internacional. Vamos a una situación muy delicada porque los precios de los commodities han caído 50%, Brasil ha devaluado 50% o 60%, Chile 40%, los precios de toda nuestra producción han caído dramáticamente, el comercio mundial va a caer.

P.: El gobierno va a recaudar menos...

R.L.M.: Seguro, pero además vamos a una caída del producto, eso desde ya y vamos a una situación muy extrema. Ahora, en esa circunstancia si algo había que hacer, era exactamente lo contrario. Mire, cuando yo lo escucho al gobierno decir que no va a pasar nada, yo ya sé que va a pasar mucho y veo las colas de los bancos, digo, yo ya sé lo que está ahí pasando.

P.: ¿Habrá más desempleo?

R.L.M.: ¿Por qué Brasil devalúa, por qué Europa devaluó? Australia y Canadá, que son muy parecidos a la Argentina en dotación de recursos, como Nueva Zelanda. ¿Por qué devaluaron tanto? Porque ésa es la forma es proteger el empleo. Uno de los problemas que tiene Estados Unidos es que todos le devalúan a él para proteger el empleo. Y el único que no hizo lo que correspondía es el gobierno argentino.

P.: ¿Cuál sería la salida?

R.L.M.:
Primero, lo que tendría un efecto extraordinario sería rechazar este proyecto. Eso sería fantástico para la institucionalidad argentina porque implicaría que la sociedad tiene valores y resistencia para rehacerse. Si eso pasa, yo ahí tendría una nota de optimismo. Si eso no pasa, calcule una situación absolutamente desequilibrada, ¿no? Haga la cuenta de que los precios de nuestras exportaciones han caído en el orden de entre 40% y 50%, es fácil saber lo que nos va a pasar.

Dejá tu comentario